Público
Público

Igualdad Igualdad legal entre hombres y mujeres: por qué España aún no está en el 'top' mundial

La Constitución establece que "los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo...". Pero ¿existe la igualdad total entre hombres y mujeres en España desde el punto de vista normativo? Casi, pero aún no.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Mujeres participando en una manifestación por la igualdad. EFE

En España aún no existe la igualdad total entre hombres y mujeres desde el punto de vista legal. Es un país sobresaliente, pero no llega a la matrícula de honor, una posición en lo más alto del podio que somparten únicamente seis países en todo el mundo.

Un reciente informe del Banco Mundial, que se realiza desde hace una década de forma bianual, clasifica a prácticamente todos los Estados según el nivel de igualdad legal —no la situación 'de facto', sino sobre el papel— entre hombres y mujeres. Según este índice, España se sitúa en el grupo inmediatamente después del top seis, con una puntuación de 97,5 sobre 100.

Los países más avanzados en normativa igualitaria según el Banco Mundial —que evalúa ocho criterios a partir de 35 cuestiones sobre leyes y empresa— son Bélgica, Dinamarca, Francia, Letonia, Luxemburgo y Suecia, que obtuvieron 100 puntos en ese índice. Esto significa que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres en esos criterios.

Los criterios engloban varias áreas en las que las normativas pueden establecer una base de igualdad: se analiza, por tanto, la libertad para viajar, la entrada en el mercado laboral, las medidas contra la discriminación salarial, las normativas en materia de matrimonio, la maternidad, el emprendimiento, derechos de propiedad (como el derecho a herencia) y el derecho a recibir una pensión de jubilación.

El permiso de paternidad es clave

¿Qué falla en España para no alcanzar esos 100 puntos? Pues la institución detecta que, en concreto, existe margen de mejora en el asunto de la maternidad, en concreto en la baja parental; en el resto de criterios, el Banco Mundial nos otorga la máxima puntuación. Es importante insistir en que lo que mide la institución son las realidades normativas, no la aplicación efectiva de las leyes o las situaciones reales.

Precisamente, el Consejo de Ministros aprueba este viernes un Real Decreto de medidas urgentes garantizar la igualdad de trato entre mujeres y hombres en el empleo, en el que precisamente se recoge un permiso de paternidad intransferible de ocho semanas desde su entrada en vigor (al día siguiente de su publicación en el BOE), que aumentará a 12 semanas a partir del 1 de enero de 2020 y a 16 semanas desde el primer día de 2021. Es decir, el fin es la equiparación de este permiso.

La directora de la Fundación Mujeres, la jurista Marisa Soleto, valora este paso ya que, por un lado, equipara los derechos y "de alguna manera podría eliminar el prejuicio de muchos empresarios contrarios a contratar mujeres por el asunto de la maternidad", y por otro "es una medida claramente natalista, importante dado el problema de la falta de nacimientos que tanto preocupa a los partidos políticos". Esta experta recuerda que la equiparación de las bajas por nacimiento de un hijo es una reivindicación antigua, que además ya aparecía plasmada en el texto de la Ley Orgánica de Igualdad de 2007.

Mujeres senegalesas caminan en el pueblo de Ngor, en el extremo más occidental de África, Dakar, Senegal. EFE

En general, la situación de la igualdad legal entre hombres y mujeres ha mejorado ligeramente en los últimos 10 años, con una puntuación global de 74,71. "Esto indica que en una economía típica las mujeres sólo cuentan con tres cuartas partes de los derechos de los hombres", apunta en una nota la presidenta interina de la institución y directora general del Banco Mundial, Kristalina Georgieva.

Asimismo, existen baches casi abismales entre regiones y áreas: Oriente Próximo y el Norte de África sólo alcanza de media una puntuación de 47,37, en contraste con los países ricos de la OCDE, un 93,5.

Eso sí, los sucesivos informes muestran que hace una década ningún país cumplía con todos los criterios establecidos por el Banco Mundial para medir la igualdad; hoy son seis. En los países que encabezan la clasificación destaca la remontada de Francia, que pasa de 91.88 a 100, gracias a una intensa labor legislativa en materia laboral y de protección contra la violencia machista.

Más noticias en Política y Sociedad