Público
Público

Igualdad Un tribunal militar absuelve a cinco sargentos que acosaron y humillaron a una compañera lesbiana

Pese a que la sentencia reconoce que el menosprecio hacia la sargento S. era "generalizado" en la unidad del Regimiento de Artillería de Campaña de Tenerife en el que servía, los jueces consideran que no existe delito de acoso profesional.

Imagen de una mujer en el Ejército. EFE
Imagen de una mujer en el Ejército. EFE.

público

Una sentencia del Tribunal Militar Territorial Quinto, con sede en Tenerife, ha absuelto a cinco sargentos de un delito de acoso profesional tras humillar y vejar reiteradamente a una compañera lesbiana, la sargento S., a la que desde mayo de 2015 dirigieron comentarios como "va a llegar una sargento lesbiana y gandula", "va a venir una sargento a la que le gustan más los chochos y las tetas que a Rubén", según informa el diario El País.

El fiscal pedía un año de cárcel para cada uno de los cinco procesados por un delito de acoso profesional y una indemnización de 3.000 euros; mientras que la acusación particular reclamaba dos años a cada uno por el mismo delito y otros cuatro por un delito de odio, además de 50.000 euros. La defensa pedía la absolución.

Pese a la absolución, la sentencia, sin embargo, reconoce que el menosprecio hacia esta sargento era "generalizado" en la unidad Regimiento de Artillería de Campaña (RACA 93) de Tenerife en el que servía y que se debía a su condición sexual. Los acusados –cuatro hombres y una mujer– no concretaron quién hizo estos comentarios, siempre a espaldas de la aludida.

El ambiente contra la sargento S. fue enrareciéndose cada vez más, hasta el punto de que sus compañeros le hacían completamente el vacío, "incluso la humillaban delante de los soldados que tenía a sus órdenes". S. recurrió al teniente se quejó al teniente de su unidad y decirle que "no aguantaba más", pero el mando se limitó a recomendarle que "solucionara los problemas".

La sentencia reconoce también que la situación de S. "era manifiesta y conocida por el resto de miembros de la unidad". Pese a ello, S. nunca denunció el hostigamiento que sufría. "En marzo de 2017, cuando estaba declarando como testigo en otro procedimiento, relató algunas de las vejaciones de las que había sido víctima y el juez ordenó la apertura de diligencias previas, en las que inicialmente ella ni siquiera quiso personarse", explica El País. Algo mas de un año después, en mayo de 2018, el mismo tribunal militar de Tenerife acordó el sobreseimiento definitivo de la causa, en la que ya habían sido procesados los cinco sargentos compañeros de S., pero la Sala Quinta del Tribunal Supremo le ordenó reabrirla y celebrar el juicio cuya sentencia ha llegado ahora.

Más noticias de Política y Sociedad