Público
Público

El movimiento LGTB exige un frente común contra quien ampara la violencia

El Ayuntamiento de València aprueba una moción contra la violencia con el apoyo de todos los grupos menos Vox mientras en Alacant se ha convocado una movilización en protesta por una brutal agresión homófoba. 

Bandera LGTBI
Imagen de archivo de una movilización por los derechos de las personas LGTBI. EFE

El Pleno del Ayuntamiento de València aprobaba el pasado jueves una moción que manifestaba su "máxima repulsa y condena a cualquier manifestación racista o xenófoba, LGTBfobia o intolerancia en el deporte y en cualquier otro ámbito". El incidente racista que sufrió un jugador del València C.F durante un reciente partido contra el Cádiz se encuentra detrás esta declaración, pero también las pintadas racistas en la sede de la ONG Federación Unión Africana de España y los repetidos desperfectos que han sufrido las oficinas del Casal Lambda, con tres sabotajes contra sus cerraduras en tan solo un mes.

"Se han colado en nuestra sociedad el odio y el fascismo que legitima a determinadas personas para hacer pintadas a nuestras compañeras antirracistas o poner silicona a nuestras puertas", declaró Fran Fernández, coordinador general de Lambda, en su intervención durante el Pleno. También pidió "altura moral y un frente común, sin fisuras, que ponga negro sobre blanco quien defiende la palabra y quien ampara la violencia". Fue imposible, pero, aprobar una declaración institucional –que requiere unanimidad de todos los grupos- por la negativa de Vox a apoyar en el texto. Su concejal adujo que el Ayuntamiento no es "quien tiene que decirle a la Liga si tiene que continuar investigando o no".

Concentración en Alicante

El posicionamiento del consistorio valenciano coincidía con la detención en Alacant de los presuntos agresores de un hombre gay a quién rompieron el tabique nasal, el pómulo y el fémur. Los hechos se remontan al pasado 14 de febrero, cuando una quincena de personas atacaron a tres hombres en una zona de pinos del Parque del Tossal de Alacant, al grito de "maricones, ¡os mataremos!". Dos de ellos consiguieron huir, pero el tercero fue acorralado, tirado por el suelo y golpeado con patadas y un palo hasta producirle graves heridas que precisaron una operación. La Policía ha detenido a trece hombres de entre 14 y 19 años acusados de los delitos de odio, lesiones graves y robo con violencia e intimidación.

El colectivo Diversitat de Alacant ha convocado una concentración el próximo 3 de mayo en la plaza de la Muntanyeta. "Estamos cansadas de ser atacadas por nuestra orientación sexual, identidad o expresión de género. Estamos cansadas de que nos quieran condenar a la invisibilidad y de que desde algunas formaciones políticas se blanquee el discurso más extremo a cambio de unos cuántos votos que denostan cualquier tipo de libertad. Nos atacan y lo hacen porque tienen miedo a una sociedad plural y diversa como es la alicantina", han denunciado en un comunicado sobre los hechos.

Cambio en las agresiones

Según datos de la asesoría legal del servicio Orienta de la Generalitat de atención a personas LGTB –dependiente de la conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas-, en 2020 se hicieron 146 atenciones vinculadas a delitos de odio o situaciones de discriminación en todo el País Valencià.

"Lamentablemente las agresiones y ataques LGTIfóbicos no son ninguna novedad y hay una LGTIfobia social muy incrustada. En cierta forma, las personas de estos colectivos hemos normalizado los comentarios, las miradas e, incluso, los insultos –explica Rafael Ruiz- activista de Lambda y técnico en Orienta-, pero en los últimos años venimos observando un cambio, estamos notando un aumento de la incontinencia de los agresores, que en cierta forma se sienten más legitimados y más impunes para insultar o maltratar".

Esto tiene unas consecuencias para las víctimas de los ataques, a quién Ruiz advierte que "puedes notar su temor en los ojos. Siempre me dicen que nunca hubieron pensado que una cosa así les podía pasar a ellos". Del mismo modo que Fran Fernández o el colectivo Diversidad, Ruiz ha notado "la influencia de los discursos de odio que estamos sintiendo últimamente. Este resurgimiento de la LGTIfobia está siendo fomentado".