Público
Público
Únete a nosotros

Incendio de Cadalso La regeneración del terreno calcinado por el incendio de Cadalso tardará entre 15 y 20 años

La recuperación total de la zona arrasada por el incendio que comenzó este pasado viernes en Almorox (Toledo) y se extendió al oeste de la Comunidad de Madrid, en concreto a las poblaciones de Cadalso de los Vidrios, Cenicientos y Las Rozas de Puerto Real, tardará entre 15 y 20 años.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El incendio de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos ha calcinado 2.500-hectáreas |Emergencias 112

Así lo cree Ecologistas en Acción, que ha subrayado lo complicado que resulta hacer cálculos aproximados sobre el tiempo que deberá pasar para que la superficie devastada por las llamas, más de 3.300 hectáreas de árboles, monte bajo y pastos, pueda regenerarse, aunque tiene claro que eso no ocurrirá antes de quince años.

También es difícil, al menos en la fase inmediatamente posterior a la extinción del incendio, evaluar el coste económico ocasionado a la actividad agrícola y ganadera de la zona, así como las actuaciones necesarias para recuperar el ecosistema dañado, señala el colectivo ecologista.

En este sentido, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Madrid ha pedido la declaración de zona catastrófica para este enclave de la Sierra Oeste, y ha asegurado que más de un centenar de explotaciones agrarias de Cadalso de los Vidrios, Las Rozas de Puerto Real y Cenicientos han resultado afectadas por el incendio.

Otro sector afectado ha sido el de la vid. “Estamos muy preocupados porque el incendio ha consumido muchas cepas, incluidas las de la variedad de uva Albillo Real”, ha explicado Jesús Anchuelo, secretario general de UPA Madrid. La uva Albillo Real es típica de la zona y los daños podrían suponer un duro golpe para los viticultores, así como para el movimiento emprendedor vitivinícola que está surgiendo en la zona.

Oberhuber asegura que cada incendio es diferente y su efecto devastador depende de la intensidad de las llamas

Theo Oberhuber, coordinador de Ecologistas en Acción en el área de Conservación de la Naturaleza, ha explicado que cada incendio es diferente y su efecto devastador depende de la intensidad de las llamas y de cómo hayan afectado tanto al monte bajo como a la superficie arbórea, ya sea en la copa de los árboles, en el tronco o en el suelo y las raíces.

Antes de empezar a regenerar el terreno arrasado por el fuego hay que hacer un estudio minucioso de la zona y ver el grado de afectación de cada sector. Precisamente, el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, manifestó este lunes que la incidencia del incendio de Cadalso ha sido muy irregular, con zonas arrasadas y otras que apenas han ardido.

“Afortunadamente”, dijo Rollán, “no toda la superficie ha tenido el mismo efecto del fuego. Hay zonas en las que no ha tenido impacto de ningún tipo, salvo el de la elevación de las temperaturas, y otras han resultado muy afectadas. Zonas en las que el monte bajo, pasto, tronco y copas de árboles están en perfectas condiciones y otras que han sido otras arrasadas en su totalidad".

Un bombero comprueba los efectos del incendio de Cadalso de los Vidrios | Emergencias 112

Primera opción

Según Oberhuber, la primera opción en estos casos es la regeneración natural, sobre todo cuando los daños se localizan principalmente en las copas de los árboles y son de menor cuantía en el tronco y las raíces.

“Si el incendio ha sido muy rápido, las más dañadas son las copas de los árboles. Con la velocidad del viento, las llamas avanzan muy rápido y alcanzan, sobre todo, a la parte alta y muy poco al tronco. En ese caso, los árboles, por sí solos, se van a poder recuperar antes”, explica la experta en medio ambiente.

Ecologistas en Acción es favorable a que, si las condiciones lo permiten, se descarten las nuevas plantaciones y se apueste por la regeneración natural, porque, aunque es un proceso más lento, es mucho más efectivo y positivo para el entorno natural.

“Hay veces en las que en un par de años ya se ven los brotes y empiezan a destacar los tonos verdes más claros", destaca Oberhuber

“Hay veces en las que en un par de años ya se ven los brotes y empiezan a destacar los tonos verdes más claros, y todo con un aspecto más natural”, destaca Oberhuber, quien añade que, dependiendo de las especies, los árboles pueden recuperarse en un plazo de tres a cinco años. Oberhuber señala en este punto que ha habido casos en los que se ha actuado muy rápidamente después de los incendios, con nuevas plantaciones muy costosas que luego no se ven acompañadas del éxito.

“Lo primordial”, insistió, “es identificar bien las zonas dadas, ver el nivel de afección y, si es el caso, proceder a la regeneración con la plantación de especies autóctonas. Y todo esto hay que hacerlo con criterios medioambientales, no de producción, para lograr una plena regeneración del ecosistema”.

Otro problema que plantea la recuperación de estos espacios forestales es la acumulación de las cenizas, que, principalmente en zonas de pendiente, pueden llegar a los arroyos o riachuelos de la zona con la consiguiente contaminación. En estos casos se suele echar paja sobre las cenizas para evitar que las posibles tormentas o lluvias intensas las arrastren hasta los cauces de los ríos.

Respecto a las administraciones directamente implicadas en la regeneración de los suelos afectados por el incendio originado en Almorox, Oberhuber indicó que la competencia directa es de la Comunidad de Madrid, aunque en el proceso pueden participar también los ayuntamientos y las confederaciones hidrográficas.

Más noticias en Política y Sociedad