Público
Público

Tres bomberos y 20 pasajeros de un tren, heridos de gravedad por quemaduras en el incendio de Bejís

Las llamas de Castelló y Vall D'Ebro arrasan ya 15.000 hectáreas y continúan sin control a la espera de una mejora de las condiciones meteorológicas.

Desalojan cuatro aldeas y un camping por el incendio en la zona de Bejís, Castellón
Los trabajos de extinción son muy complicados por la dificultad de acceso de la zona.

El fuego avanza descontrolado en el País Valencià. El incendio de Bejís (Castelló) se propaga rápidamente por el giro del viento y ya ha dejado los primeros heridos. En total, ha arrasado hasta el momento unas 4.000 (con un perímetro próximo a los 50 kilómetros). Por su parte, alrededor de 11.500 hectáreas de masa forestal ha sido abrasada en Valle D'Ebro.

El número de vecinos desalojados asciende a los 2.000. Mientras que son ya más de 20 las personas que han resultado heridas. La mayoría son viajeros de un tren de Renfe que cubría en la tarde de este martes el trayecto entre València y Zaragoza. Al salir de los vagones cuando el convoy detuvo su marcha entre Masadas Blancas y Barracas para regresar a Caudiel ante la proximidad del incendio de Bejís, fueron alcanzados por las llamas. Tres de ellos permanecen ingresados de carácter grave por quemaduras.

Los pasajeros que permanecieron en el interior del tren no han resultado heridos

Además, tres bomberos se han visto afectados durante las labores de extinción. Según han informado a Europa Press fuentes de Renfe, cuando el tren ha detenido la marcha por la proximidad del fuego y con la intención de regresar a Caudiel, entre el momento de la parada y el retroceso, algunos viajeros, asustados, han decidido dejar el convoy y han salido de sus vagones. Las mismas fuentes aseguran que algunos han roto las ventanas para salir.

La maquinista pidió a los viajeros que no bajaran del tren y se cambió con rapidez a la cabina trasera para hacer el retroceso a Caudiel, lo que ha evitado que se registraran más daños personales, ya que los pasajeros que permanecieron en el interior no han resultado heridos, han detallado las mismas fuentes.

Respecto al hecho de que no se interrumpiera la circulación ferroviaria a pesar del incendio, Ximo Puig ha eludido hacer valoraciones y ha apuntado que Renfe ha abierto una investigación respecto a cómo se desarrollo el accidente: "Parece ser que la conductora actuó de una manera correcta y preventiva, porque no es que estuvieran las llamas, sino que había humo, y tomó la decisión, autorizada por sus mandos, de volver hacia Sagunto". 

A la espera de que mejoren las condiciones meteorológicas

Un millar de personas y casi medio centenar de medios aéreos participan en la extinción de estos dos grandes fuegos, provocados por rayos, y cuyo control se está viendo complicado debido a las adversas condiciones meteorológicas y a la compleja orografía del terreno.

Puig ha indicado que incendios con tantos kilómetros de perímetro como éstos hacen muy difícil su control. "Confiamos en que los medios aéreos puedan trabajar intensamente durante todo el día y, a medida que haya menos humo, mejorarán las condiciones", apunta.

Un millar de personas y casi medio centenar de medios aéreos participan en la extinción de estos dos grandes fuegos

El presidente ha incidido en que la meteorología es "muy adversa", pues soplan vientos cambiantes, que hacen que dentro de un mismo incendio se pueda hablar de situaciones "muy diversas" y dificultan planificar la extinción. Además, las temperaturas continúan siendo muy altas, y la humedad es de en torno al 10% y el 15%, lo que complica atajar el fuego.

Ha asegurado, no obstante, que el País Valencià cuenta con "recursos suficientes" para combatir estos incendios, y ha agradecido la ayuda tanto del Gobierno de España como de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de las comunidades autónomas vecinas, como Murcia, Aragón, Castilla-La Mancha y Catalunya.

El fuego ha obligado el desalojo de media docena de poblaciones. La última de ellas ha sido la pequeña localidad de Benimassot, que ha comenzado a ser evacuada este martes ante la proximidad de las llamas del incendio forestal.

Este municipio se suma a otras localidades evacuadas, como Tollos, Famorca, Facheca, La Vall de Alcalà y Beniaia, que suman unas 1.500 personas, a las que se ha dado cobertura junto con Cruz Roja mediante albergues instalados en Pego y en Muro de Alcoy. 

Más noticias