Público
Público

Iniciativa social migrantes La 'compra antirracista' que ha salvado a miles de migrantes indocumentados durante la pandemia

Safia El Aaddam, conocida en redes sociales como "hija de inmigrantes" es la creadora de una iniciativa con la que voluntarios de toda España ayudan a cientos de migrantes indocumentados a recibir ayuda y recursos.

Tras recibir la compra antirracista, algunos de los solicitantes quisieron agradecerle a Safia la creación de la iniciativa / Votaresunderecho.es
Tras recibir la compra antirracista, algunos de los solicitantes quisieron agradecerle a Safia la creación de la iniciativa / Votaresunderecho.es

Maryury llegó a Madrid desde Barquisimeto, Venezuela, el 13 de febrero, junto a su marido e hija de dos años. Su intención era la de instalarse en España y solicitar asilo. Lo que la venezolana no esperaba era la situación tan dura que les ha tocado vivir.

Cuando la covid-19 llegó a España, la familia de Maryury vivía en un hostal, pero tras ser expulsados bruscamente, se vieron sin un lugar al que acudir. Gracias a un contacto fueron acogidos en una parroquia, pero seguían sin acceso a un recurso básico como es la comida. 

"Al no estar empadronados, es muy difícil que las instituciones te ayuden. Nos piden el DNI, nos preguntan dónde vivimos y tenemos que justificar que nuestros problemas existen. Por suerte, conocimos la iniciativa compra antirracista, y a los dos días teníamos una compra completa", cuenta la mujer. 

Migrantes indocumentados, los grandes olvidados

Para lidiar con esta problemática, una campaña que ha conseguido crear una red por toda España uniendo a donantes, voluntarios y migrantes indocumentados, solicitantes de alimentos. Su instigadora, Safia El Aaddam, es una joven activista por los derechos de las personas migrantes. Conocida en redes sociales como "hija de inmigrantes", decidió durante el confinamiento construir Compra Antirracista

"Comencé a recibir mensajes de personas que trabajaban sin contrato y que no tenían para comer en su casa. Pensé en las 600.000 personas en situación irregular en nuestro país, y en que el confinamiento provocaría que muchas de ellas no podrían salir a realizar esos trabajos, ya que no tendrían como justificar esas salidas", explica la activista.

Se han multiplicado por cinco las solicitudes de ayuda a comedores sociales, ONG y bancos de alimentos

La crisis provocada por el coronavirus ha golpeado fuertemente a los sectores más vulnerables de la población, hasta tal punto que se han multiplicado por cinco las solicitudes de ayuda a comedores sociales, ONG y bancos de alimentos. Pero, ¿qué ocurre con quienes no pueden solicitar los recursos que proporcionan estas organizaciones? Los migrantes indocumentados vuelven a ser los grandes olvidados y los más afectados en este tipo de situaciones.

La iniciativa se creó, precisamente, con el fin de revertir esta situación y proporcionar acceso a recursos a un colectivo que, hasta el momento parece olvidado por las instituciones. Las personas a las que Safia presta su ayuda se encuentran en situaciones limite: la mayoría tienen hijos a su cargo o, son jóvenes extutelados. Muchos de ellos no tienen familia en el territorio, y tampoco padrón. En esta nueva normalidad no encuentran una vía en la que poder acceder a los recursos necesarios y poder salir adelante.

Una iniciativa que crece por todo el país

"Hemos atendido a más de 2.200 solicitantes de alimentos", confirma Safia. La iniciativa funciona mediante las donaciones, que se ingresan directamente a los voluntarios, que son los encargados de realizar la compra y entregarla en los domicilios de los demandantes.

"La comida no se reparte en función a la clase social a la que perteneces"

La compra es variada, completa y personalizada. Se tienen en cuenta las necesidades de cada familia; si tienen bebés, alergias, o preferencias alimentarias. "Nuestra filosofía es que la comida no se reparte en función de la clase social a la que perteneces, todo el mundo tiene derecho a comer de todo", cuenta la activista.

"La donación y la inscripción como voluntaria son tramites muy sencillos", relata una de las donantes de esta incitativa que además ha querido participar como voluntaria. "Me inscribí en el formulario, contactaron conmigo y realicé el ingreso en la cuenta. En cuanto a la compra, recibí un listado que me guió a la hora de elegir los productos, teniendo en cuenta las necesidades específicas de la familia, después lo entregué en la puerta de su domicilio", afirma la voluntaria.

Mensaje tras entregar la compra antirracista / Instagram de 'hija de inmigrantes'

Los solicitantes no deben presentar ningún dato, ninguna justificación de su situación, tan solo deben indicar su dirección y el tipo de compra que necesitan. En apenas un par de días, reciben en su domicilio la compra completa. La campaña sigue activa y "durará hasta que no haya demanda, o hasta que se dejen de recibir donaciones".

Compra antirracista, ¿no todas lo son?

"Es una compra antirracista, porque la no contemplación de regular a todas las personas es racista. No estamos en igualdad de condiciones. Mucha gente se está quedando sin comer y sin acceso al Ingreso Mínimo Vital por racismo institucional", declara la creadora de la iniciativa.

Fueron más de 1.000 las ONG y colectivos que se unieron durante el confinamiento bajo la campaña #RegularizacionYa para solicitar de manera urgente la regularización de migrantes durante la pandemia de la covid-19.

Estas organizaciones ponen el foco en la urgente necesidad de que la situación de las personas que integran este colectivo sea regularizada, ya que las casi 600 mil personas que se encuentran en situación administrativa irregular se han quedado fuera de las medidas aprobadas por el Gobierno para mitigar el impacto de la emergencia sociosanitaria que asola nuestro país, lo que ha provocado un incremento en la desigualdad y la precariedad en sus condiciones de vida. 

La eterna lucha por los derechos civiles de las personas migrantes

"No nos callarán nunca, nunca más. Nos han robado el derecho de voto. Nos roban derechos ciudadanos. No nos robarán el de manifestarnos". Esta es la frase con la que se presenta la página web que reúne todas las iniciativas impulsadas por Safia. Iniciativas que pretenden abordar las necesidades de las personas migrantes en España.

La primera campaña que creó Safia junto a su compañero Ahmed fue #VotarEsUnDerecho. Se trata de una iniciativa que pretende otorgar la posibilidad de votar a quienes se les ha negado este derecho, mediante la cesión del voto de quienes no quieren votar, pero sí tienen la posibilidad.

Safia también ha impulsado las campañas #TeCedoPadrón y #TeCedoUnaCita, con el objetivo de agilizar los trámites relacionados con extranjería. Ambas iniciativas se basan en la cesión de citas por parte de voluntarios, para que las personas migrantes puedan acceder a ellas. 

Según la ley, puedes empadronarte aunque no tengas domicilio, pero muchos ayuntamientos no lo cumplen. Detrás de esta situación, existen mafias que llegan a cobrar por un padrón.

Sin padrón, no hay tarjeta sanitaria. Sin padrón, no hay papeles, no hay derechos. La iniciativa #TeCedoPadrón creada por Safia junto al sindicato de Ciudadoras Sin Papeles ofrece acompañamiento al ayuntamiento a las personas que se encuentren en esta situación, para conseguir empadronarles. Después, reciben un contacto para tramitar las tarjetas sanitarias.

Iniciaron también la campaña #TeCedoUnaCita con el objetivo de ayudar y agilizar el proceso para quienes necesitan tener una cita para cualquier tramite de extranjería. Conseguir una cita para renovar el NIE, o cualquier tramite similar, no es sencillo. Abogados y mafias hacen negocio con dichas citas, llegando a venderlas desde 60 a 600€.

Los derechos de las personas migrantes se han convertido en productos que compran y venden. Les venden citas, la nacionalidad y contratos de trabajo, a la vez que les roban derechos fundamentales, como el derecho al voto, a solicitar el NIE o el padrón. "Nos quieren tener indocumentadas. Nos quieren calladas. Silenciadas", sentencia Safia.

Más noticias de Política y Sociedad