Público
Público

Interior lanza un plan contra los delitos de odio que incluye a taxistas y porteros de discoteca como "testigos prioritarios"

El plan pretende es que porteros de ocio nocturno o taxistas puedan "aportar datos o informaciones relevantes sobre los espacios, situaciones y franjas horarias en las que determinados colectivos pueden verse especialmente inseguros".

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la Secretaria de Estado de Seguridad Ana María Botella Gómez, durante la presentación del plan de acción contra los delitos de odio, que tiene como objetivo prevenir e impedir estos hechos y mejorar la atención a las personas que hayan sido víctimas de este tipo de conductas delictivas.- EFE/Juan Carlos Hidalgo

PÚBLICO | EFE

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha presentado este martes el primer Plan de acción contra los delitos de odio, una guía estratégica que establece 47 medidas para combatir la discriminación y las expresiones de odio contra colectivos vulnerables por motivo de su origen nacional o étnico, sexo o género, ideología, identidad sexual, religión, capacidades intelectuales o físicas y situación socioeconómica, entre otras razones.

Aunque cuantitativamente estos delitos no representen un porcentaje significativo del total de infracciones penales cometidas en España, son, según ha expresado el ministro del Interior, un objetivo prioritario del Gobierno por representar un ataque especialmente grave contra los derechos humanos y los valores de diversidad y pluralidad que sustentan la democracia.

Entre las 47 medidas que Interior ha incluido en este plan se encuentra fomentar la cooperación con taxistas, porteros de discoteca y vigilantes como "testigos prioritarios" para que ayuden a las fuerzas de seguridad a detectar los lugares o los horarios en las que una persona puede ser agredida. Lo que el plan pretende es que porteros de ocio nocturno o taxistas puedan "aportar datos o informaciones relevantes sobre los espacios, situaciones y franjas horarias en las que determinados colectivos pueden verse especialmente inseguros".

Interior creará una base de datos de simbologías radicales

Asimismo, Interior creará una base de datos de simbologías radicales, hará una encuesta a víctimas de odio y fortalecerá la formación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en este tipo de delitos. 

En 2017, la Policía Nacional, la Guardia Civil y otros cuerpos de seguridad autonómicos contabilizaron ese año 1.419 delitos de odio, un 11% más que en el ejercicio anterior, de los que 524 fueron por racismo y xenofobia, seguidos de los incidentes por ideología (446) y orientación sexual (271).

Un plan que gira sobre cuatro ejes

El plan presentado por Grande-Marlaska gira sobre cuatro ejes -formación, prevención, atención, respuesta- y trece objetivos porque "los derechos nunca se dan por adquiridos" y porque pese a que estos delitos representen el 0,01 por ciento de la criminalidad "cualitativamente son importantes porque constituyen un ataque a la dignidad".

El plan destaca por planes de formación para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con planes de estudio en los programas de formación, cursos online, actividades formativas o intercambiar experiencias con otros países sobre la lucha contra este tipo de delitos son algunas de las medidas del primer eje. 

También busca mejorar la atención a las víctimas es otra de las líneas generales del plan que quiere confeccionar una guía de actuación con víctimas de delitos de odio con discapacidad en coordinación con las principales asociaciones, ademas de incluir en la aplicación Alercops un botón específico de delitos de odio.

Respecto a la respuesta policial, Interior revisará el protocolo vigente y establecerá un procedimiento de análisis de riesgo que permitan a un policía identificar un posible caso de delito de odio.

En definitiva, ha dicho Marlaska, se pretende que aumente la confianza de las víctimas en las fuerzas de seguridad para que todos esos hechos salgan a la luz, para lo cual es "imprescindible" la formación de las fuerzas de seguridad y una mayor sensibilidad. 

Más noticias