Público
Público

Interior seguirá sancionando a personas en situación irregular que tengan que realizar trámites en comisaría

El Ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska exculpa a varios agentes de la comisaría de Paterna (València) que trataron de forma humillante a tres madres migrantes que fueron a obtener el DNI de sus bebés.

La población migrante, entre el arraigo y la segregación económica y laboral
Migrantes en una manifestación. ARCHIVO

Al Ministerio del Interior parece que le importan muy poco las personas migrantes en situación administrativa irregular salvo para sancionarlas: afirma que seguirá haciéndolo "conforme a las obligaciones legalmente impuestas". Ni siquiera matiza después del toque de atención del Defensor del Pueblo, que rechaza esta práctica de expulsar o sancionar a quienes necesitan realizar cualquier trámite administrativo, un comportamiento "que se está extendiendo desde hace años".

Es más, recientemente ha exculpado a varios agentes de la Policía Nacional de Paterna (València), por humillar, intimidar y sancionar a tres madres migrantes (dos colombianas y una paraguaya) en situación administrativa irregular que a finales del año pasado acudieron a la comisaría a obtener el DNI de sus hijos.

En este último episodio, las víctimas señalaron a varios agentes que las sacaron de la cola donde aguardaban su turno, les amenazaron con la expulsión, les presionaron para que desistieran del derecho de sus hijos a la nacionalidad española (artículo 17 Código Civil), les acusaron de aprovecharse de la legislación, les informaron erróneamente sobre sus derechos y, finalmente, les sancionaron por estancia irregular, según informa la ONG València Acull.

Las mujeres presentaron quejas ante la propia Policía, València Acull -en nombre de ellas- denunció los hechos ante el Defensor del Pueblo, y el consulado de Colombia en València también presentó una queja por el trato recibido por sus compatriotas.

Pese a que la Delegada del Gobierno, Gloria Calero, anunció en su día que se investigaría lo sucedido para depurar responsabilidades, la Dirección General de Policía no ha adoptado ningún tipo de medida disciplinaria contra los agentes.

Trato humillante

Afortunadamente, las tres familias obtuvieron la residencia temporal por circunstancias excepcionales por arraigo familiar y se archivaron las sanciones. En todas ellas, las versiones oficiales y las denuncias son completamente opuestas. Para Interior, la actuación de los agentes fue poco más que impecable, incluso en intervenciones con migrantes se comprueba "si están en situación de necesidad y pueden ser beneficiarias de ayudas sociales". Pero las grabaciones dicen otra cosa.

"Llora todo lo que quieras, di que esto es racismo, es xenofobia [...] pero te has estado aprovechando"

En uno de ellos, el policía le dice a una de las denunciantes: "En cualquier caso, has estado trabajando, no has estado cotizando, no has estado pagando una Seguridad Social, si te has puesto enferma has ido al médico… al final es lo que hay, tú te vas aprovechando de las cosas, no te juzgo, pero te has estado aprovechando de unos beneficios, pues oye, ahora te toca pagar 500 euros, pues oye, después de todo lo que has recibido pagar 500 euros tampoco es tanto. Al final, lo que tú veas… Llora todo lo que quieras, di que esto es racismo, es xenofobia, lo que tú quieras, pero te has estado aprovechando de aquí durante equis tiempo y es lo que hay…".

En otro de los casos, el policía nacional espetó a una de las madres: "Tú eres colombiana, tu hijo también y no puede tener DNI español". Otra irregularidad detectada es que no informaron de todos sus derechos a esas mujeres.

En cualquier caso, la Dirección General de Policía afirma que los funcionarios policiales que sancionan por estancia irregular "a extranjeros que se personan en dependencias policiales para la práctica de algún trámite, actúan conforme a las obligaciones legalmente impuestas".

Para la citada ONG, el ministerio "exculpa a los policías del trato humillante que tres mujeres denunciaron y consta en los audios, y cualquier persona sin permiso de residencia corre el riesgo de ser expulsada o multada si pisa una comisaría".

Más noticias