Público
Público

Maltrato animal Intervienen 38 cachorros de perro enfermos y 31 cadáveres congelados en una tienda de animales en Barcelona

La Guardia Urbana realizó la inspección al local tras varias denuncias y halló en algunos animales síntomas de parvovirosis, una enfermedad potencialmente mortal y contagiosa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Agentes de la Guardia Urbana patrullando en la Plaza Sant Jaume/Europa Press

El Departamento de Protección de Animales de Barcelona y la Guardia Urbana ha intervenido 38 cachorros de perro de distintas razas tras inspeccionar una tienda de animales del distrito del Eixample de Barcelona y detectar diversos casos de enfermedad contagiosa.

Después de recibir denuncias en relación a las condiciones de salud de los animales, los técnicos de la Oficina de Protección de los Animales y los agentes de la sección canina del cuerpo de seguridad efectuaron la inspección y en los perros encontraron síntomas de parvovirosis, una enfermedad "potencialmente mortal y contagiosa", habitual en cachorros que no han sido vacunados adecuadamente durante su desarrollo, según informa el Ayuntamiento de la ciudad condal.

Tras hacer la pruebas diagnósticas y detectar algunos animales enfermos, se decidió intervenir a todos los cachorros que habían estado en contacto con los portadores confirmados de la enfermedad. Los cerca de 40 perros se encontraban en una sala de cuarentena que no contaba con las condiciones higiénicas necesarias para evitar el contagio al resto de animales del establecimiento. Por ello se ha prohibido la venda de todos ellos hasta que los propietarios acrediten que han cumplido los controles veterinarios necesarios. 

Más de 30 cachorros muertos, en un congelador

Por otro lado, durante la inspección se encontraron 31 cadáveres de cachorros de perro que se encontraban en un congelador a la espera de ser destruidos como "residuos especiales". Las técnicas de la Oficina recogieron siete cuerpos para investigar la causa de la muerte.

A parte del control del estado de salud de los animales, los técnicos comprobaron que la tienda cuenta con las condiciones administrativas necesarias para ejercer la venta de animales, aunque algunos espacios para la estancia de perros "no cumplían con las condiciones adecuadas para esta función". Asimismo, todos los animales estaban identificados con el microchip necesario y, según la documentación presentada ante la administración, procedían de centros de cría eslovacos.

La inspección conjunta del Departamento de Protección Animal y la Guardia Urbana de los establecimientos que cuentan con la denominación técnica de núcleo zoológico es una práctica habitual y se enmarca en la colaboración de ambos organismos relacionada con la venda de animales.

Más noticias en Política y Sociedad