Público
Público

Una joven entró al Madrid Arena con una entrada grupal que el empresario Flores negó haber puesto a la venta

En una nueva jornada del juicio por el caso Madrid Arena, una testigo asegura que el tique se compró por Internet y era válido para ocho personas. 

Los quince procesados por la tragedia del Madrid Arena, con el empresario Miguel Ángel Flores a la cabeza, en el banquillo de los acusados en el inicio del juicio en la Audiencia Provincial de Madrid. /EFE

EUROPA PRESS

MADRID.- Una de las asistentes a la macrofiesta de Halloween del 1 de noviembre de 2012 en el Madrid Arena, Lucía Ramos, ha asegurado este miércoles que accedió al recinto municipal con una entrada grupal para ocho personas comprada a través de Internet, un tipo de tiquets que el promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, negó que hubiera puesto a la venta durante su declaración.

Así lo ha asegurado Ramos durante su declaración en la Sala Cero de la Audiencia Provincial de Madrid, donde ha asegurado que "nada más entrar" bajaron a la pista. Allí, dos de sus amigas se separaron. Llegaron a la pista central por una puerta "a un lateral del pabellón".

En la pista estuvo "como mucho 10 minutos" porque había "un agobio brutal", ha asegurado. Decidió salir por la puerta del vomitorio de la avalancha porque en el escenario la sensación era de que "todo estaba igual de lleno" y salieron por la puerta que más cerca tenían. Pretendían no separarse pero "fue imposible". Ramos no llegó a caer en el vomitorio. Consiguió llegar hasta una de sus amigas, la cual estaba protegida por un chico.