Público
Público

Un juez de Brasil autoriza a psicólogos a usar terapias de "reversión sexual" para gais

Refrenda así la decisión que tomó el pasado septiembre de dar a los psicólogos "plena libertad científica" para realizar la conocida como "cura gay". La OMS retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades hace casi 30 años.

Asistentes a la mayor marcha del Orgullo Gay 2017 en el mundo, celebrada en Madrid el pasado junio para reivindicar la libertad sexual bajo el lema "Por los derechos LGTBI en todo el mundo". EFE/Javier López.

efe

Un juez de primera instancia de Brasilia ha ratificado la medida cautelar que permite a los psicólogos tratar la homosexualidad como una enfermedad, y les da por tanto carta blanca para poner en práctica terapias de "reversión sexual", a pesar de que hace casi 30 años que la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de la lista de enfermedades.

El magistrado Waldemar Cláudio de Carvalho refrenda así la decisión que tomó el pasado septiembre, y que levantó críticas en medio mundo, de dar a los psicólogos "plena libertad científica" para realizar la conocida como "cura gay", prohibida por el Consejo Federal de Psicología de Brasil desde 1999.

No obstante, subrayó que cualquier terapia de este tipo debe ser aplicada únicamente para el sujeto que la solicita, siempre de manera voluntaria, y que éstas no pueden ser objeto de propaganda o promoción fuera de los consultorios.

La sentencia responde a una acción popular interpuesta por tres psicólogos que defienden, alegando el principio de libertad científica, las terapias de "reversión sexual", las cuales fueron prohibidas por el Consejo Federal de Psicología a través de la Resolución 01/1999.

El órgano colegiado anunció que recurrirá y señaló en una nota divulgada en la noche de este viernes que el dictamen es "equivocado". "No se trata de negar el sufrimiento que los homosexuales padecen como consecuencia de la LGBTfobia, sino de entender que el sufrimiento no está en las orientaciones sexuales en sí mismas, y sí relacionado con las condiciones sociales que atribuyen un sentido peyorativo a sus expresiones y vivencias, perjudicando la calidad de vida psíquica y social", apuntó.

En trámite hay otro recurso interpuesto por el organismo en el Tribunal Regional Federal de la 1ª Región, de segunda instancia, que podría invalidar la decisión tomada por el juez Cláudio de Carvalho.