Público
Público

Un juez de Lugo no aprecia delito en grabar a mujeres orinando en la calle y subir las imágenes a webs pornográficas

El magistrado argumenta que las imágenes se obtuvieron en la vía pública y que "no se aprecia el ánimo tendencial de quebrantar la resistencia física y moral" de las mujeres que fueron grabadas con cámara oculta en una romería.

Protesta mujeres Lugo
Imagen de archivo de una manifestación en apoyo a las 87 mujeres que en 2019 fueron grabadas mientras orinaban en las fiestas de A Maruxaina, en lugo. Archivo / Europa Press

Por segunda vez, el juez que instruye el caso de las grabaciones con cámara oculta en la fiesta de A Maruxaina de Cervo (Lugo) en 2019 ha vuelto a desestimar la denuncia al considerar que no existe delito en grabar a mujeres, algunas menores de edad, orinando en la calle captados con cámara oculta y subirlo posteriormente a páginas web pornográficas, algunas de ellas de pago.

En un auto emitido a principios de este mes septiembre que ya ha sido recurrido por la asociación Mulleres en Igualdade de Burela (Bumei) ante la Audiencia Provincial de Lugo, el juez Pablo Muñoz Vázquez desestima el recurso presentado por este colectivo de mujeres al primer archivo de la causa, dictado por él mismo a mediados de marzo de este año.

El juez argumenta que los hechos denunciados no constituyen un delito contra la intimidad o el derecho a la propia imagen porque las imágenes se obtuvieron en la vía pública, por lo que deberían ser tratados por la vía civil y no la penal.

También rechaza que las grabaciones supongan un delito contra la integridad moral, en este caso porque "no se aprecia el ánimo tendencial de quebrantar la resistencia física y moral" de las mujeres que fueron filmadas mientras hacían sus necesidades durante la celebración de las fiestas de A Maruxaina del año 2019.

El criterio del juez instructor difiere del que tiene Fiscalía, que considera que hay un delito contra la intimidad y estima que "alternativamente" puede existir también otro contra la integridad moral de las víctimas.

Pese a la oposición de la Fiscalía, el juez se ha reafirmado en la decisión que ya adoptó hace seis meses y acuerda el sobreseimiento provisional de la denuncia. Bumei, que ya organizó una movilización en la que participaron centenares de personas y lanzó la campaña #XustizaMaruxaina tras el archivo de la denuncia en marzo, ha presentado un recurso ante la Audiencia Provincial de Lugo, que deberá resolver dicho recurso de apelación.

"Por supuesto que no compartimos la decisión de este juez. No se puede justificar un delito como este, que atenta contra el honor y la propia imagen de las mujeres, en el hecho de que haya sido perpetrado en la vía pública", explica la presidenta de Bumei, María del Mar Fraga.

"No se puede dejar un delito impune por el hecho de que las imágenes hayan sido grabadas en una vía pública", dice la presidenta de Bumei

Fraga considera que lo sucedido "es humillante" para las mujeres afectadas –de momento unas 80 tienen constancia de aparecer en las imágenes, pero dada la popularidad de la romería A Maruxaina hay otras muchas que no han podido ser localizadas– porque "no se puede dejar un delito impune por el hecho de que las imágenes hayan sido grabadas en una vía pública". "La calle es de todos y  todos tenemos nuestros derechos y nuestros deberes", afirma la presidenta de Bumei.

"No entendemos la decisión del juez" abunda Fraga, quien recuerda que "también vieron delito en estos hechos la Valedora do Pobo, numerosos colectivos y la sociedad en general y aunque un señor juez siga erre que erre, no podemos permitirlo".

A su juicio, la posibilidad de que este "delito quede impune podría sentar un grave precedente para el futuro y para los derechos de las mujeres, por los que tanto hemos luchado". "No puede quedar impune porque puede animar a otras personas a realizar hechos similares o de consecuencias incluso peores", zanja la presidenta de Bumei.

"El daño ya está hecho"

El caso se remonta a 2019, cuando en la fiesta de A Maruxaina, en Lugo, se grabaron sin permiso a cientos de mujeres que orinaban al aire libre. Un año después, cuando por casualidad descubrieron que habían sido grabadas y que además esos vídeos obtenidos con cámara oculta habían sido colgados en webs pornográficas, Bumei interpuso una denuncia ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Viveiro (Lugo).

Algunas de las mujeres han tenido que someterse a tratamiento psicológico al saber que están colgadas semidesnudas en la red. "El trago es muy fuerte, es una situación muy indecorosa y las menores se llevan la peor parte. El juez debería reconsiderar las consecuencias que han traído las imágenes, el daño ya está hecho", explicó el pasado mes de marzo a Público la presidenta de Bumei.

Algunas de las mujeres grabadas se han sometido a tratamiento psicológico

Uno de los argumentos del juez para archivar la denuncia es que las mujeres grabadas estaban orinando en la vía pública, algo que no comparten desde Bumei: "No justificamos el acto de orinar en la vía pública, es más, las propias mujeres están dispuestas a que se las multe o se tomen las medidas necesarias, pero no podemos compartir el argumento de que es una vía pública. No podemos consentir que se archive el caso porque puede haber una trama detrás, hemos descubierto imágenes de otras provincias, hay personas que se dedican a esto y que ganan dinero", añadió Fraga en marzo.

Más noticias