Público
Público

La jueza de Pozoblanco procesa a 'La Manada' por abusos sexuales, delitos contra la intimidad y un caso de maltrato 

Dos meses antes de la violación durante los sanfermines, cuatro de los condenados abusaron de una chica durante un trayecto en coche entre las localidades de Torrecampo y Pozoblanco.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 15

Antonio Manuel Guerrero, el guardia civil miembro de 'La Manada' sale del juzgado de Sevilla. (RAÚL CARO | EFE)

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Pozoblanco, Córdoba, ha decidido procesar a cuatro miembros de La Manada por presuntos abusos sexuales, delitos contra la intimidad, además de un caso de "maltrato de obra" que afecta al guardia civil, según ha adelantado este martes el programa Espejo Público de Antena 3.

El procesamiento afecta a Alfonso Jesús Cabezuelo, Jesús Escudero, Antonio Manuel Guerrero y José Ángel Prenda, los investigados por un delito contra la libertad sexual de una joven de entonces 21 años que tuvo lugar a principios de mayo de 2016. El quinto integrante de La Manada, Ángel Boza, que se encuentra en prisión preventiva por el robo con violencia de unas gafas de sol, no está involucrado en el caso.

Dos meses antes de la violación durante los sanfermines, cuatro de los condenados a nueve años de cárcel abusaron de una chica durante un trayecto en coche entre las localidades de Torrecampo y Pozoblanco. El juzgado cordobés asumió la investigación cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona le comunicó el hallazgo de un vídeo donde veía “serios indicios” de “abusos sexuales no consentidos” a una joven a la que podrían haberla drogado. A finales de junio, la jueza ya decretó una orden de alejamiento de hasta 500 metros.

El vídeo fue compartido por los miembros de La Manada en un grupo de whatsapp. En las imágenes se ve a los acusados en un coche. Uno de ellos graba al peluquero, al militar y al guardia civil besando, manoseando y riéndose de la víctima, “completamente desnuda en el asiento de atrás” y en “profunda inconsciencia”.

En un momento dado, la joven se viste y se coloca en el asiento del copiloto donde uno de ellos la golpea “dos veces en la cara y otra en el brazo” al negarse a su petición de hacerle una felación, como explica el juez instructor de Pamplona en el auto donde se inhibió de estos hechos en favor de la instructora de Pozoblanco. La jueza ha solicitado desde entonces la declaración de la víctima, de los cuatro investigados mediante videoconferencia, desde las prisiones donde estaban encarcelados, así como el testimonio de testigos de los hechos.