Público
Público

Ana Julia Quezada El juicio contra Ana Julia Quezada por el asesinato del niño Gabriel Cruz arrancará el 9 de septiembre

El juicio durará al menos una semana y media o dos y será un jurado popular el que deberá declararla culpable o no de los cargos que se le imputan. La Fiscalía pide la prisión permanente revisable.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ana Julia abraza al padre de Gabriel - EFE

El juicio oral contra Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte violenta del menor Gabriel Cruz el 27 de febrero del pasado año en el municipio de Rodalquilar se celebrará el 9 de septiembre en la Audiencia Provincial de Almería con jurado popular.

La presidenta de la Audiencia, Lourdes Molina, ha precisado este viernes que el juicio durará al menos una semana y media o dos, y ha recordado que será un jurado popular, presidido por la magistrada Alejandra Dodero, quien deberá declararla culpable o no de los cargos que se le imputan.

El pasado mes de marzo el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería decretó en un auto la apertura de juicio oral contra Ana Julia Quezada y la remisión de la causa a la Audiencia Provincial.

La Fiscalía solicita para Quezada prisión permanente revisable por un delito de asesinato con alevosía y diez años más de cárcel por sendos delitos de lesiones psíquicas.

Gabriel Cruz, de 8 años, desapareció el 27 de febrero de 2018 en una pedanía de Níjar cuando, según el escrito de la Fiscalía, Ana Julia Quezada lo abordó al salir de la casa de su abuela y lo llevó a la finca del padre del niño, con quien mantenía una relación sentimental.

Una vez en la finca, lo mató y lo enterró junto a una alberca, que cubrió con tierra y piedras, tras lo que guardó las ropas y se las llevó a casa de la abuela del niño, a donde acudió tras ser alertada por Ángel Cruz de la desaparición de su hijo. El 5 de marzo tiró las prendas a un contenedor de vidrio en el barrio de Retamar de Almería.

La fiscal incide en que durante los once días que duró la búsqueda del pequeño acudía a diario y que ante la presión mediática "simuló un estado de aflicción, mostrándose en ocasiones compungida y apesadumbrada y en otras alentando los ánimos de los familiares, involucrándose en las batidas de búsqueda".

El 11 de marzo desenterró el cuerpo de Gabriel y lo metió en su coche para buscar un invernadero donde ocultarlo, momento en el que fue detenida.

Más noticias en Política y Sociedad