Público
Público

Los abusos de La Manada en Pozoblanco, sin fecha de juicio tras dos años de instrucción

El juzgado no da por cerrado el caso y declara la causa compleja sin razón aparente, lamenta la defensa

'La Manada'

público/AGENCIAS

El juzgado que lleva la investigación sobre los abusos sexuales que cuatro de los miembros del grupo La Manada cometieron sobre una joven en la carretera entre Torrecampo y Pozoblanco (Córdoba) hace dos años y que grabaron en vídeo aún no ha dado por cerradas las pesquisas. El juicio, por tanto, tras dos años de instrucción, aún no tiene fecha prevista. Dos meses antes de la violación durante los sanfermines, cuatro de los condenados por ella, abusaron de una joven de 21 años durante el trayecto en coche entre las dos localidades.

Fuentes judiciales que cita la agencia EFE que la investigación que asumió el juzgado cordobés en octubre de 2016, cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona le comunicó el hallazgo de un vídeo donde veía indicios de abusos a una joven de Pozoblanco, se ha “ampliado” debido a su complejidad. Sin embargo, fuentes de la defensa de los investigados han explicado que se han opuesto a esta prórroga porque entienden que “no hay ninguna complejidad”. Las fuentes han precisado que la investigación sobre lo que el juez de Navarra consideró “abusos sexuales no consentidos” a una chica de 21 años con “serios indicios” de que podrían haberla drogado, debería estar ya “concluida”.

Vídeo compartido por whatsapp

Durante la instrucción del caso de Pamplona, el juez detectó indicios de delito en un vídeo que los acusados habían compartido en un grupo de whatsapp. Los miembros de La Manada van en un coche en el que uno de ellos graba al peluquero, al militar y al guardia civil besando, manoseando y riéndose de la víctima, “completamente desnuda en el asiento de atrás” y en “profunda inconsciencia”.

En un momento dado, la joven se viste y se coloca en el asiento del copiloto donde uno de ellos la golpea “dos veces en la cara y otra en el brazo” al negarse a su petición de hacerle una felación, como explica el juez instructor de Pamplona en el auto donde se inhibió de estos hechos en favor de la instructora de Pozoblanco.
Al asumir la investigación, la instructora ha solicitado durante estos veinte meses hasta en tres ocasiones la declaración de la víctima, y de los cuatro investigados mediante videoconferencia, desde las prisiones donde estaban encarcelados, así como el testimonio de testigos de los hechos.

La joven se viste y uno de ellos la golpea dos veces en la cara y otra en el brazo 

Las defensas indicaron que “no existe ninguna estrategia dilatoria” por parte de las mismas, ya que la investigación se prolonga “por casi dos años y ni siquiera hay auto de instrucción”, mientras que “el asunto de Pamplona, que es infinitamente más complejo, en menos de dieciséis meses se juzgó”. Además, las fuentes han asegurado que en esta fase de diligencias previas, “ni la acusación particular, ni Fiscalía, ni las defensas” han solicitado más pruebas de las que ha instruido la magistrada cordobesa, por lo que han asegurado desconocer el motivo de la tardanza de la siguiente fase procedimental, que sería el auto de procesamiento.
Por tanto, las defensas han asegurado que “llegado el momento”, estudiarán denunciar “dilaciones indebidas” por la tardanza.

Más noticias