Público
Público

Lactancia materna ¿Puedo ponerme la vacuna contra la covid si estoy amamantando?

Las madres que son población de riesgo reciben indicaciones diferentes dependiendo de la comunidad autónoma. La ausencia de estudios clínicos sobre esta población hace que no haya protocolos unificados para todos los territorios, aunque la opinión más extendida es que el beneficio de la vacuna es mayor que los hipotéticos riesgos.

Refugios urbanos para amamantar sin prejuicios
Madre amamantando a un bebé (Foto de archivo).

marisa Kohan

La respuesta al titular de esta información no es sencilla ni única. Y además va cambiando por días. Recientemente, varias usuarias de redes sociales han intercambiado opiniones e información sobre sus experiencias al acudir a centros sanitarios y hospitales a ponerse la vacuna contra la covid por ser población de riesgo y han encontrado respuestas muy diversas por parte de los sanitarios. Si a algunas le denegaron la vacunación por no estar dispuestas a suspender la lactancia, otras en las mismas circunstancias no encontraron obstáculos.

Y es que no existe un protocolo nacional sobre vacunación contra la covid-19 y la lactancia y cada comunidad autónoma lo regula de forma distinta. Además, muchas de las guías y protocolos autonómicos van variando su posición a medida que existen nuevas evidencias o en función de lo que vayan aconsejando diversas instituciones médicas.

A día de hoy, por ejemplo, las guías y protocolos médicos emitidos por las consejerías de salud de comunidades como Andalucía, Asturias o Extremadurarecomiendan la vacunación contra la covid a las mujeres con alta exposición al virus (como las profesionales sanitarias) o que presenten un alto riesgo de complicaciones ante el contagio, incluso mientras están amamantando. Otras como Madrid o Navarra, no hacen mención específica a los casos en los que se esté realizando lactancia materna, a pesar que los protocolos incluyen un epígrafe titulado "embarazo y lactancia". El protocolo de Madrid estipula que sea un facultativo el que valore el riesgo-beneficio de la vacunación, mientras que Navarra sólo se refiere al embarazo

La Agència de Salut Pública de Catalunya, por su parte, cambió recientemente de parecer. Si hacia finales de diciembre su guía para la vacunación no recomendaba suministrar la vacuna a las madres que estaban amamantando a sus hijos, por "desconocerse si la vacunación se excreta a través de la leche materna", una actualización realizada el pasado cinco de enero afirma, en cambio, que "no se considera que suponga un riesgo para el lactante", por lo que podrán vacunarse las madres lactantes que formen parte de un grupo al que se recomiende la vacunación por su alta exposición, como las sanitarias, o por el riesgo de complicaciones en caso de contraer la enfermedad.

No existen pruebas diagnósticas

Las fichas técnicas de las dos vacunas que han sido aprobadas y distribuidas hasta la fecha para inmunizar a la población contra el coronavirus (la de Pfizer y la de Moderna) dicen escuetamente lo mismo: "Se desconoce si el virus de la covid-19 se excreta en la leche materna".

la gran mayoría de las agencias e instituciones médicas nacionales e internacionales estiman que no existe un riesgo real

Que no haya un posicionamiento claro o unánime sobre la seguridad de estas vacunas en relación a la lactancia, es debido a que no se han realizado pruebas clínicas ni investigaciones sobre las madres en período de lactancia. Por ello no existe ninguna evidencia de que residuos de las vacunas puedan pasar a la leche materna. A pesar de este agujero negro, la gran mayoría de las agencias e instituciones médicas nacionales e internacionales estiman que no existe un riesgo real o que ante la ecuación riesgo-beneficio la decisión se incline a favor de este último.

Diversos organismos internacionales y nacionales son partidarios de no suspender la lactancia por la vacuna. Es el caso del Center for Disease Control and Prevention (el organismo de EEUU de referencia para el control de enfermedades) que publicó a mediados de diciembre pasado una nota en la que afirmaba que, si bien no existen datos sobre la seguridad de estas vacunas en las personas lactantes o en los bebés, este tipo de vacunas que no llevan virus capaces de producir la enfermedad, no deberían representar ningún riesgo para los lactantes o sus madres.

Ponen el énfasis en que la tecnología de vacunas como las de Pfizer o la de Moderna están basadas en la conocida como mRNA que no utilizan virus activos atenuados, como ocurre con otros preparados. La guía de vacunación contra la covid de la Junta de Andalucía, afirma que "es altamente improbable que los componentes de las vacunas contra la covid-19 puedan excretarse en leche materna" y que "parece acertado pensar que si la enfermedad (covid-19) es compatible con la lactancia, más lo será su vacuna, que ni siquiera contiene el virus vivo".

"Con la lactancia pasa lo mismo que con el embarazo: no es que la vacuna esté contraindicada, es que no está indicada de momento porque no están hechos los ensayos clínicos"

"Con la lactancia pasa lo mismo que con el embarazo: no es que la vacuna esté contraindicada, es que no está indicada de momento porque no están hechos los ensayos clínicos. Es decir, todo el mundo está de acuerdo que no se conoce si la vacuna se excreta con la leche materna, porque no se ha estudiado", explica Fernando Moraga-Llop, médico y vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV).

Para este especialista, la tecnología con la que se han fabricado estas vacunas del ARN mensajero, que no contiene virus vivos o atenuados ni el su genoma completo como ocurre con otras vacunas, no debe representar mayores riesgos con la lactancia "y por ello no se se recomienda suprimirla". Moraga-Llop explica que si casi desde el inicio de la pandemia se permitió a las mujeres que daban a luz iniciar la lactancia tomando medidas de precaución higiénicas, como el uso de mascarillas o extremar la limpieza, "muchos menos se debería impedir o suspender la lactancia materna por la vacuna".

Otras instituciones, como American College of Obstetricians and Gynecologist  publicó un artículo recientemente en su web solicitando que se vacunara de covid-19 a las personas que dan de mamar si forman parte de un grupo de riesgo (para el que la vacuna está indicado), "ya que los beneficios que aporta la vacunación son más grandes que los posibles efectos secundarios". Y hace una mención expresa al hecho de que no es necesario evitar el inicio de la lactancia o interrumpirla por recibir la vacuna contra este virus.

En nuestro país también hay ya un amplio acuerdo sobre el beneficio de vacunar a población de riesgo sin la necesidad de suspender el amamantamiento. La Agencia Española del Medicamento estima que, a pesar de que no se dispone de estudios en la lactancia, "no se espera ningún riesgo". En el documento recomienda que la decisión de vacunar a mujeres en periodo de lactancia se evalúe un médico de forma individual para valorar los beneficios y riesgos que podría conllevar.

Más noticias de Política y Sociedad