Público
Público
Únete a nosotros

Laicismo España es el país de Europa que más cristianos ha perdido en dos años

La diferencia entre los que recibieron una educación religiosa de niños y los que no son creyentes en la edad adulta es de 12 millones de personas entre 2015 y 2017, según un estudio. 

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

A.T.

Mientras que un 92% de los españoles han sido educados como cristianos, solo un 66% considera serlo en la edad adulta. Así lo muestra un estudio elaborado por Pew Research Center recogido por El País, que determina que existe una diferencia de más de 12 millones de personas entre los que recibieron una formación religiosa y los que finalmente, en la edad adulta, son creyentes.

De este modo, España se convierte en el país de Europa en el que más habitantes han abandonado el cristianismo. En término relativos, si tenemos en cuenta el porcentaje respecto al número de residentes, España ocupa un tercer puesto por detrás de Noruega y Bélgica. Estos datos son el resultado de 54.000 encuestas realizadas en 34 países europeos entre 2015 y 2017.

El abandono de la religión en los países de Europa occidental es frecuente. Es en los países del este donde las distancias entre los creyentes y los que no lo son permanecen iguales o incluso el número de cristianos aumenta en la edad adulta, 
según ha informa el diario

La religión ya no forma parte de los valores de la identidad nacional para el 60% encuestados españoles. Aun así, el peso que se le da a la fe es mayor que en otros países de occidente como Suecia, Dinamarca, Bélgica, Países Bajos, Reino Unido, Francia o Alemania. En este caso, solo Italia y Portugal superan a España a la hora de considerar el cristianismo como un aspecto clave de su identidad. En el caso de los países del este, la religión tiene un gran peso entre sus ciudadanos. Grecia, Serbia o Armenia son algunos en los que las cifras de cristianismo son mayores. 

Según el estudio, el 64% de los españoles creen en Dios, pero dentro de este porcentaje, existe una mayoría del 60% que reconoce tener dudas. Para el 22% la religión es importante en su vida y solo un 23% acude a misa o reza a diario.  Además, el 75% de los ciudadanos están a favor de la separación de la Iglesia y el Estado, una idea que solo recibe más apoyos en Republica Checa, Dinamarca, Bosnia, Finlandia y Suecia.

Más noticias en Política y Sociedad