Público
Público

'Leonardo' entremezcla realidad y ficción en su acercamiento al joven Da Vinci

TVE estrena este jueves la serie sobre la figura del genio renacentista protagonizada por Aidan Turner y Freddie Highmore.

El actor Freddie Highmore, en una escena de la serie 'Leonardo'.
El actor Freddie Highmore, en una escena de la serie 'Leonardo'. CEDIDA/TVE

Partiendo de un hecho que no ocurrió (una acusación de asesinato), Frank Spotnitz y Steve Thompson han reconstruido la figura de Leonardo Da Vinci a través de acontecimientos de su biografía, de su obra y de quienes le rodearon desde sus comienzos como aprendiz. Interpretado por Aidan Turner (Poldark), Leonardo tiene como coprotagonista a Stefano Giraldi, un personaje ficticio que ejerce como narrador y que es el encargado de desentrañar el misterio. Le da vida Freddie Highmore, quien destaca los "juegos mentales" entre su personaje y Da Vinci. 

Las serie, que ya ha sido estrenada tanto en Italia como en Reino Unido, arranca en 1506 en Milán. Da Vinci ha sido detenido acusado de haber envenenado a Caterina de Cremona (Matilda de Angelis), modelo y amiga, y Giraldi recibe el encargo de lograr la confesión del artista. Entonces la acción salta atrás en el tiempo para reconstruir la relación entre Leonardo y Catalina trasladando al espectador al taller de Verrocchio (Giancarlo Giannini), donde sus caminos se unieron. Ese primer episodio funciona como puerta de entrada a la serie trazando las líneas de la ficción y la realidad entre las que se va a mover con unos escenarios que parecen un cuadro en sí mismos. Turner construye a un Leonardo joven, influenciable, inexperto en el terreno de lo social e inseguro respecto a sus habilidades. 

"Mi personaje", cuenta Highmore sobre Giraldi, "intenta entender lo que pasó de verdad y, a través de sus conversaciones, vemos cómo llegó a la cumbre de su carrera artística Leonardo. Al principio no tiene un profundo aprecio por el arte, pero sí que es un viaje muy grande e interesante para él y para la relación de Stefano y Leonardo. No quería que fuera un investigador típico, retumbante y enojado que golpea la mesa para obtener una confesión. Es más interesante y hay más matices, espero. Las escenas entre los dos son como juegos psicológicos hasta cierto punto, unos juegos mentales. Quiere entender al hombre, quién es Leonardo Da Vinci. Y utilizamos el personaje de Stefano en ese sentido, porque es la cuestión de la serie. Leonardo es un enigma y queremos saber quién es la verdadera persona detrás de ese enigma". 

El actor Aidan Turner, en una escena de la serie 'Leonardo'.
El actor Aidan Turner, en una escena de la serie 'Leonardo'. CEDIDA/TVE

Una de las cosas que le llamó la atención al actor británico es que si bien todo el mundo tiene una idea de quién era Da Vinci y qué hizo a través de sus obras, hay una parte más desconocida de su vida, del ser humano más allá del genio renacentista. Esa a la que se acerca la serie dirigida por Dan Percival desde la ficción. "Es un hijo ilegítimo, un hombre gay, un marginado… y me interesó mucho adentrarme en la mente de él y entender quién es la persona detrás de las pinturas famosas que todos conocemos", apunta sobre su interés en una producción que es fruto de la colaboración entre las radiotelevisiones públicas europeas RAI, France Télévisions y ZDF y que ha contado con la producción asociada de RTVE. 

Artista e investigador, por lo que se apunta en el primer episodio al que ha dado acceso TVE a los medios antes del estreno, son personajes casi opuestos. De inicio cada uno se sitúa a un lado de una cuerda que se irá acortando a medida que avancen sus conversaciones y los capítulos. Pero, pese a ser contrarios y venir de mundos diferentes, tienen puntos en común. Según Highmore, "los dos son inteligentes, hombres con muchas convicciones, que son distintas, y ven el mundo de otra manera. No cambian completamente las personas que son, pero sí que van apreciando un poco más otros puntos de vista, digamos".

A ese juego de investigación y de descubrir el misterio hay que sumarle ciertas dosis de aventura, acción y amor que convierten a Leonardo en una historia entretenida y muy alejada en tono y resolución de Da Vinci's Demons que pintaba a Leonardo como un joven díscolo y atormentado totalmente distinto al de Turner. Todo eso enmarcado en una Italia del Renacimiento que siempre luce en pantalla. Algunos espacios son recreaciones a través de decorados y otros cuentan con cierto toque de CGI, pero, como avanza quien da vida a Giraldi, "hay muchas cosas que son reales y pudimos utilizar lugares impresionantes en Italia". Y eso siempre es un aliciente. 

Quien haya seguido la carrera de Highmore, aquel Charlie Bucket de Charlie y la fábrica de chocolate y Peter de Descubriendo nunca jamás, no se sorprenderá por su continua evolución y cambios de registro. En el mundo de las series, donde ha cosechado ya varios éxitos, ha sido el inquietante Norman Bates de Bates Motel y el inteligente y complicado Shaun Murphy de The Good Doctor, que en España emite AXN. En Leonardo da un nuevo giro con un personaje que nada tiene que ver con los anteriores. 

"No quiero hacer la misma cosa cada vez. Sería bastante aburrido para mí y también para la gente que va a ver las series en las que estoy. Pero creo que los personajes en torno a los que he gravitado, en general, cuestionan esa idea de los protagonistas masculinos como machos alfa. Son refrescantes en otro sentido y necesarios también, papeles que no quieren perpetuar estereotipos sobre el hombre. Y Leonardo como proyecto, también. Creo que es interesante en ese sentido", resume sobre la elección de sus papeles. 

Además de Turner, Giannini y De Angelis, Highmore está acompañado en el reparto por el español Carlos Cuevas, como un aprendiz de Leonardo, y James D’Arcy, que da vida a Ludovico Sforza, duque de Milán. TVE ha programado una noche temática en torno a la figura de Da Vinci y después del capítulo emitirá el documental Leonardo, el hombre que salvó la ciencia.

Más noticias