Público
Público

Ley de Protección de Datos Falciani advierte: la nueva ley de Protección de Datos permite a los partidos políticos rastrear datos personales sin consentimiento

El ingeniero sostiene que la legislación reproduce "la misma barbaridad" que el caso de Cambridge Analytica, en el que se filtraron millones de datos personales y, en su opinión, confirma la falta de relación entre el sentido común y las leyes.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

El ingeniero de sistemas Hervé Falciani durante la entrevista concedida a Efe. EFE/Quique Curbelo

El ingeniero de sistemas Hervé Falciani asegura que la nueva ley de Protección de Datos aprobada el pasado 21 de noviembre en las Cortes permitirá a los partidos políticos rastrear datos personales y opiniones políticas sin consentimiento expreso del afectado.

Falciani considera, en una entrevista a Efe, que la nueva legislación reproduce "la misma barbaridad" que el caso de Cambridge Analytica, en el que se filtraron millones de datos personales y, en su opinión, confirma la falta de relación entre el sentido común y las leyes.

El ingeniero de sistemas, exasesor de la filial suiza del banco HSBC que filtró los datos de miles de defraudadores con cuentas en el banco suizo, ha participado en Tenerife y Gran Canaria en la cuarta edición de las jornadas de las jornadas sobre economía colaborativa Sharing Islands, impulsadas por la asociación Commonomia.

Falciani señala que las jornadas mostraron cómo los modelos económicos colaborativos pueden alertar, proteger y adaptar a los ciudadanos sobre peligros como el de Cambridge Analytica, en el que datos de millones de personas en Internet fueron vendidos a terceros sin su consentimiento para crear perfiles de votantes en potencia y personalizar así propagandas electorales durante las últimas elecciones a la presidencia de los Estados Unidos.

El exempleado del banco HSBC apela a esas "alternativas" económicas y llama a que la ciudadanía revierta en su beneficio las mismas "estrategias" que emplean contra ella, así como que adopte "otra forma de poderes" que permitan controlar esas "barbaridades".

Falciani ha participado junto a otros expertos en la fundación de la asociación sin ánimo de lucro Tactical Whistleblower, que promueve un sistema financiero digital en el que cada persona puede ocultar su identidad bajo varios perfiles ("un policía que también es guitarrista y padre", ejemplificó) que interactúan y dejan un "rastro" tras cada operación.

La idea de Tactical es que el rastro de cualquier operación –desde transacciones económicas hasta contratos públicos o búsqueda de información– quede registrado mediante el sistema 'Blockchain', que permite a todos los miembros de la red comprobar y verificar la operación.

Ese rastreo dificulta posibles injerencias de piratas informáticos y evita casos de corrupción, pues los perfiles compartirán "responsabilidad" con todas aquellas empresas que les "respalden" al ejecutar correctamente sus operaciones, afirma.

"Visto que nos vamos a quedar con esta Ley de Protección de Datos, nos invitan a que durante este tiempo encontremos alternativas. Y ese es el sentido, el porqué de estas asociaciones que reúnen a actores sociales y jurídicos que pueden equilibrar fallos tremendos. Quizá esta competencia en la gobernanza inste a los políticos a tomar decisiones más acertadas", señala Falciani.

Competencias nuevas que, en su opinión, también podrían obligar a las empresas a cambiar de modelo económico si, mediante el sistema de Tactical, encuentran un "argumento comercial" en los perfiles cuyo recorrido dentro de ese ámbito digital demuestren ser "un capital que se puede valorar".

Esto justificará, según Falciani, que las empresas poco a poco sustituyan la estrategia del Big Data, cuyo objetivo es "conocer a alguien en su intimidad", por otra en la que los ciudadanos sean conscientes de que tienen un servicio por su experiencia como usuarios y no se les controle sin su conocimiento.

Tactical es, a su juicio, una "alternativa para enfrentarse" al Big Data porque minimiza la cantidad total de datos necesarios para realizar una operación, ya que los usuarios aportan solo el número indispensable de ellos en cada gestión.

Más noticias en Política y Sociedad