Público
Público

LIVG El Gobierno celebra los 15 años de la ley contra la violencia de género señalando a los negacionistas

La fiscal delegada de violencia contra la mujer, Pilar Martín, afeó las escasas órdenes de protección a víctimas de violencia de género que se dictan: de las 45.122 que se han producido este año sólo se solicitaron algo más de 12.000 órdenes. 

La jornada conmemorativa del XV aniversario de la Ley integral contra la violencia de género, este jueves en Madrid. EFE/ Mariscal

Público / Servimedia

El Gobierno ha celebrado este jueves una jornada conmemorativa de los 15 años de la primera ley contra la violencia de género (LIVG) en España. El Congreso de Diputados la aprobó con unanimidad el 28 de diciembre de 2004 y se convirtió así en la primera ley integral contra la violencia de género de Europa. 

En el discurso, la vicepresidenta Carmen Calvo, que participó en elaboración de la LIVG, apuntó a quienes "quieren debilitar esta ley y el Pacto de Estado contra la violencia de género". "No solamente atacan a más de la mitad de la población, a la mayoría absoluta de este país que somos las mujeres, sino que atacan al corazón de la democracia", resaltó.

"Es una violencia que no tiene fronteras"

A ellos les acusó de difundir el mensaje de que "esta ley no ha conseguido seguir allanando el camino para conseguir el fin de una sociedad patriarcal", dijo Calvo. "Es una violencia que no tiene fronteras, que se produce en cualquier lugar del mundo; es una discriminación y una violencia estructural contra las mujeres", declaró.

En el acto, conducido por la secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, participaron también el primer delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Llorente; la fiscal delegada de violencia contra la mujer Pilar Martín Nájera; y la jurista Altamira Gonzalo, de la asociación Themis.

Una ley "en plena adolescencia"

Martín Nájera aseguró que este 15 aniversario implica que la ley está "en plena adolescencia" y que precisa de un período de "madurez", al tiempo que recordó que éste fue uno de los textos legales que más debates jurídicos ha ocasionado. "El mayor ejemplo de que esta ley está madurando es la jurisprudencia del Tribunal Supremo de los últimos años", dijo.

En este sentido, alabó que la perspectiva de género se está incluyendo en las sentencias con "argumentos audaces y bien fundamentados", puesto que a veces "es más importante la jurisprudencia que la propia ley". Además, insistió en que es preciso incidir en el "reciclaje" de los operadores jurídicos.

"Fue uno de los textos legales que más debates jurídicos ha ocasionado"

Asimismo, la fiscal afeó las escasas órdenes de protección a víctimas de violencia de género que se dictan, puesto que de las 45.122 denuncias que se han producido este año sólo se solicitaron algo más de 12.000 órdenes, de las cuales se concedieron en torno a 9.000. Por último, subrayó que "esta lucha no podemos ganarla si no abordamos con seriedad la educación". 

Altamira Gonzalo, de Mujeres Juristas Themis, aseguró que fue una "ley muy valiente y muy rompedora", ya que "aborda la lucha contra los malos tratos desde casi todos los primas en que se puede abordar". También recordó que supuso la creación de organismos especializados como los juzgados de violencia sobre la mujer.

"El relato de las mujeres no es creído"

"Incluso ahora, hoy a los 15 años, estamos siendo la referencia para Francia, que está revisando su legislación en torno a la violencia de género", destacó. No obstante, añadió que existen "debilidades en la aplicación de la ley" por la falta de formación de los operadores jurídicos. "Las mujeres no son creídas, cuando denuncian violencia no son creídas, su relato no es creído por los prejuicios, por los estereotipos, eso es lo que les impide hacerlas caso", declaró.

"Su relato no es creído por los prejuicios, por los estereotipos"

Por último, el primer delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Llorente, aseguró que "tenemos motivos para celebrar", ya que la ley "ha traído logros" como alejar de la normalidad las relaciones violentas.

También puso de relieve la poca relación que hay en las sentencias condenatorias de casos de violencia de género que se dirimen en juzgados especializados y los que no. En concreto, el porcentaje de condenas en juzgados de violencia de género es un 87%, frente a un 57,6% en los no especializados.

Por último, agregó que el Pacto de Estado contra la Violencia de Género "debería haber sido contra el machismo, así como el Pacto de Estado contra el terrorismo es contra el terrorismo y no contra los atentados terroristas".

Más noticias