Público
Público

Cómo ha llegado el temporal Filomena a España y por qué la nieve no puede servir para negar la emergencia climática

La tendencia confirma una subida de temperaturas global en las últimas décadas. Esa mayor calidez no impide que, de manera esporádica, puedan producirse heladas y borrascas. Los expertos hablan de no confundir "tiempo" con "clima".

Una pareja camina por la nieve en la localidad madrileña de Los Santos de la Humosa.
Una pareja camina por la nieve en la localidad madrileña de Los Santos de la Humosa. Fernando Villar / EFE

alejandro tena

Si 2020 se cerraba como el año más caluroso desde que hay registros en Europa, 2021 ha empezado de una forma radicalmente distinta. La borrasca Filomena ha teñido de blanco los campos y ciudades de prácticamente todo el Estado español en este arranque anual. Según Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología de España (Aemet), se trata de una de las nevadas "más extensas" de los últimos años a nivel nacional y, en el caso de zonas como Madrid, posiblemente la más copiosa del siglo XXI. Habría que remontarse, según explica el experto, a la década de 1980 para encontrar algo similar.

En los primeros días del temporal, la nieve ha llegado a puntos poco habituales como Albacete, el interior de la Región de Murcia y el extremo nororiental de Andalucía, además de amplias zonas de la Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid, informa la Aemet. Se trata de un fenómeno meteorológico que ha dejado en alerta naranja –capas de nieve de hasta 5 centímetros– a prácticamente todo el interior peninsular y en alerta roja a las comarcas de Toledo, Cuenca, Albacete y la Comunidad de Madrid, donde se espera una copiosidad de 20 centímetros de grosor y precipitaciones durante las 24 horas del sábado. 

Aire polar, una borrasca de aire húmedo y una vaguada: los ingredientes que explican a Filomena

Este escenario de nevadas intensas se explica por la combinación de varios factores.  "Por un lado, enero ha comenzado con temperaturas gélidas y muy por debajo de lo normal. La invasión de aire polar desde principios de mes hizo descender los termómetros y se ha mantenido durante estos días. Aquí tenemos el primer ingrediente: el frío", explica Mar Gómez, doctora en Físicas y responsable del área de meteorología de eltiempo.es. A ello, se debe sumar la entrada de una borrasca de aire húmedo y cálido: "La humedad es el otro ingrediente que necesitamos", ya que favorece la aparición de precipitaciones que puedan "generar copos de nieve". Por último, el clima de este inicio de año ha estado marcado por una vaguada polar, que favorece también la presencia de nubes y precipitaciones.

"El punto cumbre se dará entre los días 8 y 9, debido a que los tres ingredientes se unirán de forma precisa de modo que el centro de la borrasca, la vaguada y el aire frío presente en la superficie de nuestro país se combinen de forma precisa dejando nevadas generosas, en especial en el centro del país", comenta Gómez.

La nieve no contradice a la crisis climática

Como en otras ocasiones, la llegada de temporales como Filomena ha dado pie a interpretaciones negacionistas sobre la emergencia climática. El presentador de televisión Iker Jiménez ha mostrado su escepticismo en un tuit polémico en el que, sin citar el supuesto artículo científico, decía que los investigadores ambientales habían dicho en el pasado que el calentamiento global iba a impedir que se produjeran nevadas en una ciudad como León. Esta argumentación, más allá del bulo, es una tendencia común que se basa en la simplificación de un proceso complejo como el cambio climático y en la equiparación de tiempo y clima.

"Que haya una tendencia de calentamiento no implica que no podamos tener eventos de nieve"

"En este caso hay que diferenciar clima y tiempo. A mí me gusta decir que el clima es como nuestra personalidad (más robusto en el tiempo) y el tiempo meteorológico el humor, que fluctúa cada día", resume Gómez. "Porque tengamos una tendencia de calentamiento no implica que no podamos tener situaciones puntuales en las que haya eventos de este tipo. Nada impide, de momento, que tengamos puntualmente episodios importantes de nevadas o inclusos inviernos rigurosos, pero la tendencia general se mantiene de aumento de temperaturas. Lo que cuenta es la tendencia, que apunta al alza en temperaturas, aunque estos días veamos lo contrario. En el caso de Madrid ahora nieva menos que antes, pero puede seguir haciéndolo".

Cambio de la temperatura superficial media global durante la era industrial. Servicio de Cambio Climático Copernicus (C3S)

Pese a que los datos meteorológicos de estos días muestren que en el centro de España hay más nieve que en otras zonas de Europa como Polonia o Alemania –con climas más propensos a estos fenómenos–, la tendencia de los últimos años confirma que la temperatura global está al alza, en tanto que el Servicio de Cambio Climático Copernicus (C3S) ha revelado que la última década ha sido la más calurosa de Europa desde que hay registros.

Más noticias de Política y Sociedad