Público
Público

Madrid Nuevo Norte, primer gran proyecto urbanístico en España que cuenta con evaluación de impacto de género

El proyecto está siendo analizado para garantizar la seguridad y facilitar los cuidados y la movilidad.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

Fotografía de archivo de la presentación del proyecto Madrid Nuevo Norte.

Madrid Nuevo Norte es el primer gran proyecto urbanístico en España que cuenta con una evaluación de impacto de género, un informe que analiza y tiene en cuenta las diferencias de género a la hora de diseñar la ciudad, para garantizar, entre otros aspectos, la seguridad, los cuidados diarios y la movilidad.

Esta evaluación de impacto de género, documento jurídico que acompaña a toda la normativa de las administraciones públicas, incluida la relativa a urbanismo, ha sido llevada a cabo por la Cátedra Unesco de Género de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, dirigida por Inés Sánchez de Madariaga.

Sánchez de Madariaga, que también es asesora en materia de género de la nueva directora ejecutiva de ONU Habitat --programa de Naciones Unidas que trabaja por un mejor futuro urbano-- ha señalado en declaraciones a Europa Press que la ciudad "puede contribuir a hacer la vida más fácil a los hombres y mujeres" y que para ello hay que aplicar una metodología con los aspectos importantes que afectan al planeamiento urbano en este sentido.

Como ha explicado, estas evaluaciones son necesarias a la hora de hacer una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), como es el caso de Madrid Nuevo Norte, pero "no han salido a la palestra" hasta el año pasado, cuando aparecieron las primeras sentencias judiciales que anulaban un plan por la ausencia de este estudio (el de Boadilla del Monte y Loeches, en el caso de la Comunidad de Madrid).

"Hay una herida en la ciudad, una rotura ocasionada por las vías y los terrenos semiabandonados", ha continuado la catedrática, que ha expuesto cómo las necesidades específicas de las mujeres en el diseño urbano parten de tres premisas: el uso de la ciudad que hacen hombres y mujeres es distinto como consecuencia de los cuidados de niños, mayores y dependientes --tareas que asumen mayoritariamente las mujeres--; la percepción de inseguridad que tienen es mayor que la de los hombres; y la feminización de la pobreza (afectando más a las víctimas de violencia de género, inmigrantes y mayores).

En la evaluación, sus responsables han valorado distintos campos: la vivienda protegida, la vía pública, el transporte, los equipamientos y los espacios de trabajo y en lo que respecta a Madrid Nuevo Norte, se ha planteado un modelo de ciudad compacta, de distancias cortas y relativa densidad.

"Una ciudad con un buen sistema de transporte público y espacios públicos seguros y de calidad, con una oferta diversificada de vivienda protegida, con mezclas de usos en todas las escalas y dotada de un sistema de equipamientos de proximidad, complementario a los ordinarios, dirigido al cuidado tanto de mayores como de menores", ha indicado.

De este modo, se ha valorado en la evaluación la reserva de un 20 por ciento (el doble de lo establecido por la ley) de vivienda protegida, muy destacable desde "el punto de vista de género porque dadas las condiciones particulares de las mujeres, las hacen más dependientes de este tipo de vivienda", ha manifestado, subrayando el caso especialmente de las familias monoparentales, víctimas de violencia de género o de las que están al cuidado de personas con discapacidad.

También se ha tenido en cuenta la red de transporte público intermodal propuesta, pues han detectado que todas las parcelas tienen acceso --como máximo, a 200 metros-- a alguna de las modalidades de transporte. Esto, según el estudio, tendrá un impacto positivo en los barrios colindantes y permitirá descongestionar el tráfico de la zona.

Más luz para más seguridad

Desde la perspectiva de género también se ha valorado la seguridad en los espacios públicos, como las zonas verdes repartidas por todas las zonas o la iluminación nocturna de las aceras. "Se ha incluido un criterio de intensidad lumínica que permita reconocer a las personas a una cierta distancia y las caras", ha explicado la asesora.

También destacan los trazados de las nuevas calles, que lo que hacen es "coser esta ruptura en la ciudad y construir un tejido urbano donde desaparecen los desniveles que ahora hay, con esos pasos de separación de tráfico rodado, que generan tantos espacios de inseguridad, en el entorno de la estación de Chamartín", ha indicado.

Y es que ha recordado que a día de hoy "no se puede entrar casi a pie" en la estación y que está lleno de "espacios intrasitables para mujeres solas según qué momentos". Este aspecto lo han destacado en el sentido de que hay muchas mujeres que por la percepción de inseguridad o de riesgo a una agresión sexual dejan de ir a determinados sitios.

Otro punto que se ha valorado en el estudio desde la perspectiva de género es la reserva de suelos dotacionales que en un futuro podrán albergar equipamientos y servicios públicos de proximidad, que afectarán a los barrios colindantes, muchos de ellos con población de rentas más bajas y que actualmente sufren carencias de este tipo, ha indicado.

En cuanto al gran centro de negocios con oficinas que se construirá junto a la estación de Chamartín, el informe destaca la "mezcla de usos" que se planea para crear una "potente" área de actividad, con presencia de vivienda, equipamientos y comercios. En este sentido, se ha valorado la existencia de zócalos (plantas bajas y primeras alturas) en los edificios de oficinas, que podrán albergar estos comercios o servicios de apoyo a la conciliación.

De este modo, se evitan los modelos existentes actuales con centros de negocios vacíos en días y horarios que no son laborales y que también generan inseguridad. "Esta mezcla es fundamental para facilitar las tareas de la vida cotidiana, como ir a comprar, y la seguridad", ha añadido Sánchez de Madariaga.

Esta experta asesora trabaja desde hace meses con Distrito Castellana Norte revisando toda la documentación técnica del proyecto para ver estas "cuestiones de seguridad, cuidado y provisión de servicios", que se podrán establecer, en definitiva, "a través de la mezcla de usos, de la calidad del espacio público y de la seguridad en el diseño".

Más noticias en Política y Sociedad