Público
Público

Madrid Opositores denuncian la gran dificultad de la prueba de inglés y los "ridículos" altavoces para el 'listening'

Una de las graves deficiencias fue la prueba oral, con aulas en las que se utilizaban minúsculos altavoces para reproducir el audio cuando se contaba con equipos propios en las clases que albergaban los exámenes.

Publicidad
Media: 3
Votos: 7

Aula de la Universidad Complutense de Madrid. - MAX ALEXANDER

En torno a 180.000 personas se presentaron este sábado a las oposiciones para optar a alguna de las 30.562 plazas docentes convocadas en toda España en la que ha sido la mayor oferta de los últimos diez años. Sin embargo, el procedimiento de las oposiciones para lograr una de las poco más de mil plazas en la especialidad de lengua extranjera en la Comunidad de Madrid ha suscitado multitud de quejas.

Meses, e incluso años de sacrificio les ha costado prepararse para un examen que, como denuncia una de las afectadas a Público, no se ha sujeto a los criterios exigidos. Primero, detalla, "porque los candidatos que se presentan a dicha especialidad no saben de antemano nada de cómo va a ser la prueba, a diferencia de otras especialidades"; segundo, dice, porque "la temática del práctico no tiene nada que ver con la educación primaria, y el nivel ha sobrepasado con creces el C1, llegando incluso al C2"; tercero, denuncia, porque "ha habido tribunales que han permitido escribir en el cuadernillo del examen y otros no, unos han dado 5 minutos para leer, otros 3 minutos y otros ninguno, no existiendo un consenso claro de instrucciones. Y, por último, asegura, "porque el listening apenas se escuchaba".

De un aula de aproximadamente 40 personas con un total de 14 filas, reconoce haber sido de las afortunadas. Ella estaba ubicada en las filas más próximas a los "ridículos" altavoces, pero otros compañeros no corrieron la misma suerte desde aquellas filas donde apenas alcanzaban a escuchar un vago murmullo, cuando se contaba con equipos propios en las clases que albergaban los exámenes.

Un nivel de inglés desorbitado 

En qué año fue nombrado Ptolomeo V rey de Egipto o por qué el griego fue usado y hablado oficialmente en Egipto son algunas de las preguntas del examen. Un ejercicio práctico en lengua extranjera sobre los contenidos establecidos para esta área que deberían haberse ajustado al Decreto 89/2014, por el que se establece para la Comunidad de Madrid el Currículo de la Educación Primera y en el temario establecido para esta especialidad. 

"El nivel que se nos exige es un B2. Sin embargo, el nivel del examen ha sido de C2", denuncia una de las opositoras

"El nivel que se nos exige es un B2. Sin embargo, el nivel del examen ha sido de C2. Tengo amigos nativos que no han sabido resolverlo", denuncia esta futura docente: "Ese examen no demuestra si somos buenos docentes. Lo que están haciendo es primar únicamente el inglés, infravalorando nuestra profesión".

Ahora, las más de 4.000 personas que se han presentado al examen de especialidad tendrán que esperar una semana para conocer si todo su sacrificio ha valido la pena. Aunque mientras, aseguran a través de una petición en la plataforma Change.org, seguirán reuniendo quejas para hacer llegar al Ministerio de Educación su disconformidad con el modus operandi y exigir una revisión de nivel así como una necesaria estandarización de la prueba.

Más noticias en Política y Sociedad