Público
Público

Maltrato animal Condenado a seis meses de prisión por dejar morir a cuatro de sus cinco perros en Almería

Agentes del Seprona encontraron al quinto can con claros síntomas de inanición "prolongada desde hacía varias semanas" y deshidratación "grave". 

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

El perro rescatado por el Seprona en la finca El Higueral de Bayárcal (Almería) en 2016. / LA HUELLA ROJA

El Juzgado de lo Penal número 1 de Almería ha condenado a un hombre de 22 años por un delito de maltrato animal al dejar morir a cuatro de sus cinco perros. Los agentes del Seprona encontraron al quinto can con claros síntomas de inanición "prolongada desde hacía varias semanas" y deshidratación "grave" en la explotación ganadera de El Higueral de Bayárcal (Almería).

El fallo, que fue dictado en firme tras la conformidad de las partes, impone al acusado medio año de prisión y la inhabilitación especial durante cuatro años para la tenencia de animales así como para desarrollar profesión, comercio u oficio ligado a ellos. Asimismo, absuelve a otros dos acusados después de que la Fiscalía retirara los cargos contra ellos.

La sentencia da por probado que el acusado poseía en el interior del cortijo ubicado en la citada finca cinco alojamientos para varios perros "en condiciones no adecuadas para su cuidado", ya que carecía de suelo impermeabilizado y había salientes "puntiagudos oxidados".

Dichos alojamientos se encontraban cerrados con cadenas metálicas y alambres, de forma que según observaron los agentes del Puesto de Laujar, "tampoco disponían de recipientes provistos de agua y comida para satisfacer sus necesidades vitales", de modo que se hallaban "rodeados de excrementos y todo tipo de suciedad".

El animal rescatado, en situación de "extrema delgadez"

Como consecuencia de las condiciones descritas, el día de la inspección realizada el 28 de octubre de 2016, cuatro de los cinco perros se encontraban muertos, en posición fetal, de forma que uno de ellos estaba en descomposición cadavérica avanzada mientras que los otros tres tenían signos de fallecimiento reciente. El único que se encontraba vivo, estaba en situación de "extrema delgadez".

El animal rescatado, que además contaba con un "gran número de pulgas y garrapatas", fue trasladado a la Fundación Huella Roja para que se encargara de él. Por su parte, el juez ha otorgado al acusado la suspensión de pena privativa de libertad o por un periodo de dos años con la condición de que no delinca en ese periodo.

Ángel, que fue como se nombró al perro encontrado "como un pequeño saco de huesos" y que apenas podía ponerse en pie, fue trasladado de urgencias a la clínica veterinaria donde se le trató y se le realizaron todas las pruebas pertinentes, según trasladó la protectora, que consiguió su recuperación.

Más noticias en Política y Sociedad