Público
Público

Maltrato animal La tauromaquia en España ha recibido más de 430 millones de ayudas europeas desde 2002

La Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (AVATMA) publica un informe sobre las subvenciones que ha recibido la ganadería de lidia a través de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC). El estudio alerta que la cifra podría ser superior ya que faltan los datos de las ayudas que el sector recibió entre 2014-2017.

Toros de lidia en una finca de Portezuelo, España, el 24 de abril de 2020. REUTERS/Juan Medina
Toros de lidia en una finca de Portezuelo, España, el 24 de abril de 2020. REUTERS/Juan Medina

alejandro tena

Desde 2002, la ganadería de lidia, destinada fundamentalmente a la cría de toros que son vendidos o alquilados para festejos taurinos, ha recibido subvenciones europeas de al menos 430 millones a través de los fondos de la Política Agraria Común (PAC). Así lo evidencia un estudio elaborado por la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (AVATMA). 

Según los datos, recogidos por los expertos a través de los portales de transparencia del Ministerio de Cultura, las subvenciones europeas han terminado en cerca de 600 empresas ganaderas dedicadas a la cría de esta especie. Un dinero que en algunos casos supone hasta el 50% del total de los ingresos que han recibido dichas empresas agropecuarias desde 2002.

Los 430 millones mencionados en el informe fueron recibidos por las diferentes empresas del sector en unos periodos concretos: en el periodo que comprende los años 2002-2013 y los años 2018-2019. Desde AVATMA explican que hay una ausencia de datos concretos en el periodo 2014-2017, por lo que se ha decidido no incorporar al análisis las ayudas que el sector recibió durante esos años. Además, el informe pone de manifiesto la falta de concordancia entre los datos mostrados por el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Cultura en relación al número de empresas ganaderas dedicadas al toro de lidia, lo que dificulta saber la cifra real de las subvenciones que la PAC otorga al sector.

No todas las ganaderías han recibido la misma cantidad de dinero. Así, al menos 276 empresas del sector han recibido ayudas de entre 50.000 y 500.000 euros durante los años analizados. Otras 85 empresas habrían percibido subvenciones de entre 500.000 euros y 1 millón de euros. 121 ganaderías recibieron entre 1 y 4 millones de euros. Finalmente, nueve ganaderías se nutrieron de cantidades de entre los 4 y los 6,5 millones de euros. 

Así pues, el informe destaca las subvenciones de 1,2 millones de euros que han recibido la ganadería El Tajo, propiedad del torero José Miguel Arroyo Delgado, conocido como Joselito, y la ganadería El Freixo, propiedad del torero Julián López Escobar, el Juli. La misma cantidad de dinero en ayudas han recibido las ganaderías del presidente de la Fundación Toro de Lidia, Victorino Martín. Por su parte, el extorero Juan Antonio Ruiz Román, conocido como el Espartaco, ha recibido un total de 3,5 millones de ayudas en subvenciones de la PAC.

"No todos los montantes económicos recopilados vienen derivados de la crianza de bovinos de lidia, pero sí han sido percibidos por sus responsables como propietarios de tierras en las que, entre otras actividades, se seleccionan este tipo de animales", explica el informe.

Las subvenciones a este sector favorece que este tipo de ganadería se extienda en España, perjudicando otras prácticas agroganaderas. Tanto, que la organización veterinaria denuncia que muchos de los cultivos tradicionales están desapareciendo y siendo minimizados por los propietarios de las fincas, que deciden destinar el espacio para la crianza de estos animales de lidia. "Esto echa por tierra la creencia de que, sin raza de lidia, las superficies en las que se explotan desaparecerían", expone José Enrique Zaldívar, presidente de AVATMA.

¿El fin de las ayudas europeas?

El flujo de dinero que llega a las ganaderías de lidia desde la PAC, sin embargo, está cada vez más en tela de juicio. Tanto es así, que el Parlamento Europeo ha votado a favor de una enmienda de Los Verdes para eliminar las ayudas desinadas a la cría de "las cabezas de ganado cuyo destino final sea la venta para actividades relacionadas con la tauromaquia, ya sean vendidas directamente o a través de intermediarios".

La postura mayoritaria de la Eurocámara de prescindir de las subvenciones a la ganadería de lidia llega en un momento decisivo, ya que la Unión Europea está debatiendo los criterios de la nueva Política Agraria Común. Si bien es cierto que el voto favorable a la enmienda del grupo ecologista es un paso en firme para eliminar las ayudas a la tauromaquia, todavía deben ratificar la votación el Consejo Europeo y la Comisión, cuyas posiciones serán claves para que finalmente se elimine la financiación de la tauromaquia a través de la PAC.

La tauromaquia, en declive

La subvenciones a la tauromaquia –sea a través de financiación europea o de ayudas estatales y autonómicas– no ha impedido que el sector viva una suerte de declive. Los últimos datos publicados por el Ministerio de Cultura muestran que el número de espectáculos está decayendo a un ritmo vertiginoso, con una disminución del número de festejos con toros del 6,3% entre 2018 y 2019, y del 61% desde el año 2007, fecha del inicio de la serie histórica.

Las corridas de toros, el principal evento de maltrato hacia el toro, reflejan a la perfección la tendencia negativa que experimenta el sector, con una disminución del 5,4% entre 2018 y 2019, y con una caída del 173% respecto a 2007.

Lo mismo ocurre con otras formas de violencia hacia el toro como las novilladas, que han pasado de 484 a 456 celebraciones durante el último año y han sufrido una caída del 64,9% respecto a las cifras del 2007. Por su parte, las becerradas (eventos donde se maltrata a toros de no más de un año de vida) también mantienen la tendencia a la baja, con un descenso del 10% en el último año y del 70,4% desde 2007.


Más noticias