Público
Público

Maltrato animal Vox plantea matar a los perros que nadie adopta en Zaragoza

El concejal Julio Calvo aboga por abandonar la política de sacrificio cero que lleva años aplicando el ayuntamiento para "solucionar el problema" de gasto que conllevan los "perros inadoptables".

Publicidad
Media: 2.69
Votos: 16

El concejal de Vox en Zaragoza Julio Calvo aboga por pasar del sacrificio cero a la eutanasia humanitaria con los perros que envejecen en la perrera municipal sin ser adoptados. / Ayuntamiento de Zaragoza

¿Qué puede, o debe, hacer un ayuntamiento con los animales que envejecen en la perrera municipal sin que nadie los adopte? Matarlos, propuso este viernes el concejal zaragozano de Vox Julio Calvo, porque mantenerlos vivos sale caro. 

"Estoy planteando en tema de la eutanasia, el sacrificio humanitario, que muchas veces es una práctica más aconsejable que el mantenimiento en las condiciones penosísimas en las que se está manteniendo durante años a estos animales", sostuvo el edil en su intervención ante la Comisión de Cultura (a partir del minuto 31') durante la comparecencia de la coordinadora del área de Participación, María Pilar Membiela, que abogó por mantener la política de “sacrificio cero”, es decir, de no matar animales, que lleva años aplicando el consistorio. 

Calvo, veterinario desde hace más de 40 años, propuso acabar con los perros que definió como “inadoptables” y a los que describió como "sin raza reconocible, viejos, enfermos, potencialmente peligrosos y que, desde luego, disuaden a cualquier familia o persona que busque un animal de compañía". 

"Quizás nos deberíamos replantear el protocolo" con ellos, dijo, poco después de incluir en el grupo a "aquellos que por su situación nunca van a ser adoptados o muy difícilmente van a serlo", y cuya situación, dijo, "me preocupa".

"Me preocupa el coste"

"Me preocupa el coste que está suponiendo para el ayuntamiento el mantenimiento de estos animales sine die", concretó, en una inquietante mezcla de criterios económicos con el respeto a la vida y en un claro recurso a la cosificación de los animales de compañía que los legisladores no acaban de desterrar de la legislación española pese al respaldo popular que esa medida encuentra en la ciudadanía.

"No tenemos que escandalizarnos por una práctica que se lleva a cabo en muchos sitios", dice Calvo

Para el concejal de los populistas de ultraderecha, ese tipo de sacrificios "permitiría solucionar el problema de las condiciones de vida de estos animales, el coste que esta suponiendo para el ayuntamiento y el hacinamiento al que tarde o temprano estará sometido" el futuro Cenpa (Centro de Protección Animal) "si se mantienen estas prácticas", por lo que insistió en que "convendría que se replanteara" esa política de sacrificio cero. 

En este sentido, mientras abogaba por "el sacrificio eutanásico, absolutamente indoloro", como alternativa "aconsejable" a "las condiciones en las que se está manteniendo a muchos de ellos" en la actual perrera, mantenía, obviando el detalle de quién toma la decisión en cada caso, que "no tenemos que escandalizarnos" por "una práctica que se lleva a cabo en muchos sitios y que sorprendentemente es rechazada por grupos que defienden la eutanasia humana". 

Tanto el concejal de Podemos Equo Fernando Rivarés como la edil de ZeC (Zaragoza en Común) Luisa Broto reclamaron que se mantenga la política de sacrificio cero en la perrera municipal de la capital aragonesa, mientras Ignacio Magaña, del PSOE, reclamaba que el nuevo protocolo respete los requerimientos de bienestar animal. 

"Es lo que estamos aplicando", respondió Membiela, que anotó que en las instalaciones municipales únicamente se sacrifican animales en los casos en los que la decisión está “muy justificada con informes veterinarios”.

Más noticias en Política y Sociedad