Público
Público

Macaco japonés Animalistas rescatan de una "colección" privada a cinco macacos en condiciones deplorables

Los animales rescatados pertenecían a una "colección particular" y vivían hacinados en jaulas minúsculas desde 2008, rodeados de los excrementos acumulados con el tiempo de desatención.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Traslado de los macacos a Reino Unido | Animalia Protección Animal/Proyecto Gran Simio

Las asociaciones Animalia Protección Animal y Proyecto Gran Simio denunciaban el pasado 14 de noviembre el estado de cinco ejemplares de macaco japonés en una finca privada de Guardamar de Segura, en Alicante. Los animales vivían hacinados en jaulas de captura de pequeño tamaño, rodeados de un gran número de excrementos, acumulados con el tiempo de desatención por parte de los dueños de la finca, y en condiciones antihigiénicas consideradas un gran foco de infección.

Finalmente, los animales serán trasladados este miércoles al centro de rescate Wales Apes & Monkey Sanctuary, adscrito al Proyecto Gran Simio Internacional, lugar en el que proporcionarán los cuidados y el espacio necesarios para que los cinco macacos puedan vivir con las condiciones adecuadas.

La secretaria de la junta directiva y portavoz de Animalia Protección Animal, Núria Cabrito Moliner, junto a otros especialistas como Paco Cuellar de Proyecto Gran Simio, se encargaron de la reubicación de los macacos a otro lugar de la misma finca hasta localizar un hogar seguro para los animales. Al responsabilizarse del operativo de rescate también tuvieron que encargarse de localizar un lugar que quisiera hacerse cargo de los macacos y que garantizara el traslado de los animales a un hogar definitivo.

Por su parte, la Administración trató de contactar con el lugar de origen de los animales, el Zoológico de Berlín, que se negó a acogerlos. Otra de las opciones fue el Centro Primadomus en Villena, quién no pudo hacerse cargo de los animales pero solicitó a la Consellería un presupuesto para acondicionar un espacio en el que poder atender a los animales. La solicitud finalmente fue rechazada, manteniendo a los primates en la situación de hacinamiento en la que se encontraban desde 2008.

El caso pone de manifiesto la falta de organismos públicos para proteger a los animales que viven en malas condiciones

Durante meses fueron las asociaciones las encargadas de buscar un centro comprometido en proporcionar una vida digna a los primates y que pudiera hacerse cargo del cuidado de los macacos, lo que finalmente se ha logrado con el centro de rescate Wales Apes & Monkey Sanctuary, lugar al que serán trasladados este miércoles.

La ausencia de centros públicos

El caso pone de manifiesto el gran esfuerzo al que deben hacer frente las asociaciones civiles, financiadas de forma privada, que quieran proteger a los animales que viven en malas condiciones. También muestra la falta de organismos públicos que se hagan cargo de ello, así como la carencia de los espacios e infraestructuras necesarias para poder hacer frente al rescate y reinserción de la fauna salvaje usada en circos, zoológicos u otros espectáculos con animales.

Núria Cabrito, portavoz de Animalia Protección Animal, explica a Público cómo afecta esta ausencia de centros de rescate públicos en España y la importancia de estos, principalmente, cuando entren en vigor las leyes autonómicas que prohíben el uso de animales en espectáculos o circos.

Desde las asociaciones, explica, “es lo que se exige. Porque además entrarán en vigor en muchas comunidades que son libres de circos con animales, como en la Comunitat Valenciana en la que va a entrar en vigor en breve, y tenemos el problema de que no sabremos qué han hecho con los animales los circos que dejen de usarlos”, denuncia Cabrito.

En el caso concreto de los macacos se complica puesto que en incautaciones y temas ilegales, se pregunta Núria Cabrito, “¿a dónde van los animales?