Público
Público
Únete a nosotros

'La Manada de Manresa' El juicio contra la 'Manada de Manresa' se reanuda con normalidad tras el intento de agresión de un familiar de la víctima 

La sesión del día anterior se suspendió por una cuestión personal que afectaba a uno de los letrados de la defensa, pero se vivieron se vivieron momentos de tensión a las puertas de la Audiencia de Barcelona, donde familiares de la menor y grupos feministas increparon a los procesados, que están en libertad provisional. Un tío de la víctima quiso agredirles.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Tres de los siete acusados de la violación múltiple de una menor en Manresa (Barcelona), entrando en la Audiencia de Barcelona. (QUIQUE GARCÍA | EFE)

El juicio contra los siete jóvenes acusados de la violación múltiple de una menor de 14 años en Manresa (Barcelona) —conocidos como La Manada de Manresa— se ha reanudado este jueves después de que la sesión de ayer, miércoles, tuviera que suspenderse por una cuestión personal que afectaba a uno de los letrados de la defensa.

La normalidad ha sido la nota dominante tras la tensión que se produjo el día anterior, cuando los Mossos d'Esquadra intervinieron para contener a un tío de la víctima que intentó agredir a varios de los siete acusados, a las puertas de la Audiencia de Barcelona donde están siendo juzgados.

Cuando los siete acusados salían del Palacio de Justicia, una vez suspendida la vista, un tío de la menor, que llevaba una pequeña pancarta con el lema No es abuso, es violación, trató de agredirles, lo que obligó a intervenir a varios mossos d'esquadra para contenerlo mientras los procesados abandonaban el lugar.

También se vivieron momentos de tensión a las puertas del edificio judicial, donde familiares de la menor y grupos feministas increparon a los procesados, que están en libertad provisional.

Los seis presuntos autores de la violación múltiple —y un séptimo que está acusado de masturbarse mientras la presenciaba— salieron de las dependencias judiciales entre sus abogados, con los rostros cubiertos con chaquetas, pañuelos y otras prendas de ropa, para evitar que los captaran las numerosas cámaras agolpadas a las puertas de la Audiencia de Barcelona.

En el juicio, que se inició ayer en la sección 22 de la Audiencia de Barcelona, la Fiscalía acusa de un delito de abusos sexuales continuados a seis de los procesados, por el que les pide penas de entre diez y doce años de cárcel por violar presuntamente por turnos a una joven de 14 años que estaba ebria, en un botellón en una fábrica abandonada de Manresa en octubre de 2016.

La Fiscalía les imputa inicialmente un delito de abuso sexual, tipo penal previsto para castigar los ataques en que no concurre violencia ni intimidación, sino que la voluntad de la víctima está anulada por el consumo de alcohol y drogas, mientras que la acusación particular califica los hechos de agresión sexual.

La declaración de la víctima —que se llevará a cabo con toda probabilidad bajo la protección de una mampara— resultará clave para que la Fiscalía se decante por mantener el delito de abusos o elevarlo al de agresión sexual, si aprecia que la menor fue intimidada o sometida mediante violencia.

Pruebas periciales

El juicio se ha reanudado este jueves con la exposición de las pruebas periciales, entre ellas los resultados de los exámenes psicológicos practicados a la menor para determinar si arrastra secuelas por lo sucedido.

Según mantiene la Fiscalía en sus conclusiones provisionales, los acusados aprovecharon que la chica se encontraba de forma "evidente" bajo los efectos del alcohol y las drogas para violarla en el interior de una caseta abandonada situada junto a la fábrica, después de que el principal acusado, Bryan Andrés M., les animara a agredirla sexualmente por turnos con la frase: "Te toca a ti, 15 minutos cada uno y no tardes".

Las pruebas biológicas practicadas a la menor —que no recibió atención médica hasta días después de la violación— solo hallaron restos de ADN de uno de los procesados, Daniel David R., el único de los siete que ha permanecido dos años en prisión preventiva, que no se le prorrogó, por este caso.

Más noticias en Política y Sociedad