Público
Público

Manifestación antifascista El "no pasarán" vuelve a retumbar en las calles de Madrid

Las jornadas organizadas desde la Coordinadora Antifascista de Madrid, que cumplen 30 años de existencia, han terminado con la usual manifestación que llevan organizando desde hace 20 años en torno al 20N. Tirso de Molina, lugar que supuso el germen de la plataforma, ha sido el enclave elegido para terminar la marcha.

Manifestación antifascista en Madrid

Nada más caer la noche, en torno a unos 650 antifascistas se han manifestado por el centro de la capital. Conmemorando los 30 años de la Coordinadora Antifascista de Madrid (CAM), cierran así las jornadas que han organizado con diferentes actos, charlas y convocatorias desde principios de noviembre. El dispositivo policial, que constaba de unas seis furgonetas de antidisturbios, no ha tenido que actuar en ningún momento ya que un fuerte cordón de seguridad propio ha velado por la seguridad de los asistentes.

Algunos cánticos ya conocidos en este tipo de marchas han sido la tónica general durante todo el recorrido. Consignas como "no pasarán" o "Madrid será la tumba del fascismo" han evocado esos mensajes que durante la Guerra Civil se internacionalizaron.. Un hecho reseñable ha sido la parada que han realizado frente al monumento de los 'Abogados de Atocha', en Antón Martín, donde han guardado un minuto de silencio en recuerdo de los abogados laboralistas asesinados a manos de una banda de extremaderecha durante la transición. Además, ahí han aparecido las primeras bengalas, algo que se ha vuelto a producir en Tirso de Molina, donde ha terminado la manifestación.

"Madrid será la tumba del fascismo"

No es casualidad que la céntrica plaza madrileña haya acogido el fin de la marcha, pues la CAM empezó su andadura cuando los puestos de material político que montan los domingos algunos colectivos, partidos políticos y sindicatos eran violentados constantemente por grupos de neonazis. Al término de la movilización, la Coordinadora ha leído un manifiesto en el que han denunciado que el franquismo continúa presente en la actualidad, según su opinión, y que esto se demuestra en la figura del rey emérito, la Constitución del 78 o "la creación de la Audiencia Nacional con unas atribuciones similares a las del Tribunal de Orden Público" que regía en la dictadura.

Del mismo modo, también se han referido a la reciente exhumación de Franco, a la que consideran como "una acción del Gobierno para atraer a los sectores más progresistas de la sociedad pero que realmente, en lugar de significar una reparación a las víctimas, ha terminado con una exaltación" del régimen totalitario, tal y como han descrito desde la CAM. A las 20:30 de la tarde han desconvocado la manifestación repitiendo "Madrid será la tumba del fascismo".

La historia de la manifestación

Esta manifestación que lleva unos 20 años convocándose, "incluso cuando Delegación del Gobierno no la autorizaba", como señala Á. Méndez, uno de los portavoces de la CAM, adquiere especial importancia este 2019 al cumplirse los 30 años de existencia de la propia CAM. La coordinadora actualmente está compuesta por unos 15 colectivos de toda la Comunidad de Madrid y es el centro de coordinación del frente antifascista de la capital.

Su génesis reside en los ataques sistemáticos que por aquél entonces hacían algunas bandas neonazis a los puestos políticos de los domingos en Tirso de Molina, tal y como rememora C. Hernando, otra de las portavoces de la asamblea. "De esta forma, hemos garantizado y asegurado durante muchos años la libertad de expresión de la gente progresista de Madrid, además de tejer lazos con otras coordinadoras antifascistas de diferentes zonas del Estado", agrega la portavoz.

Retrocediendo a los primeros años de la movilización, Méndez dice lo siguiente: "Esta manifestación incomodaba bastante porque desde la Delegación del Gobierno la reprimían y hacían que la CAM asumiera juicios y multas por ser los convocantes". Hernando, por su parte, completa este mensaje recordando que "hasta Manos Limpias intentó ilegalizar a la CAM en alguna que otra ocasión".

El cordón de seguridad protege a los asistentes

Algo que resulta característico de este tipo de movilizaciones es el cordón de seguridad que los propios convocantes organizan a lo largo de los asistentes. "El cordón está para prevenir los posibles ataques de neonazis. Es evidente que las manifestaciones antifascistas que reivindican cosas aún latentes en el Estado español, como el franquismo cuando somos antifranquistas, sí que es cierto que necesitan ciertas medidas de seguridad", comenta Méndez al respecto. También señala que "no se trata de un bloque de ataque ni una punta de lanza; tan solo un grupo de autodefensa que garantiza la seguridad de las personas que van a la manifestación, tanto de cara a la Policía como frente a ataques de fascistas", según se expresa el portavoz.

Hernando también se pronuncia ante este tema: "En estos 30 años también hemos conseguido transmitir la idea de la organización y la autodefensa, del saber defenderse siendo conscientes de que la posición que tomamos como antifascistas lleva un riesgo y que para evitar males mayores tenemos que esta preparados".

Noviembre, el mes del antifascismo

La fecha elegida para esta manifestación, que suele cerrar las jornadas antifascistas que todos los noviembres organizan desde la CAM desde hace casi 20 años, va más allá del propio día 20: "En noviembre mataron a Carlos Palomino, Lucrecia Pérez o Jimmy, así que hay una serie de fechas muy importantes que tenemos que reivindicar y enarbolar porque es nuestra memoria y nuestra gente la que ha caído", en los propios términos del portavoz.

"Hay que tomar partido antes de que sea tarde porque"

De hecho, todo ello también tiene relación con un trabajo de recuperación de la memoria: "La CAM siempre ha salido el 20N para reivindicar este día, no solo orientado a los antifascistas más jóvenes, sino para todas las personas que han luchado en la historia más reciente en Madrid. Nuestro lema es "hoy como ayer" —continúa Méndez— por ese "no pasarán" que siguen reivindicando las personas más mayores".

Haciendo balance del recorrido de la CAM, Hernando recalca las decenas de charlas y formaciones sobre antifascismo que han llevado a cabo durante estos 30 años de existencia. Además, comenta que se debe destacar que en los últimos tres o cuatro años de la CAM ha habido un auge de participación femenina "insólito".

Condensando la situación actual y los espacios que está recuperando la extrema derecha en las instituciones, con la normalización del discurso de odio que eso conlleva, la portavoz de la CAM lo tiene claro: "Hay que tomar partido antes de que sea tarde porque está demostrado que las personas de extrema derecha matan y no queremos tener otro muerto encima de la mesa, así que el momento de dar un paso al frente es ahora".

Más noticias