Público
Público
Únete a nosotros

Manifestaciones Cinco casos mediáticos que ponen en jaque el uso de las pelotas de goma en las cargas policiales

Al menos siete de los 131 heridos en las actuaciones policiales durante las protestas de este lunes en El Prat lo fueron por impacto de pelotas de goma o de proyectiles de precisión de 'foam'. Casos como los de Íñigo Cabacas y Ester Quintana cuestionan el uso de material antidisturbios.

Publicidad
Media: 4.29
Votos: 7

Policías antidisturbios ante los manifestantes concentrados en el aeropuerto del Prat de Barcelona este lunes EFE/Toni Albir.

Al menos siete de los 131 heridos en las actuaciones policiales durante las protestas de este lunes lo fueron por impacto de pelotas de goma o de proyectiles de precisión de foam, según sostienen a Efe los abogados del servicio de asistencia jurídica de la plataforma pro-derechos humanos SomDefensores.

Al mismo tiempo, la Policía Nacional ha reconocido que disparó 14 pelotas de goma en las cargas policiales de última hora de este lunes, mientras que los Mossos d'Esquadra, que tienen prohibido por el Parlament usar ese material antidisturbios, emplearon las balas de foam para dispersar a los manifestantes.

Como consecuencia, uno de los afectados que resultó herido con el estallido del globo ocular en las inmediaciones del Aeropuerto de El Prat (Barcelona) ha perdido la visión. Y, pese a que por el momento se desconoce si las lesiones fueron provocadas por una pelota de goma o un proyectil de precisión, fuentes del Hospital de Bellvitge han explicado a Público que la lesión sufrida es compatible con el impacto de una pelota de goma.

Las balas de goma, que se deben disparar rebotándolas contra el suelo y cuya trayectoria es imprevisible, han provocado la muerte de 23 personas y más de 40 heridos, al menos desde 1973, según recogió El Salto en un reportaje publicado en octubre de 2018. A pesar de su prohibición en Catalunya y su restricción en el País Vasco, la Policia Nacional y la Guardia Civil siguen contando con este tipo de material antidisturbios entre sus equipos.

A diferencia de estas balas, los proyectiles de precisión, compuestos de material viscolástico o foam, se lanzan apuntando a un objetivo concreto. Este instrumento "resulta menos lesivo, pero también causa daños", aclara a este medio Jorge del Cura, miembro del centro de Documentación Contra la Tortura.

Del Cura, como varias organizaciones de afectados han planteado, aboga por eliminar el uso de las pelotas de goma como primera opción para evitar las fatales consecuencias que provoca la utilización de este material antidisturbios. En segundo lugar, prosigue, "habría que restringir al máximo su uso", además de ejercer un control exhaustivo de los agentes que disparan estas balas: "Al final no hay ningún responsable porque no hay un registro", subraya. Por último, propone un protocolo de actuación, así como mejorar la instrucción y formación sobre los Derechos Humanos entre los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, "algo que se saben de memoria, pero que no tienen interiorizado", añade. 

Entre la multitud de afectados a consecuencia del impacto de pelotas de goma, en Público hacemos un repaso por los cinco casos más mediáticos que han puesto en jaque el uso de este material antidisturbios en las cargas policiales.

La muerte de Íñigo Cabacas en 2012

Iñigo Cabacas en una imagen de la familia.

Íñigo Cabacas tenía 28 años cuando recibió el impacto de una pelota de goma en la cabeza durante una carga policial, tras un partido en Bilbao entre el Athletic y el Schalke 04. Falleció tres días después, el 9 de abril de 2012. En noviembre de 2011, la Audiencia Provincial de Bizkaia condenó a dos años de cárcel y cuatro años de inhabilitación por homicidio imprudente grave a sólo uno de los seis ertzainas que estaban acusados por la muerte de este seguidor del Athletic. El único ertzaina condenado era el oficial que estaba al mando del operativo policial y el que "permitió" lanzar pelotas de goma. Los padres del joven, insatisfechos con la sentencia, anunciaron que recurrirían la sentencia ante el Tribunal Supremo para buscar más responsables de la carga policial que acabó con la vida de su hijo. Su caso sembró el caldo de cultivo para la restricción a la Ertzaintza de esta escopeta. 

Ester Quintana perdió un ojo en 2012

Ester Quintana. EFE

Ester Quintana le reventaron un ojo con un disparo del arma lesiva en la manifestación por la Huelga General del 14 de noviembre de 2012. La Audiencia de Barcelona absolvió en mayo de 2016 a los dos mossos d'Esquadra que estaban acusados de haber herido a la víctima, el subinspector y el escopetero. Según el auto –que no recurrió–, el tribunal no pudo identificar al agente que efectuó el disparo ni tampoco al profesional que dio la orden, aunque sí quedó probado que las heridas sufridas fueron provocadas por una pistola de goma. A raíz del caso de Ester Quintana y tras varios años de protestas, el pleno del Parlament catalán acordó en diciembre de 2013 la prohibición del uso de este tipo de instrumento. 

Gabriel Ruiz perdió el testículo izquierdo en 2014

Gabriel Ruiz tenía 23 años cuando perdió el testículo izquierdo a consecuencia del impacto de una pelota de goma disparada por los antidisturbios de la UIP durante las Marchas de la Dignidad en 2014. Este joven aseguró en una entrevista con Público que "de repente se vio envuelto en una carga policial a la altura del Paseo de Recoletos" en la manifestación celebrada en Madrid el 22 de marzo. "No vi que la pelota rebotase en el suelo, sino que me dio directamente", señaló a este medio el joven de Palencia. 

Iñaki perdió la visión de su ojo derecho en 2014

En esas mismas movilizaciones, Iñaki recibió el disparo de una pelota de goma. Como consecuencia, y según informó la Ser, el joven madrileño de 19 años perdió el 90% de la visión de su ojo derecho. "Estaba todo muy tranquilo, incluso Izquierda Unida estaba dando todavía un discurso, era impensable que pudiera haber una carga. Pero entonces empezamos a escucharlas, nos echamos para atrás y a los pocos minutos ya vimos el despliegue policial y los enfrentamientos. Nos retirábamos por el paseo de Recoletos cuando recibí el impacto", narró en este medio. En marzo de 2017, el Tribunal Constitucional no admitió el recurso interpuesto por Iñaki, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid archivara la causa por no identificar al agente de la Policía Nacional que le hirió.  

Roger Español perdió la visión del ojo derecho en 2017

Roger Español. Irídia

El 1 de octubre de 2017, durante la jornada del referéndum catalán, un escopetero disparó contra Roger Español. Este votante perdió la visión del ojo derecho por el impacto de una de las balas de goma. El juez que investiga las cargas del 1-O en Barcelona le citó a declarar como imputado a raíz de una grabación que le muestra lanzando una valla metálica contra los agentes de la Policía Nacional, a pesar de haber denunciado previamente. Asimismo, el juez imputó a los 13 policías nacionales que intervinieron en la escuela Ramon Llull para impedir la votación. En junio de este año, la defensa de Español identificó al policía que le disparó la bala de goma tras el análisis exhaustivo de varios vídeos, tal y como aseguró el grupo en defensa a Público. "Hemos podido identificar a los agentes a partir de la vestimenta, la única opción que podía individualizar el policía", señaló la abogada de la organización Irídia. 

Más noticias en Política y Sociedad