Público
Público

Marcha antifeminismo La reacción antifeminista al 8M, promovida por Hazte Oír, pincha en Madrid

La manifestación '¡En femenino sí y en masculino también!' convocada por la plataforma Women of the World ha resaltado las diferencias complementarias entre hombres y mujeres y ha cargado contra un feminismo de "confrontación". 

Publicidad
Media: 2.65
Votos: 20

Manifestación antifeminista de la puerta del Sol. FERMÍN GRODIRA

La tercera ley de Newton dictamina que con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria. Esta ley de la física clásica no se aplica al feminismo. Si el 8-M se manifestaron 375.000 feministas en Madrid según la Delegación del Gobierno y desbordaron el recorrido previsto, este domingo una movilización de reacción antifeminista apenas ha logrado ocupar únicamente una pequeña parte de la Puerta de Sol.

Convocada a las 12.00 horas por la organización Women of the World y apoyada por 50 asociaciones de 20 países la manifestación '¡En femenino sí y en masculino también' ha transcurrido entre la Plaza de Isabel II y la Puerta de Sol, a través de la calle Arenal de Madrid. En la cabecera se encontraba Leonor Tamayo, presidenta de Women of the World y representantes de asociaciones adheridas como Hazte Oír, Profesionales por la Ética, Derecho a Vivir, Remar, Instituto de Política Familiar y Enraizados.

Para los organizadores, los términos feminismo y machismo son "términos que hoy implican el desprecio al sexo contrario, la lucha y la confrontación". Han salido a la calle para "manifestar una verdad políticamente incorrecta" y "vencer el miedo al pensamiento único". Han escogido un domingo porque "es un día especialmente vinculado a la familia". Women of the World ha salido para reivindicar, afirmar y celebrar "la feminidad, la maternidad, la complementariedad y la familia".

Juan Manuel Fernández, de 56 años, ha venido desde Jaén para defender que "todos los niños se críen juntos con sus padres y sus madres". Este hombre también fue el viernes a la manifestación feminista del 8-M  y comparte "un feminismo y no un feminazismo", que él define como "la mujer que quiere el poder ante todo pisando los derechos de los niños y de los hombres".

Manifiesto SCUM

"La mujer hay que respetarla como a un ser humano" pero "esta estrategia por el empoderamiento de la mujer a costa de vidas humanas, tanto de hombres como de niños, no se puede consentir en el siglo XXI". Para este manifestante España es un "país tercermundista, dictatorial" y sin diferencia con Venezuela "en el tema de la custodia compartida". Este padre considera que la violencia no tiene género y los infanticidios son cometidos mayormente por las mujeres porque la madre tiene mayoritariamente la custodia. "Creo que debería aplicarse exactamente igual la ley para hombres y para mujeres", aclara.

"Ni machismo ni feminismo radical", "más ayuda a la maternidad", "sí a la mujer, sí al varón", "el niño necesita madre y padre", "nos complementa la diferencia" han sido algunos de los los cánticos más coreados en esta movilización familiar.

"Para mí esas mujeres feministas no son mujeres"

"Las mujeres son mujeres. El feminismo radical, esas fotografías de mujeres desnuda no representa a la mayoría de las mujeres. Es como si ese feminismo quisiera borrar la identidad de la mujer. Para mí esas mujeres feministas no son mujeres", ha explicado Isabel, de 56 años, quien ha acudido por la reivindicación de que no todas las mujeres son feministas y por estar en desacuerdo con el feminismo y la movilización del 8-M. Esta mujer ha criticado también el aborto, el matrimonio homosexual (aunque no entiende la homosexualidad "si se quieren unir que se unen como pareja de hecho pero que no lo llamen matrimonio") y afirma no conocer a ninguna mujer que cobre menos por serlo. Preguntada por qué hará el 28 de abril, Isabel ha afirmado que votará a Vox.

"Desde que tenemos democracia no se respetan los derechos de los ciudadanos"

Un tercer manifestante entrevistado por Público  llevaba una imagen de Pedro Sánchez con una inmensa nariz y una pancarta contra el libro Manifiesto SCUM de Valerie Solanas por "promocionar" el asesinato de los hombres. Él no ha querido dar su nombre por "amenazas de las feminazis" pero ha venido porque "desde que tenemos democracia no se respetan los derechos de los ciudadanos". Considera que en la dictadura "a la mayoría no nos perseguían y teníamos la ventaja de poder denunciar al Gobierno" cuando no cumple con las leyes. ha explicado.

Fotografía de una pancarta de Pedro Sánchez durante la manifestación antifeminista. FERMÍN GRODIRA

"Desde el comienzo de la democracia se discriminó a los chicos" al quitar el servicio social feminismo y dejar el servicio militar masculino. Esta discriminación que dice sufrir los hombres es culpa principal de los "gobernantes" hombres y no de las feministas al no darse cuenta de que los hombres "somos competidores entre nosotros". Pese a todo, este hombre acudió a la manifestación del 8-M "para ver qué decían" y considera que desde el año 2017 las movilizaciones feministas "en los últimos años han sido muchos más multitudinarias pero menos extremistas".

La movilización antifeminista ha acabado con la lectura de las "8 mentiras que denunciamos, 8 motivos que nos mueven por actuar, 8 medidas que exigimos y 8 motivos para hacerlo" en la Puerta del Sol en un acto presentado por Inmaculada Fernández y Javier de Villamor, ambos de Hazte Oír. Villamor, actual portavoz de Hazte Oír, dio una conferencia sobre el 15-M en la sede de la organización neonazi Hogar Social Madrid en 2015. 

"Os necesitamos masculinos, viriles, caballerosos"

"Soy mujer, soy esposa, soy madre y soy profesional. Y no soy feminista". Así ha comenzado Leonor Tamayo, presidenta de Women of the World, el discurso final de la manifestación. Para Tamayo, el feminismo hoy "significa enfrentamiento, lucha, desprecio al hombre". La presidenta de Women of the World quiere "ser femenina, plenamente mujer, orgullosa de mis capacidades y mis cualidades" y se opone a que "la masculinidad se asocie a violencia y la caballerosidad a machismo".

El cierre del discurso de Tamayo también ha sido dedicado a los hombres: "No dejéis de ser como sois. Os necesitamos masculinos, viriles, caballerosos. Os queremos así y nos gustáis así". Acto seguido, Lorena Tamayo ha pedido a las mujeres de la organización y en representación de las entidades que estaban en el escenario que se bajasen para que suban "nuestros queridos hombres". Una de ellas era María Ángeles Eyries de Profesionales de Ética, quien se ha negado en un primer momento a bajar para dar paso a los hombres y lo ha hecho tras indicárselo sus compañeras. Eyries ha bajado visiblemente enfadada.

El discurso final, con hombres subidos ya al escenario, ha destacado que los hombres son "a veces toscos o con una sensibilidad incomprensible para nosotras" y el apoyo de las mujeres "en los momentos difíciles, el motivo de nuestros mayores enfados y de nuestras mayores alegrías".

Durante el cierre de la manifestación, un equipo de Televisión Española que cubría el evento ha sido increpado por algunos de los manifestantes.

Más noticias en Política y Sociedad