Público
Público

Maternidad en Hollywood Keira Knightley critica a Kate Middleton por "esconder" lo que hay detrás de un parto

La actriz ha publicado un ensayo en el que en el que relata su experiencia de dar a luz a su hija, que tuvo lugar en 2015, y reflexiona acerca de la imagen de perfección que deben mostrar las mujeres tras dar a luz

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Keira Knightley en los premios de la Academia de cine en Hollywood, California. REUTERS/Robert Galbraith

La actriz norteamericana Keira Knightley ha publicado un texto en un libro llamado Feminists Don't Wear Pink (And Other Lies), cuya traducción es: Las feministas no visten de rosa (y otras mentiras), en el que relata su experiencia a dar a luz a su hija, que tuvo lugar en 2015.  El libro ha sido editado por Scarlett Curtis, escritora y bloguera, y cuenta con los testimonios de rostros potentes para la causa feminista como Emma Watson, Saoirse Ronan o Grace Campbell.

La interprete, en el ensayo llamado The Weaker Sex (El sexo débil), explica su experiencia de dar a luz a su hija Edie, en un testimonio publicado en la web Refinery29: "Mi vagina se partió en dos. Llegaste con los ojos abiertos. Los brazos alzados al aire. Gritando. Recuerdo la caca, el vómito, la sangre, los puntos. Recuerdo mi propia batalla. Tu batalla y tu pulso vital. La supervivencia. ¿Y acaso soy el sexo débil?", reflexiona la interprete. 

Knightley dio a luz el 1 de mayo de 2015. Un día después, Kate Middleton presentaba al mundo a la princesa Carlota, su segunda hija con Guillermo de Inglaterra. Esa misma tarde, la duquesa de Cambridge abandonó el hospital y posó para la prensa, totalmente recuperada y luciendo una amplia sonrisa. Knightley reflexiona sobre ello en su ensayo: "Nos incorporamos para ver la tele. Ella [Middleton] salía del hospital siete horas después con el maquillaje perfecto y los tacones puestos. El rostro que el mundo entero quería ver".

"Escóndelo", escribe la actriz. "Esconde nuestro dolor, nuestros cuerpos partiéndose en dos, nuestros pechos goteando, nuestras hormonas enfurecidas. Ponte guapa. Que se te vea glamurosa, no muestres tu campo de batalla, Kate. Siete horas después de tu batalla entre la vida y la muerte, siete horas después de que tu cuerpo se rompa, y de que la vida, sangrienta, chillando, surja de ti. No lo enseñes. No lo cuentes. Quédate ahí de pie con tu niña y que te fotografíen un puñado de fotógrafos hombres". Una clara crítica hacia los estándares femeninos y el aura de perfección rodeada a ellos. 

En el ensayo, Knightley reflexiona también acerca de las diferencias entre hombres y mujeres, y entre actores y actrices, sobre la manera de vivir la maternidad y paternidad, respectivamente. La actriz, escribe: "Estoy despierta contigo- haciendo referencia a su hija - toda la noche si me necesitas. A veces lloro del cansancio. Despierta de noche y trabajando de día... Mis compañeros hombres pueden llegar tarde, no saberse el texto. Pueden gritar y exclamar y tirar cosas. Pueden emborracharse o no aparecer por allí. No ven a sus hijos. Están trabajando. Necesitan concentrarse".