Público
Público

Menores migrantes en Melilla Los menores tutelados de Melilla, en riesgo de contagio por coronavirus

El hacinamiento de más de 900 niños en el centro de acogida de La Purísima representa un foco de infección. Con el fin de prevenir cualquier posible contagio y "descongestionar" estas instalaciones, la Ciudad Autónoma trasladará a lo largo de este fin de semana a 150 chicos a un camping.

Menores en el patio de la Purísima. - Cedida.
Menores en el patio del centro de menores La Purísima. - cedida.

rosa soto

Melilla sigue adelante con su aislamiento en un intento de controlar la propagación del coronavirus que, de momento, deja 24 enfermos en la ciudad autónoma, cinco de ellos ingresados en el Hospital Comarcal, uno de los cuales se encuentra en la UCI, según ha anunciado el Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa) de la ciudad.

Desde que se decretó el Estado de Alarma, el Gobierno local se apresuró en cerrar las puertas de los centros de acogida para evitar que los menores salieran a la calle, garantizar que permanecieran resguardados y así prevenir posibles contagios por coronavirus.

Sin embargo, la aglomeración de menores en unas instalaciones sobresaturadas y la ausencia de pruebas médicas que certifiquen que ninguno ha contraído la enfermedad antes de su confinamiento puede jugar en contra de esta decisión.

"El hacinamiento supone un riesgo sanitario tanto para ellos como para los trabajadores que les atienden", afirmó, el consejero de Distritos, Juventud, Participación Ciudadana, Familia y Menor, Mohamed Ahmed Al-lal. Con el objetivo de "descongestionar" el Fuerte de La Purísima, que actualmente da cobijo a más de 900 menores, Ahmed Al-lal anunció este viernes que se trasladarán antes del domingo entre 100 y 150 niños de este centro a las cabañas de madera del camping de los Pinos de Rostrogordo, situado en los alrededores del Fuerte homónimo, un acuartelamiento militar que a inicios del siglo pasado cumplió el papel de prisión hasta su abandono y posterior recuperación como zona de ocio al aire libre hace 20 años.

"Los menores que cumplan la mayoría de edad en los próximos días serán desplazados a otra zona"

El consejero indicó que ya se está trabajando en la adecuación y equipación de esas instalaciones, así como en la definición de la estructura de personal para cubrir todos los servicios de alimentación, limpieza, seguridad y atención sanitaria y socioeducativa.

Ahora bien, en referencia a los criterios de selección de los niños que cambiarán de ubicación, el Ahmed Al-lal señaló la intención de definir una clasificación que tenga en cuenta criterios sanitarios y dé mayor protección a los que siguen algún tratamiento médico.

Además, apuntó que los menores que cumplan la mayoría de edad en los próximos días serán desplazados a otra zona del Fuerte de Rostrogordo, cumpliendo así con la petición de la Fiscalía de Menores.

Cabañas del camping al que trasladarán a algunos de los menores.- ROSA SOTO

Faltan medios

Una de las principales reclamaciones que hacen empleados de La Purísima es la falta de equipos de protección individual (EPI) para evitar posibles contagios. "Sí que tenemos guantes y mascarillas, pero éstas son de papel y no sé cómo de efectivas serán… Hay dispensadores de geles e insistimos a los chicos que se laven frecuentemente, pero son tantos que es imposible mantener una distancia mínima de seguridad", comenta uno de los educadores que prefiere mantener el anonimato.

"Son tantos niños que es imposible mantener una distancia mínima de seguridad"

En referencia a esta reclamación, el consejero de Economía y Políticas Sociales, Mohamed Mohand, apuntó que esta cuestión corresponde a la empresa adjudicataria, Arquisocial S.L., que cuenta con un departamento de prevención de riesgos laborales.

"La Administración pública no puede cubrir a la generalidad de la población", comentó Mohand, aludiendo a la escasez de medios de protección en el conjunto del Estado.

Quien trata de quitar hierro al asunto es el viceconsejero del Menor y Familia, Aberrahim Mohamed Hammú. A través de su cuenta de Twitter compartió algunas imágenes de los menores jugando en La Purísima y pintando carteles con el lema "Yo me quedo en casa".

El viceconsejero apuntó que los niños que residen en cualquier centro de acogida mantienen su rutina de actividades para "fomentar el compañerismo y la empatía" y agregó que en una situación de "impotencia y pesimismo se impone la alegría y diversión" con talleres de manualidad, competiciones deportivas, juegos de mesa y otras actividades internas.

Parche temporal

Numerosas entidades sociales han definido estas medidas como "insuficientes" para proteger a los menores de esta crisis sanitaria. En un comunicado conjunto, SolidaryWheels, No NameKitchen y Red Melilla critican que las autoridades locales hayan tardado una semana en tomar medidas de protección para los niños acogidos cuando son uno de los grupos más vulnerables.

"La capacidad real de La Purísima es de 350 niños. Está al triple"

En referencia al traslado de hasta 150 menores a Rostrogordo, indican que "ahora hay que esperar a ver cuándo lo habilitarán y en qué condiciones".

Estas tres agrupaciones lanzan una pregunta directa: "¿Os da igual que se contagien entre ellos, mil niños, siempre y cuando no contagien al resto de las personas de la ciudad? Las medidas que se acaban de anunciar siguen llevando a que el centro de menores se mantenga hacinado. En un lugar en el que la sarna es ya un mal que se contagia, la posibilidad de poder enfermarse de Covid-19 es real".

Además, recalcan que la capacidad real de La Purísima es de 350 niños y en la actualidad esa cifra se triplica. Por otro lado, recuerdan que la empresa al frente de su gestión es reconocida por la "opacidad sobre esta situación desde hace años", además de recibir "anualmente mucho dinero público para ello sin que parezca que las instalaciones hayan mejorado para adaptarse a las necesidades".

Por su parte, el presidente de la asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein), José Palazón, incide en que los menores "no están protegidos contra el coronavirus" por las condiciones de insalubridad que lleva tiempo denunciando como vertidos de aguas fecales en los alrededores de La Purísima y la falta de limpieza que genera sarna y otros problemas de piel en los niños.

No obstante, considera que el traslado de estos 150 chicos para descongestionar La Purísima es un primer paso para romper con el abandono al que estaban sometidos por la administración del Partido Popular.

Prodeintambién se suma a las reivindicaciones de SolidayWheels, No NameKitchen y Red Melilla, que lamentan que, aunque se ha habilitado la mezquita del cementerio musulmán y el pabellón deportivo Lázaro Fernández, todavía haya personas viviendo en la calle, "personas sin hogar, algunos menores de edad y otros mayores, que pueden ser hostigadas por las autoridades que tienen el deber de multar a quien no se quede en casa". Entre estas personas se encuentran los ciudadanos marroquíes que quedaron atrapados en la frontera de Beni Enzar cuando la pasada semana Marruecos cerró el acceso de forma unilateral por cualquier paso terrestre.

Más noticias de Política y Sociedad