Público
Público

Menores no acompañados en Ceuta La repatriación de menores marroquíes en Ceuta encalla a falta de un plan conjunto entre Administraciones

Después de más de 200 entrevistas, Save the Children detecta un alto nivel de vulnerabilidad entre los chicos y muy pocos dispuestos a volver con sus familias. Más de mil siguen en condiciones deplorables en espacios improvisados, de los que hay constantes fugas, y durmiendo en las calles de la ciudad casi un mes después de la crisis fronteriza.

Menores marroquíes en las naves del Tarajal
Un niño marroquí llegado a nado a Ceuta, en las naves del Tarajal, improvisado alojamiento de cientos de menores no acompañados tras la crisis fronteriza con Marruecos del 17 al 19 de mayo de 2021. Jon Nazca / Reuters

"La principal intención es que todos vuelvan a sus hogares porque es donde los niños están mejor, con sus familias", dijo la delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, dos semanas después de la crisis diplomática entre Marruecos y España. Más de 10.000 personas habían entrado de forma irregular —hasta que se dejó de contar—, sin ningún control por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes. Entre 2.000 y 3.000 eran menores, de los que más de mil siguen hoy en el enclave español en el norte de África, a pesar de las numerosas devoluciones en caliente de niños que ahora investiga la Fiscalía de Ceuta.

Ese era el deseo del Ejecutivo central, que todos volvieran, y lo sigue siendo, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Ceuta. Pero la realidad parece avanzar por el camino opuesto. El número de niños que actualmente ha pasado por el sistema de protección de la infancia de la Administración ceutí sobrepasa con creces sus recursos, tanto materiales como de infraestructuras y de personal especializado.

La situación es "insostenible", según ha recordado este jueves el presidente de la ciudad, Juan Jesús Vivas (PP). Ha insisto en que Ceuta, con menos de 20 kilómetros cuadrados de extensión, no puede hacerse cago en solitario de más de mil menores llegados entre los días 17 y 20 del pasado mes.

El Gobierno de Ceuta ha recurrido al apoyo de la ONG Save the Children para el complejo y minucioso proceso de estudio individualizado de los casos de los menores que llegaron durante la crisis diplomática. Es un podrecimiento necesario tanto para iniciar los trámites de repatriación o reagrupación familiar como de acogida y tutela por parte de la ciudad con las garantías que establece la ley. El Área del Menor de Ceuta confirma que aún no se ha tramitado ninguna guarda ni tutela de los menores llegados entre el 17 y el 19 de mayo.

Detectan gran vulnerabilidad entre los entrevistados

Después de más de 200 entrevistas a niños de 11 a 17 años, la ONG confirma a Público que ha detectado una abrumadora mayoría de casos de alta vulnerabilidad, numerosos perfiles que reúnen requisitos para pedir asilo y que el porcentaje de menores que ha manifestado su deseo de regresar con su familia es ínfimo: apenas diez casos. También apuntan que la media de edad es bastante más baja que la que suelen encontrarse en frontera sur.

La falta de cooperación de Marruecos también está lastrando cualquier proceso de reagrupación familiar

Con este balance, aunque quedan cientos de entrevistas por realizar, la ONG apunta que el interés superior del menor, que es lo que se busca proteger en este procedimiento, no parece pasar por la reagrupación con sus familiares. El Área del menor de Ceuta también recuerda que el 90% de las familias contactadas han rechazado que sus menores vuelvan a Marruecos y que las familias que han enviado documentación para su identificación son unas pocas decenas. Por eso, Save the Children pide que empiece a perfilarse un "plan b" a la improbable devolución.

Fuentes del Gobierno ceutí y del central, así como de la Fiscalía de Ceuta apuntan que las repatriaciones son imposibles por el momento y serán complicadas en el futuro. Advierten de que Marruecos, pese a decir públicamente que está muy interesado en que sus menores vuelvan, no lo está facilitando. Según el Gobierno de Ceuta, se han frustrado al menos tres reagrupaciones previstas porque los gendarmes marroquíes no han permitido a los padres acudir a recoger a sus hijos en la frontera, que sigue cerrada.

Por el momento, ni los informes individuales elaborados por Save the Children o por el personal del Área de Menores de Ceuta está llegando a la Fiscalía de Menores, que se centra ahora en la realización de pruebas de determinación de la edad para los casos dudosos. Son alrededor de 200 los expedientes incoados, informa este departamento.

Comienza el reparto regional de 200 menores acogidos

Mientras se trabaja en una alternativa que ninguna de las fuentes, locales o estatales, ha podido perfilar, la emergencia humanitaria continua en la ciudad sin ningún paliativo.

Los traslados acordados a otra regiones no alivian la emergencia humanitaria en la Ciudad

Este viernes comienzan los primeros traslados de los 200 menores que el Gobierno central acordó repartir entre 16 comunidades autónomas, apunta el Gobierno Ceutí. Serán los once chicos asignados a Baleares. La próxima semana está previsto el traslado de los 18 que irán a Andalucía y de los cinco que acogerá La Rioja, según fuentes del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, que logró que se alcanza este pacto días después del inicio de la crisis para descongestionar los centros de acogida de Ceuta.

Sin embargo, fuentes del Gobierno Ceutí insisten en que esta medida no alivia en absoluto la situación. Mientras no haya una alternativa, más de 860 niños están alojados en los espacios improvisados de las naves en desuso del Tarajal, los barracones prefabricados del albergue de Piniers e instalaciones deportivas acondicionadas de urgencia.

La cifra de acogidos va fluctuando debido a las fugas constantes, apunta la ciudad. Se deben a la falta de recursos y a las malas condiciones que también ha podido comprobar la Fiscalía de Menores ceutí. La pasada semana, un chico marroquí de 16 años se cayó desde el tejado de una de las naves del Tarajal, una altura de nueve metros, y tuvo que ser ingresado de urgencia en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz. Con un politraumatismo craneal y policontusiones, su estado es grave.

Más noticias