Público
Público

Metro Madrid La Comunidad de Madrid inaugura una estación de metro construida hace 20 años

Tras dos décadas cerrada, la estación se pondrá en marcha el próximo próximo 23 de marzo y "beneficiará a más de 220.000 vecinos de los barrios de Valdezarza, El Pilar, Peñagrande, Lacoma y Arroyofresno", ha asegurado Ángel Garrido.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, en el acceso a la nueva estación, junto a Rosalía Gonzalo.

público


El 29 de marzo de 1999, los trenes recorrieron por primera vez las seis nuevas estaciones de Metro que Alberto Ruiz-Gallardón había puesto a disposición de la ciudadanía, la denominada Línea 7. Antonio Machado, Peñagrande, Avenida de la Ilustración, Lacoma, Pitis y Arroyo del Fresno. Está última, terminada en el 99, no ha sido inaugurada ni puesta en servicio debido a las pocas edificaciones que se encontraban entonces en la zona del conocido barrio de Mirasierra, distrito de Fuencarral-El Pardo. Una auténtica estación fantasma por la que los trenes transitan sin inmutarse dirección Pitis o Lacoma.

La estación pronto fue renombrada como Arroyofresno, no se sabe muy bien los motivos. Sus instalaciones, aún cerradas, comenzaron a ser objetivo de actos vandálicos, pintadas y múltiples destrozos, además de ser la vivienda para muchos mendigos de la zona que han utilizado los techos de la estación fantasma durante dos décadas como techo donde resguardarse del frío.

Ángel Garrido anunció este miércoles que la estación Arroyofresno se abrirá definitivamente el próximo 23 de marzo

En estos 20 años varios políticos han anunciado su apertura, quizá porque el barrio ha ido creciendo en sintonía con el precio de la vivienda en la zona centro.  Si nada lo impide, su apertura será inminente. Concretamente el próximo 23 de marzo. Así lo anunció este miércoles el presidente de la Comunidad de Madrid, el popular Ángel Garrido, acompañado de la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo.

En 1999, el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, Luis Eduardo Cortés (PP), tomó la decisión de que la estación Arroyo del Fresno permaneciera cerrada “para evitar deterioros”. El popular explicaba entonces que “la estación está prácticamente finalizada, igual que todas las demás de la línea. Sólo he ordenado que no se instalen los remates finales”. Según el consejero, no tenia sentido abrir una estación en una zona despoblada “para convertira en cualquier cosa desagradable”.

Durante la inauguración de la línea, aquel 29 de marzo, Gallardón y Cortés hicieron un alto en la estación para anunciar que Arroyo del Fresno se abriría a los usuarios a finales del 2000, principios del 2001. Pero nunca ocurrió.

Arroyofresno, una estación fantasma

En declaraciones recogidas por el diario El País, el presidente de la Asociación de Vecinos Arroyo del Fresno, Jaime Alonso-Iñarra, asegura que "se ha contado muchas veces que la estación se iba a abrir, pero no tenía sentido mientras no había población en esa zona, que estaba vallada y a la que no se podía acceder”.

En 2015, el debate volvió al plano político de la mano de la expresidenta regional Cristina Cifuentes, que prometió en su programa electoral la apertura de la estación. La promesa quedó incumplida, pero aseguró que la apertura tendría lugar entre 2018 y 2019. Su Consejero de Transportes, Pedro Rollán, se aventuró a asegurar que la apertura llegaría en 2017.

Ángel Garrido, que tomó el relevo de Cifuentes tras su dimisión por el polémico 'caso Máster', ha asegurado que, ahora sí que sí, "la estación se pondrá en marcha el próximo próximo 23 de marzo y beneficiará a más de 220.000 vecinos de los barrios de Valdezarza, El Pilar, Peñagrande, Lacoma y Arroyofresno", ha asegurado en Twitter.

"Hemos invertido 4,9 millones en esta ampliación de la línea 7. Cumplimos”, afirmó este miércoles Garrido. Una cuantiosa inversión para una obra que, ya en 1999, y como aseguró entonces Luis Eduardo Cortés, estaba "prácticamente finalizada" a falta de instalar "los remates finales". Pero lo que hace 20 años eran ligeros remates, ahora hay que sumar los daños del vandalismo, el deterioro de las infraestructuras, el arreglo de las puertas que ya no existen, las escaleras mecánicas que ya no funcionan y las conexiones peatonales inexistentes en la zona.

Más noticias de Política y Sociedad