Público
Público

Migración La Policía desaloja a unos 200 migrantes del muelle de Arguineguín sin ofrecer ningún recurso de acogida

A última hora de la noche fueron trasladados a un complejo de bungalós de Maspalomas por orden de Migraciones.

Un grupo de migrantes sentados frente a la Delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria.
Un grupo de migrantes sentados frente a la Delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria. Elvira Urquijo A. / EFE

Agencias

La Policía ha desalojado este martes a unas 200 personas que se encontraban en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria). Los agentes sacaron del campamento de la Cruz Roja al grupo de migrantes, de origen marroquí, sin proporcionarles ningún lugar donde pernoctar ni al que ir. A última hora de la noche, por orden de la Secretaría de Estado de Migraciones y el Gobierno canario, fueron finalmente trasladados en autobuses a un complejo de bungalós de Maspalomas.

"No tenemos a dónde ir", "no sabemos dónde pasaremos la noche", habían denunciado a la agencia Efe algunos de los migrantes al verse en la calle. Pedían el favor de que les permitieran llamar a sus familiares (algunos en España) para avisarles de que habían cogido una patera, de que ya están en Canarias y de que, en su caso, se encuentran bien. Aseguraban además que llevaban cinco días en Arguineguín, que solo han comido una vez este martes y que ninguno ha podido ducharse en los últimos 15 días.

El grupo pasó toda la tarde frente a la Delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria, donde fueron trasladados en autobuses dispuestos por el Ayuntamiento de Mogán tras ser sacados del campamento del muelle de Arguineguín. "Han sido puestos en la calle sin ningún tipo de recursos, los han dejado fuera sin comida, bebida ni destino al que ir, alrededor de las 16.00 horas", denunció el concejal de Seguridad de Mogán, Mencey Navarro.

No fue hasta última hora cuando la Secretaría de Estado de Migraciones dio instrucciones para que se recogiera a los migrantes y fueran trasladaos a plazas del sistema de acogida en Canarias. "Las personas que han abandonado el muelle de Arguineguín no han sido derivadas como es habitual al sistema de acogida como solución puntual ante la alta ocupación de las instalaciones. Se están realizando los trámites para reubicarlos en el sistema de acogida", había asegurado anteriormente el Ministerio del Interior sobre lo ocurrido en un comunicado al ser preguntado por los periodistas.

El desalojo ha cogido por sorpresa a las principales instituciones de Canarias, la primera de ellas el Ayuntamiento de Mogán. Esta misma tarde, la alcaldesa de la localidad, Onalia Bueno, se ha quejado en el mismo muelle de que nadie le había dado una explicación en la Delegación del Gobierno y denunciaba que había sido ella quien ha informado de la situación al presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que a través de Twitter también pidió explicaciones al Ejecutivo central.

Los desalojados permanecieron en la Plaza de la Feria, un céntrico enclave de Las Palmas de Gran Canaria donde se encuentra la Delegación del Gobierno y el Consulado de Marruecos. La mayoría estuvo con las mismas sudaderas negras, las mascarillas puestas y sus móviles como únicas pertenencias. Hasta el lugar se desplazaron varios representantes de ONG así como vecinos, que les levaron agua, fruta y algo más de comida.

Denuncias de hacinamiento

El campamento de Arguineguín comenzó este martes con más de 2.000 personas acogidas en precario en sus instalaciones, mientras las embarcaciones de Salvamento Marítimo seguían trayendo nuevos rescatados al puerto (más de 500, hasta la tarde de este martes).

Ello ha agravado las condiciones de hacinamiento que vienen denunciando desde hace tiempo organizaciones como Human Rights Watch, el propio Gobierno de Canarias, el Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento de Mogán o el juez que supervisa el Centro de Internamiento para Extranjeros de la isla, Arcadio Díaz Tejera.

Tras lo ocurrido con el grupo de desalojados, Interior ha recordado que la legislación española no permite retener a los migrantes que no sean derivados a un centro de internamiento de extranjeros más allá de 72 horas, plazo en el que se les toma la filiación y, en el contexto actual de pandemia, se les hacen las pruebas de covid. 

Solo en caso de haberse dictado sobre ellos una cuarentena o una restricción de movilidad por razones sanitarias se les podrían impedir abandonar el campamento de Arguineguín tras las 72 horas, aseguran desde Interior. Sin embargo, tanto HRW como el juez Díaz Tejera han denunciado que cuentan con testimonios directos de personas que han pasado en el muelle hasta 24 días, durmiendo sobre el suelo.

Más noticias de Política y Sociedad