Público
Público

Migraciones 665 migrantes han muerto o desaparecido intentando llegar en patera a España en 2019

La organización Caminando Fronteras alerta de un aumento en la mortalidad en las rutas pese al descenso de un 50% en las llegadas de personas migrantes en lo que va de año. La ruta más mortífera es la del mar del Alborán con 246 víctimas, seguida de cerca por la de Canarias, que ha repuntado con fuerza tras las última políticas de control migratorio.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2

Un grupo de migrantes rescatados de pateras por Salvamento Marítimo, a bordo del barco de rescate en el puerto de Málaga.- REUTERS/JON NAZCA/ ARCHIVO

Durante este año han muerto o desaparecido 665 personas migrantes cuando intentaban llegar a las costas españolas, según la ONG Caminando Fronteras. Son datos del monitoreo anual sobre el derecho a la vida en las rutas migratorias de acceso a España que la organización realiza a partir de las alertas que recibe de embarcaciones a la deriva en aguas del Mar de Alborán, del Estrecho de Gibraltar o de aguas próximas a Canarias.

La cifra es notablemente superior a las de las estadísticas oficiales. Concretamente, según la Organización Internacional para las Migraciones, en lo que va de 2019 se han registrado 425 muertos o desaparecidos, cuando el año anterior contabilizó 744. Pese al descenso en el balance de fallecidos, Caminando Fronteras alerta del aumento de la tasa de mortalidad en las travesías, ya que el número de llegadas de 2019 se ha reducido a la mitad respecto a 2018, por lo que hay más fallecidos o desaparecidos en proporción a las personas que intentan llegar a las costas españolas

De las 655 víctimas documentadas por Caminando Fronteras este año, 518 desaparecieron en el mar y solo 137 cadáveres fueron recuperados, lo que implica que ocho de cada diez personas fallecidas son desaparecidas.

Gran parte de ellas, precisa la organización, pertenecen a doce embarcaciones que a lo largo del año desaparecieron en el mar sin dejar rastro de todas las personas que iban a bordo. "Ello resulta una situación extremadamente dura para los familiares de las víctimas que, al perder los cuerpos de sus seres queridos y ante la falta de reconocimiento por parte de los estados, eternizan su dolor y nunca acaban por realizar el duelo", declara su portavoz Helena Maleno.

Casi un 16% de las víctimas documentadas son mujeres, 104 en total, mientras que también perecieron 54 niños y niñas perdieron la vida. "Pese a que desde el Ministerio del Interior español afirman haber reducido las muertes, las cifras de Caminando Fronteras confirman que la mortalidad ha aumentado con respecto a 2018. Las políticas migratorias de la militarización fronteriza y el desmantelamiento de Salvamento Marítimo han reducido en un 50,07% las llegadas de personas migrantes, pero la mortalidad en la zona es incluso
mayor" aclara Maleno, que precisa que "cerramos otro año con centenares de víctimas en nuestras costas que son responsabilidad de la necropolítica estatal en las fronteras".

Por rutas, la más mortífera es la del mar del Alborán con 246 víctimas, seguida por la de Canarias con 228, el Estrecho con 146 y la ruta argelina con al menos 35 personas fallecidas. Caminando Fronteras también ha registrado víctimas de 19 países, desde India a Angola o Marruecos, pasando por Yemen. "La tragedia alcanza cotas internacionales mientras los gobiernos miran para otro lado", dicen
desde la organización, que completa la lista con fallecidos de Birmania, Bangladesh, Pakistán, Etiopía, Eritrea, Chad, Camerún, República Democrática del Congo, Argelia, Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea Conakry, Guinea Bissau y Costa de Marfil.

"La militarización de las fronteras y el negocio de esta industria han hecho que las mafias se refuercen en rutas más peligrosas para los migrantes, como la canaria, que ha repuntado en llegadas y en naufragios. Mientras, los servicios de rescate operan menos en estas zonas y sufren una grave precariedad que también está costando vidas", puntualiza Maleno.

Más noticias en Política y Sociedad