Público
Público

Migraciones El Gobierno olvida 'el espíritu del Aquarius': rechaza la oferta de Valencia e insiste en devolver a los migrantes del pesquero a Libia

El Gobierno desoye la oferta de la Generalitat valenciana para acoger a los náufragos, mientras que varios eurodiputados piden a la Unión Europea que permita desembarco del barco español en puerto seguro. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Migrantes en un bote de goma en el Mar Mediterráneo. / REUTERS (ARCHIVO)

¿Qué va a pasar con los 12 migrantes recogidos por el pesquero español Nuestra Madre de Loreto el pasado domingo? Nadie lo sabe, lo único claro es la disparidad de posturas de unos y otros y mientras tanto la situación del barco, con 14 tripulantes y 12 inmigrantes a bordo, se enquista. Por un lado, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, aseguraba este miércoles que el Gobierno está trabajando "de forma intensa" para que Libia se haga cargo en alguno de sus puertos de los doce migrantes que fueron rescatados por un pesquero de Santa Pola (Alicante).

El problema es que los migrantes no quieren regresar a Libia bajo ningún concepto. De hecho, en declaraciones a el diario El País, uno de ellos ha declarado que prefiere antes la muerte. Allí las condiciones son durísimas para los migrantes: esclavitud, torturas, chantajes y malos tratos, entre otras cosas.

Pero al Gobierno eso parece darle igual —lejos quedan los días del Aquarius— y tras asistir a la toma de posesión del cargo por parte del nuevo jefe de la comisaría provincial de Valencia, Ignacio del Olmo, Fulgencio admitía que las negociaciones con el Gobierno libio "avanzan con lentitud para lo que es el deseo de España", pero "se está en contacto permanente con el armador y el patrón del barco".

Con estas palabras de Fulgencio, desoye así la oferta de la Generalitat Valenciana para acoger a los doce inmigrantes en el puerto de Valencia. La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, señaló este miércoles: "Si no hay respuesta de un puerto más cercano, espero que el Gobierno ponga a salvo a todas las personas que están en ese barco".

El delegado del Gobierno afirmaba que España "no puede plantearse cualquier otra opción" que no sea la acogida en Libia de estos migrantes, "porque se trata de un rescate en alta mar, hablamos de náufragos, y las leyes marítimas señalan que han de ir a un puerto seguro en la zona de afectación del país, en este caso Libia".

Preguntado por el ofrecimiento de la Generalitat Valenciana para la acogida de los doce inmigrantes, Fulgencio aseguraba entender "perfectamente" esta postura, pero que "lo que ha de hacer el Gobierno de España es cumplir la normativa internacional".

También ha terciado en la polémica el segundo patrón del pesquero Nuestra Madre Loreto: ha opinado que el Gobierno de España "no quiere saber nada de nosotros". 
En declaraciones telefónicas a Efe, Vicente Sempere, segundo del patrón, ha manifestado que desconocen que haya avances en las negociaciones para que el pesquero pueda llegar a tierra cuanto antes, y ha añadido que "nadie" se ha interesado por ellos.

A última hora de la tarde, ocho eurodiputados de izquierdas y ecologistas instaron  a la Unión Europea a que permita al pesquero español desembarcar en un puerto seguro de la UE.

Los eurodiputados alertaron en un comunicado de que la UE está "a punto de asistir a una nueva tragedia en el Mediterráneo" por la situación del pesquero, al que hasta la fecha ningún país comunitario ha permitido atracar.

Por ello, pidieron a la Comisión Europea adoptar una postura clara y facilitar una solución urgente.

Según los parlamentarios, es "probable que se estén llevando a cabo negociaciones para proceder a la devolución a Libia de los inmigrantes rescatados, que podrían necesitar protección internacional".

Recordaron que, según la Alta Comisaría de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Comisión Europea, Libia no es un país seguro al no haber firmado la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados y, por tanto, no puede ser el lugar de desembarco.


Más noticias en Política y Sociedad