Público
Público

La mortalidad por cáncer es ya superior a la de las enfermedades cardiacas en España

Casi 70.000 hombres murieron por esta causa, frente a los 53.487 que perdieron la vida por una enfermedad cardiaca. En mujeres sigue siendo superior la muerte por problemas de corazón.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Una mujer pasea con un cigarrillo en la mano. El tabaco es una de las principales causas de la aparición del cáncer/EUROPA PRESS

MADRID.- La mortalidad por cáncer en España ya es superior a la de las enfermedades cardiacas, según un estudio sobre la carga de las enfermedades cardiovasculares en Europa en 2016, publicado en el 'European Heart Journal'.

Y es que, a pesar de que el cáncer representa menos de la mitad del número de muertes que las enfermedades cardiovasculares en el conjunto de Europa, en Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Eslovenia, Reino Unido y España han fallecido más hombres por cáncer que por patologías cardíacas.

"Estas cifras ponen de manifiesto las grandes desigualdades entre los países europeos en las muertes por enfermedades cardiovasculares. Los 12 países en los que el cáncer ha superado a las patologías del corazón se encuentran en Europa Occidental, y nueve de ellos son miembros de la UE desde antes de 2004, por lo que el mayor número de muertes por enfermedades cardiovasculares se producen en los países de Europa del Este", ha explicado el investigador principal, Nick Townsend.

España es el segundo país, por detrás de Francia, en el que las muertes por cáncer han superado a las de los accidentes cardiovasculares. En concreto, en el año 2013 fallecieron 67.711 hombres por esta causa, frente a los 53.487 que perdieron la vida por una enfermedad cardiaca.

El progreso "no es uniforme" en todo el continente

De este modo, "aunque hemos visto avances en toda Europa en la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares -lo que ha provocado una disminución de la mortalidad-, es evidente que tal progreso no es uniforme en todo el continente y que sólo se ha hecho en la Europa Occidental", ha recalcado el investigador.

De hecho, las desigualdades entre los países europeos pueden verse en el porcentaje de muertes por enfermedades cardiovasculares y las tasas estandarizadas por edad de muerte (ASDR). Así, de las 3,8 millones de muertes que se produjeron en los países que en 2014 eran miembros de la Unión Europea, el 33 por ciento de ellas fueron causadas por enfermedades cardiovasculares (1,3 millones), comparado con el 38 por ciento de las muertes que ocurrieron en los países que se adhirieron a la UE después del año 2014 (1,9 millones) y el 54 por ciento de las muertes en los países que están fuera de la Unión Europea.

Además, por primera vez, los investigadores también han analizado el número de años de vida perdidos por muerte por enfermedad cardiovasculares o los años vividos con discapacidad. En concreto, Ucrania, Rusia, Bulgaria, Bielorrusia y Letonia fueron en 2012 los países con el índice más alto de número de años de vida perdidos como consecuencia de una patología cardiovascular, mientras que los que contaban con la tasa más baja eran Luxemburgo, Chipre, Irlanda, Islandia e Israel.

"Necesitamos más investigaciones sobre los motivos por los que algunos países están teniendo mejores resultados que otros. Además, necesitamos que se mejoren los datos sobre el número de nuevos casos de enfermedades del corazón y de pacientes que viven con ellas en toda Europa. Esto ayudaría a las personas que trabajan en la sanidad pública a identificar las áreas problemáticas y diseñar mejores estrategias de prevención y tratamiento", han zanjado los expertos.