Público
Público

Muere un hombre en un centro de salud de Almería en el que no había médicos para atenderle

El enfermo, de 76 años, llegó al ambulatorio de Olula mientras sufría un infarto, pero los facultativos del centro se encontraban fuera atendiendo otra urgencia. El Servicio Andaluz de Salud está investigando los hechos. 

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 12

Foto de archivo de una ambulancia del Summa 112. / EFE

Un hombre de 76 años identificado como G.S.U. ha fallecido en el centro de salud de Olula del Río (Almería) al que llegó en estado de "inconsciencia" y con dificultades para respirar acompañado de su hijo después haber esperado "unos 20 minutos" a ser atendido por un médico sin que llegara a ser explorado ante la ausencia de facultativos en el ambulatorio.

Así lo ha indicado su familia, que ha presentado una reclamación ante el Servicio Andaluz de Salud (SAS) para denunciar la situación vivida el pasado 21 de diciembre, cuando el enfermo falleció. "No buscamos dinero, lo que queremos es que se solucione esta situación que vivimos en el pueblo", ha indicado a Europa Press una portavoz de la familia, quien ha incidido además en la falta de diligencia del celador del centro a la hora de atender al paciente.

En su escrito, registrado esta misma semana y consultado por Europa Press, la familia relata cómo sobre las 11.10 horas del pasado sábado el hijo del afectado se presentó en el servicio de urgencias del centro de salud de Olula con el afectado, quien "aparentemente" sufría un infarto, ya que padecía del corazón.

Así, el hombre entró en el ambulatorio -inaugurado el pasado mes de septiembre- y pidió "ayuda" así como una silla de ruedas para su padre, quien se encontraba "inconsciente" en el coche, ante lo que la celadora del centro, "impasible ante la situación", le indicó que "no hay sillas disponibles".

De este modo, el hijo del afectado tomó una camilla que había visto y, con la ayuda de un desconocido que pasaba por la puerta, subió a su padre en ella, para una vez dentro volver a pedir asistencia médica, según su versión.

Fue entonces cuando la celadora le comunicó que no había "ningún facultativo" en el centro de salud que pudiera ayudarle, por lo que le instó a ir "al centro de salud de Macael" ubicado a "unos tres kilómetros de distancia". No obstante, ante la situación del afectado "agonizando y casi sin poder respirar", el hijo del enfermo le exigió que llamara a un médico.

"Tengo un hombre aquí que se me está muriendo, tiene que venir ya"

"Al ver que no es capaz de comunicarle la gravedad de la situación, le quito el teléfono y yo personalmente le digo al médico: tengo un hombre aquí que se me está muriendo, tiene que venir ya", recoge el escrito, quien ante la falta de presencia de facultativos, exigió nuevamente que llamara al doctor, si bien la celadora estaba "perdida" y "bloqueada".

Con esto, y de acuerdo con la versión de los allegados, no fue hasta las 11.30 horas -momento en el que el hombre seguía con vida, según afirman- cuando vieron pasar una ambulancia por la puerta del centro de salud, aunque la misma no se paró por lo que "un señor que se encontraba en el centro cogió su coche y fue en busca de los facultativos, metiéndose dentro de la casa donde estos se encontraban".

"Sobre las 11.40 horas el médico y la enfermera llegaron, pero mi padre ya hacía cinco minutos o más que había dejado de respirar, con lo que lo único que pudieron hacer es certificar su muerte", lamentan en su reclamación, en la que denuncia la "falta de servicios para atender a la población" así como la falta de acción de la celadora, quien "debería haber llamado al 061 y así podría haber ido otro equipo médico al centro".

"Ella era la responsable del centro en ese momento", han insistido al creer que no estuvo "a la altura" del puesto toda vez que el equipo médico se encontraba fuera del ambulatorio.

Atención a cinco municipios

La portavoz de la familia ha incidido que el centro, además de atender las urgencias de un municipio de cerca de 10.000 habitantes, también presta atención a otros "cinco pueblos más, como Somontín, Sierro, Suflí, Purchena y Urrácal". "De esas Urgencias dependen muchos pueblos de alrededor, no podemos estar solo con un equipo médico", han alertado.

La familia pide que se actúe para evitar situaciones similares

Aunque los propios allegados admiten que no podrán saber si de haber sido atendido su familiar aún seguiría con vida, sí han exigido que se actúe para evitar una situación similar. Con esto, han recordado que el hombre "murió en un pasillo de urgencias del centro de salud, ante la incompetencia de un celador que no supo actuar" y tras haber "rogado la ayuda de un médico que nunca llegó a tiempo".

En esta línea, han recordado la avanzada edad de buena parte de los vecinos de la zona que pueden precisar asistencia médica o aquellos casos en los que un tratamiento es urgente. "Si llega una persona que necesita un medicamento por una reacción alérgica y no se le pincha puede morir. Esto no puede ser", han remarcado.

El Servicio Andaluz de Salud investiga los hechos

El Servicio Andaluz de Salud, a través del Área de Gestión Sanitaria Norte de Almería, ha abierto una investigación interna para esclarecer la muerte del hombre.

El delegado territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía en Almería, Juan de la Cruz Belmonte, ha explicado que en el momento en el que el paciente llegó al centro de salud, el equipo médico había salido a realizar una atención médica fuera del centro, tras lo que se produjo un "fallo de coordinación" con la persona que había a cargo del ambulatorio.

"Se va a realizar una investigación en profundidad y se van a citar a todos los implicados en el proceso", ha asegurado el delegado, quien ha constatado que el pasado sábado 21 de diciembre había de guardia un equipo médico, si bien entre semana son más los equipos disponible.

En esta línea, ha asegurado que el Gobierno andaluz tiene como "prioridad" el "reforzar" e "incrementar" el número de facultativos en los centros de salud a lo largo de 2020. "Queremos meter más médicos, pero hay dificultades para la contratación", ha dicho Belmonte, quien ha recordado que la proximidad de Murcia a esta área sanitaria lleva a muchos profesionales a la región vecina, donde hay más recursos económicos para las guardias y "menos presión asistencial".

Más noticias en Política y Sociedad