Público
Público

Una mujer se suicida después de que sus compañeros de trabajo difundieran un vídeo sexual de hace cinco años

Verónica, casada y madre de dos hijas, se quitó la vida el sábado después de que las imágenes que habían estado circulando por casi todos los trabajadores de la fábrica llegaran a su marido.

Publicidad
Media: 3.22
Votos: 18

Fábrica de camiones de Pegaso-Iveco en Madrid.

Verónica, una mujer de 30 años, casada, madre de dos hijas y trabajadora de la fábrica de camiones de Pegaso-Iveco en Madrid, se quitó la vida este sábado después que sus compañeros de trabajo compartiesen de forma masiva un un vídeo sexual que la mujer se grabó hace cinco años.

Según ha informado este martes el programa Espejo Público de Antena 3, los hechos se sucedieron desde el pasado lunes, cuando numerosos trabajadores de Verónica comenzaron a difundir de forma masiva las imágenes de un vídeo de contenido sexual que se había grabado hacía cinco años, antes de que se hubiera casado. La planta donde trabajaba Verónica cuenta con más de 2500 personas contratadas.

La mujer se enteró de que el vídeo estaba circulando entre sus compañeros a mediados de semana, pero no fue hasta el viernes cuando su marido recibió el vídeo. En cuanto se enteró, Verónica decidió abandonar su puesto de trabajo, ya que estaba sufriendo una grave crisis de ansiedad. Y el sábado decidió quitarse la vida.

Dos compañeros de la fallecida pertenecientes al sindicato CGT y entrevistados por el programa de televisión han asegurado que la mujer estaba sufriendo una gran presión durante esos días, que quería que la historia pasase y que la gente dejara de hablar cuanto antes del asunto. Sin embargo, no tenía pensado denunciar. "El viernes se puso muy nerviosa y se fue de la fábrica porque no aguantaba la presión. Ella quería que la gente dejase de hablar del tema cuanto antes y volver a estar tranquila. No pensaba denunciar", afirmaba una compañera.

Los miembros del sindicato se han mostrado muy críticos con el comportamiento de todos los que se han visto involucrados en la difusión del vídeo: "Es un tema de responsabilidad personal de todos y cada uno de los compañeros de Verónica. Tanto los que recibieron el vídeo, los que lo difundieron, los que lo vieron. También por parte de la empresa, por no haber sabido atajarlo".

"Había miradas, gente que iba a verla al lugar de trabajo para ver quién era, sintió mucha presión, habló incluso con Recursos Humanos. cuando el marido se enteró de que el vídeo estaba circulando, a ella se le cayó el mundo encima", ha destacado un compañero de Verónica sobre la situación de acoso e indefensión sufrida y que le llevó a decidir quitarse la vida.

Más noticias en Política y Sociedad