Público
Público

Murcia Ecologistas en Acción advierte que la crisis del Mar Menor podría llegar al Mediterráneo

La ONG asegura que las medidas del proyecto Vertido Cero son "escasas y débiles" y reclama una acción más contundente.

Miles de peces y crustáceos aparecieron muertos en el Mar Menor por la gota fría. / EFE

europa press

La organización Ecologistas en Acción valora positivamente el diagnóstico que recoge la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto de 'Análisis de soluciones para el objetivo de vertido cero al Mar Menor proveniente del Campo de Cartagena', que subraya que el origen agrario de los nutrientes es la causa de la crisis eutrófica de la laguna, "frente a lo que ya no caben más actitudes negacionistas" ni del sector ni del Gobierno regional.

El estudio constata, asimismo, "el generalizado incumplimiento en la gestión del agua", competencia de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), así como en el control de las actividades agrarias, competencia de la Comunidad Autónoma. Sin embargo, tal como ha señalado la coordinadora del área de Aguas de Ecologistas en Acción, Julia Martínez, las medidas de cambio de modelo productivo del proyecto Vertido Cero son "escasas y débiles", limitándose al control y seguimiento "pero sin implantar límites legales más restrictivas a escala de parcela agraria o explotación ganadera".

Tampoco se incluyen medidas concretas para eliminar los 15.000-20.000 regadíos ilegales que existen en el Campo de Cartagena "ni de imponer sanciones ejemplares ni revertirlo a la situación previa". Por lo que opinan que, de no hacer cambios "reales", la situación del Mar Menor se podría trasladar en unos años al Mediterráneo.

En definitiva, Ecologistas considera que las principales actuaciones del proyecto son "convencionales y están ancladas en el pasado", que giran en torno a nuevas obras hidráulicas "que ignoran la importancia de mantener y recuperar la funcionalidad de la dinámica hidrológica natural".

A juicio de la organización, "es un proyecto temerario en las medidas que pretende ejecutar, por la magnitud de las incertidumbres que rodean a tales medidas y que afectan a su eficacia, a la viabilidad de su funcionamiento, dados los elevados costes de explotación y mantenimiento, que no han sido incorporados al proyecto, y a la gravedad de los daños ambientales que potencialmente podrían generar".

Según la organización, así se evidencia en la distribución del presupuesto, porque de un total de 21 actuaciones y algo más de 600 millones de euros de presupuesto total de inversión, solo cuatro de las actuaciones, consistentes en obras hidráulicas, se llevan más de 300 millones, la mitad del presupuesto. Mientras solo se dedica el 2 por ciento a la recuperación de espacios litorales y el 0,7 por ciento a la mejora de la fertilización y a la adaptación del modelo productivo.

"Esta distribución de presupuesto hace caso omiso a la responsabilidad del insostenible modelo agrario en el origen de la crisis eutrófica que viene sufriendo el Mar Menor", advierte la coordinadora de Aguas de Ecologistas, que duda que el proyecto sea "ambientalmente eficaz" y recuerda que el objetivo debe ser "evitar la entrada de nutrientes a la laguna con medidas de prevención en origen y soluciones basadas en la naturaleza de la cuenca, no en dirigir las actuaciones hacia la disponibilidad del agua para el regadío".

En su opinión, las principales actuaciones, centradas en la captación de agua, impulso hasta infraestructuras del Mojón y Arco Sur, desalobración, generación de agua para riego, desnitrificación y vertido al Mediterráneo, constituyen medidas de "final de tubería" con "pocas garantías de resolver los problemas" y pone en dudas que estas obras hidráulicas entren realmente en funcionamiento.

"Incluso si las obras funcionan en condiciones óptimas, supondrán el vertido de 2.125 toneladas anuales de nitratos al Mediterráneo", Ecologistas en Acción

Además, puede suponer que, ante cualquier accidente o avería, las obras no funcionen, "de forma que los nutrientes iniciarán procesos de eutrofización, en caso de llegar al Mediterráneo, o agravar los ya existentes si llegan al Mar Menor". Incluso si las obras funcionan en condiciones óptimas, supondrán el vertido de 2.125 toneladas anuales de nitratos al Mediterráneo, "afectando al LIC marino y degradando sus hábitats, incluyendo la pradera de Posidonia oceánica, lo que podría dar lugar también a sanciones europeas".

Reducir superficie de regadío y prevención

Ecologistas señala que se repiten soluciones que ya han fracaso en el pasado cuando la clave está en la reducción de superficie de regadío, de la franja más cercana al Mar Menor, así como la eliminación de uso agrario intensivo al sur de la AP-7 hacia la laguna, medidas más ambiciosas para impedir la contaminación y mayor prevención en origen "a fin de crear una alfombra de trampa de nutrientes para impedir su entrada al Mar Menor".

Medidas e indicaciones que pusieron en conocimiento al Gobierno regional en la reunión de la semana pasada, "de las que no dijeron nada", así como a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en su visita a la Región, "que tomó nota y nos dijo que hay que cambiar muchas cosas en el modelo agrario".

El 85% de los contaminantes son de origen agrario

Finalmente, la organización tacha de "excusa de mal pagador" que el sector agrario asegure que la entrada de nutrientes al Mar Menor sea de origen urbano, "pues se ha demostrado que el 85 por ciento de los nutrientes que contaminan el Mar Menor son de origen agrario".

Ecologistas en Acción, que desconocía la reunión de este jueves de la Comisión del Plan Vertido Cero, que preside el secretario de Medio Ambiente, Hugo Morán, y a la que acudirán miembros de la Delegación del Gobierno y del Ejecutivo regional, ha afirmado que "el Gobierno regional ha estado supeditado a los intereses del sector agrario desde hace 25 años".

Ha subrayado que si el sector del Campo de Cartagena entra en crisis "no será por ambientalizarse ni por reducir o transformar la zona más cercanas a la laguna, sino por el toque que le den desde los mercados o porque desde Alemania empiecen a boicotear productos que vengan con el 'pecado original' de haberse cargado el Mar Menor" y ha destacado el hecho de que el Comité Científico del Mar Menor "tenga cada vez menos científicos, y cuente solo con funcionarios, políticos y su portavoz".

Más noticias de Política y Sociedad