Público
Público

Naturaleza La crisis climática aumentará hasta cuatro grados la temperatura de los lagos en el año 2100

Las especies de peces de agua fría, como el salmón o la trucha, serán de las más afectadas por este incremento.

El asombroso Lago Mono
Imagen de archivo del Lago Mono, en Nevada (Estados Unidos)

servimedia

Los lagos del planeta se calentarán de media alrededor de cuatro grados en 2100 si para entonces continúa el peor de los escenarios del cambio climático, además de que el 66% de los sistemas lacustres del mundo se clasificarán en una región térmica más cálida que ahora.

Los lagos del norte del planeta serán los que más sufrirán con el aumento de la temperatura

Esta es la conclusión de un estudio realizado por 12 investigadores y liderado por el Centro de Ecología e Hidrología del Reino Unido. El trabajo está publicado en la revista Nature Communications.

Esta investigación pionera se basa en los registros estacionales de temperatura superficial del agua de 732 lagos grandes entre 1996 y 2011, a partir de los cuales los investigadores clasificaron esas zonas en regiones térmicas y vaticinaron sus temperaturas según las proyecciones climáticas del siglo XX.

Los lagos se agrupan según sus patrones estacionales de temperatura de las aguas superficiales, con la región termal más fría en Alaska, Canadá, el norte de Rusia y China, y los más cálidos en América del Sur ecuatorial, África, India y el sudeste asiático.

Al incorporar modelos de cambio climático, los científicos predicen la temperatura promedio en 2100 será unos cuatro grados más alta en el escenario climático más extremo y que el 66% de los lagos del planeta estarán en una región térmica más cálida que en la actualidad.

"Gracias al análisis de vanguardia utilizando imágenes satelitales de más de 700 lagos, tomadas dos veces al mes durante 16 años, produjimos el primer esquema de clasificación global de la temperatura del lago. Al combinar esto con un modelo de lago y escenarios de cambio climático pudimos identificar que los lagos del norte, como los del Reino Unido, serán particularmente sensibles al cambio climático", apunta Stephen Maberly, autor principal del estudio.

Los peces de agua fría, los más afectados

Los científicos indican que incluso los cambios relativamente pequeños en la temperatura pueden tener un impacto negativo significativo en la vida silvestre acuática y afectarían a la velocidad a la que los organismos crecen y se alimentan, y cuándo se reproducen.

Como las especies no reaccionan de la misma manera, presas y depredadores tienen ciclos de reproducción y alimentación cada vez más diferentes, lo que reduce la cantidad de alimentos potenciales disponibles. El calentamiento también aumenta el riesgo de floraciones de algas nocivas, que pueden tener un impacto negativo en las plantas y peces acuáticos.

"Las especies de peces de agua fría, en particular, pueden verse estresadas por las temperaturas más cálidas. El potencial impacto negativo en los salmónidos como el salmón, la trucha y la trucha ártica, por ejemplo, es preocupante porque desempeñan un papel ecológico central dentro de las redes alimentarias y también tienen una gran importancia económica", apunta Maberly.

Más noticias de Política y Sociedad