Público
Público

No es ciudad para ciclistas: Almeida inicia la retirada de los carriles bici en Madrid

El Ayuntamiento inicia este lunes las obras de reconversión de los carriles bici de la Gran Vía de Hortaleza en ciclocarriles en los que los ciclistas compartirán espacio con otros vehículos motorizados. Según el alcalde, se iniciarán obras similares en otros tramos exclusivos para bicicletas como el de los Bulevares.

Publicidad
Media: 2.57
Votos: 7

Un ciclista circula por el carril bici de la Gran Vía de Hortaleza, en Madrid./ Fernando Sánchez

El Gobierno madrileño de PP y Ciudadanos ha dado un paso más en su intención de desmantelar todas políticas de movilidad impulsadas por el Ejecutivo de Ahora Madrid. Esta vez, son los carriles bici los que se encuentran en el punto de mira de Martínez-Almeida. Tanto es así, que este lunes han comenzado las obras para revertir el tramo de circulación exclusiva de bicis de la Gran Vía de Hortaleza y convertirlo, eliminando la mediana que separa a los ciclistas de los coches, en un ciclocarril donde puedan circular tanto bicicletas como vehículos a motor a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora.

"Cumplimos nuestros compromisos electorales. Dijimos que los carriles bici que no ayudaran a la movilidad ciclista, y entorpecieran otros modos, además de no justificarse por el uso, se revertirían", comentaba el alcalde de Madrid este lunes en un desayuno informativo de Nueva Economía Forum, para terminar anunciando que la reversión de los carriles bici de la Gran Vía de Hortaleza, entre la glorieta de Francisco Fernández Ordóñez y la de Mar de Cristal, no será la única que se lleve acabo en la ciudad.

Los siguientes objetivos del nuevo equipo de Gobierno en esta materia pasan por reformular el carril bici de los Bulevares, así como el de la Puerta de Toledo, según ha manifestado el dirigente popular. Esta iniciativa política, sin embargo, no es una sorpresa, ya que aparece recogida en el punto 48 del acuerdo de Gobierno firmado entre el PP y Ciudadanos.

El Ayuntamiento ha aprovechado unas obras de pavimentación en la zona para eliminar el carril bici que circula en dirección M-30. Actualmente, en ese sentido hay dos carriles: uno de uso exclusivo para bicicletas y otro, el izquierdo, para el resto de vehículos. Por su parte, la parte de la carretera que transita en dirección opuesta, hacia la M-40, no tendrá alteraciones, ya que no dispone de un espacio de uso exclusivo de bicis. 

Según informan desde el Área de Obras y Equipamientos del Ayuntamiento la obra trata de "encauzar" todo el tráfico rodado que proviene de los tres carriles de circulación general que proviene de la calle Ayacucho, la cual produce un gran número de atascos. Unos atascos que, según ha defendido el Alcalde, suponen un problema de seguridad vial, sobre todo para ciclistas, en los momentos de hora punta. 

Sin embargo, desde la asociación en favor de la bicileta Pedalibre creen que la medida puede potenciar los riesgos de accidentes debido a que bicis y vehículos a motor pueden compartir espacio. "El error es hablar de tráfico. Nosotros lo que buscamos es que la gente deje el coche en casa porque es un elemento invasor del espacio público y contaminante. Necesitamos concienciar a los políticos de que se necesita generar una infraestructura ciclista coherente, sensible y homogénea", explica Pedro Díaz Alejo, portavoz de Pedalibre.

Vista general del carril bici en la Gran Vía de Hortaleza en Madrid./ Fernando Sánchez

Desde la Plataforma en Defensa de Madrid Central ven en la medida un nuevo incentivo para el uso del coche y los vehículos privados contaminantes. "Somos la única ciudad que deshace carriles bicis. La única ciudad que da pasos hacia atrás", argumenta a este diario Yetta Aguado, portavoz de esta plataforma compuesta por algunas asociaciones en favor de la movilidad urbana sostenible.

La medida tampoco ha sido bien vista desde el Gobierno del Estado. Tanto es así, que Teresa Ribera, la ministra para la Transición Ecológica en funciones, ha manifestado su preocupación para con las repercusiones que puede traer a España esta decisión de suprimir los carriles bici. "Es aceptar incumplimiento de las normas de calidad del aire, es ignorar las alertas de salud de la Organización Mundial de la Salud y es provocar la imposición de una multa a España por parte del Tribunal de justicia de la Unión Europea. Pagamos todos", ha declarado la política socialista.

La realidad es que este tramo reservado para la circulación en bicicleta se encuentra dentro del denominado Plan A que el anterior Ejecutivo de Manuela Carmena diseñó para acatar las peticiones de Europa en materia de calidad del aire. De esta forma, las políticas de Martínez-Almeida orientadas a aumentar el número de carriles para vehículos a motor en detrimento de las bicicletas podrían traducirse en una sanción económica para España desde la Comisión Europea, que ya dio un toque de atención al Ayuntamiento de PP y Cs cuando se trato de desmantelar el sistema de multas de Madrid Central.

El presupuesto de las obras de renovación de pavimentación –se renovarán 14.000 m2 con una nueva capa de rodadura– y reconversión de los carriles bici en ciclocarriles es de 441.891 euros, según han confirmado a este diario desde el propio Ayuntamiento de Madrid, que estima en aproximadamente un mes la duración de los trabajos.

Más noticias en Política y Sociedad