Público
Público

#NoSeasAnimal Andalucía lanza una campaña contra el piropo como forma de acoso sexual a mujeres

Desde el Instituto Andaluz de la Mujer y el de la Juventud aseguran que el acoso callejero es una forma de violencia machista y que "normaliza el papel de las mujeres como objeto sexual".

Publicidad
Media: 2
Votos: 3

La Junta Andalucía lanza la campaña #NoSeasAnimal contra el acoso sexual callejero. / Junta de Andalucía

El Instituto Andaluz de la Mujer y el Instituto Andaluz de la Juventud han lanzado la campaña #NoSeasAnimal contra el acoso sexual callejero, una práctica en la que existe una "fauna" que trata a las mujeres como objetos sexuales, según la propia Junta de Andalucía. 

Desde estos organismos aseguran que el acoso callejero a mujeres es una forma de violencia machista. Con esta campaña se quiere luchar contra esta agresión que está socialmente aceptada y que "normaliza el papel de las mujeres como objeto sexual", anuncia la Junta.

La campaña #NoSeasAnimal, que se difundirá en redes sociales y medios de comunicación, se basa en el empleo de una metáfora en la que se relacionan diferentes perfiles de animales con aquellos hombres que lanzan diferentes tipos de piropos a mujeres por la calle.

Se enumeran varios tipos de agresor: el gallito que dice piropos a unos metros de distancia; el cerdo que grita barbaridades; el buitre que está al acecho; el pulpo que se pega cada vez que puede o el búho que no te quita ojo de encima. Así, el Instituto de la Mujer y el de la Juventud piden ayuda para que "la fauna callejera se extinga".

La Junta Andalucía lanza la campaña #NoSeasAnimal contra el acoso sexual callejero. / Junta de Andalucía

Durante el acto de presentación de la campaña, el director del Instituto Andaluz de la Juventud, Francisco Pizarro, señaló que el acoso callejero es la práctica "machista y sexual más comúnmente aceptada", que favorece la situación de vulnerabilidad sexual de las mujeres. 

"Se trata de comentarios sexuales explícitos o implícitos que los hombres hacen cotidianamente a las mujeres en las calles, sin ver en ello violencia", y que van desde el "piropo que cosifica hasta la realización de fotos o los roces en transportes públicos". 

Además, Pizarro ha recordado que el 35% de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia sexual en algún momento de su vida. 

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Elena Ruiz, indicó que el acoso callejero es una práctica abusiva en la que "el hombre hace uso de su conducta machista para creerse en el derecho de tratar a las mujeres como objetos sexuales, normalizando así una situación de vulnerabilidad que a veces deriva de agresiones o abusos sexuales". 

En esta misma línea, Elena Ruiz ha adelantado que el Gobierno andaluz ampliará este año la atención psicológica a víctimas de agresiones sexuales a través de una atención psicológica especializada e inmediata en el Teléfono de Información a la Mujer (900200999). 

Desde la puesta en marcha en 2002 del Servicio de Información Jurídica, Asistencia Legal y Atención Psicológica, el IAM ha asistido a 4.420 mujeres víctimas de violencia sexual, "un reflejo escalofriante de un problema social de tolerancia y permisividad ante uno de los mayores delitos contra las personas". 

Más noticias en Política y Sociedad