Público
Público

Retos nuevo Gobierno Impulso al I+D+i, desarrollo de la agenda digital y transparencia en el buen gobierno

La llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno abre una posibilidad para que, al fin, puedan verse impulsadas medidas reales de apoyo a la ciencia y la tecnología, la innovación de las administraciones y la transparencia en la gestión.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una especialista, realizando una prueba en un laboratorio.

· TODOS LOS RETOS DEL NUEVO GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ - VER ESPECIAL

En el debate de investidura, el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió a recuperar y rescatar el Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTI). Pero cualquier gesto será poco para recuperar el necesario impulso y apoyo institucional a un sector, el I+D+i, que está asfixiado por los recortes y la mala gestión de los recursos. ¿Habrá ministerio propio? 

El clamor de la comunidad científica es casi unánime. Investigadores precarizados, becas que no se cobran, infiernos burocráticos y recortes sistemáticos en lo que se supone que es uno de los pilares de futuro para una sociedad y una economía competitiva son, a grandes rasgos, los resultados de la pésima gestión de la ciencia y la tecnología en los últimos años.

En febrero de este mismo año el propio Sánchez se comprometía, de la mano de su secretario de Emprendimiento, Ciencia e Innovación, Francisco Polo (¿tendrá cargo en el nuevo Ejecutivo?), su “firme apuesta" de por la ciencia y la innovación, mediante la iniciativa "Acuerdo de país por la ciencia y la reindustralización".

Ya entonces expuso los tres ejes de su programa: un marco estable de financiación y más inversión en I+D+i; una garantía encaminada a estabilizar las carreras científicas y promover medidas de retorno e incorporación de jóvenes investigadores; y un refuerzo de la gobernanza del sistema de ciencia y tecnología, eliminando trabas burocráticas. Todo ello en sintonía con su ambicioso programa de propuestas de Gobierno. La tarea que tiene por delante es titánica, pues, teniendo en cuenta los ajustes presupuestarios actuales.

Tecnología y transparencia

En lo que respecta a la tecnología (la "Agenda Digital"), el PP la incluyó en un Ministerio junto a asuntos tan dispares como la Energía y el Turismo. Claro que los socialistas no se han distinguido precisamente por su apoyo a este sector, clave en el desarrollo económico y en el aumento de la competitividad. Tradicionalmente defensores de la neutralidad de la red, podrían recuperar la idea de garantizar este principio como un derecho. También han apoyado a lo largo de los años "la libertad de elección" de los programas informáticos en las administraciones, prefieren fomentar las alternativas abiertas y evitar imposiciones.

En el capítulo de las administración online, Sánchez se encuentra con un problema serio de falta de iniciativa pública en la llamada transformación digital, con ejemplos directamente bochornosos, tales como el desastre de LexNet o la pésima implantación del DNI electrónico.

No obstante, fue el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero el que estableció la llamada Ley Sinde contra la piratería en la Red, que estableció un polémico procedimiento administrativo de retirada de contenido de internet.

El refuerzo de los derechos a la libertad de expresión y de acceso a la información, así como los riesgos a los que se enfrentan los usuarios de Internet en España frente a los ataques y vulneraciones de ciberseguridad, serán aspectos clave que debería abordar el nuevo Gobierno. En este sentido, será importante lo que decida el Ejecutivo de Sánchez en relación con las leyes mordaza y el refuerzo de las garantías judiciales.

Caso aparte será comprobar el compromiso del nuevo Gobierno con la transparencia y el buen gobierno. Con una ley claramente insuficiente, la transparencia será una de las bazas con las que podrá contar Sánchez para iniciar una verdadera regeneración de las administraciones públicas, cuya imagen está muy deteriorada por culpa de la corrupción. Algunas ideas interesantes, como una reciente enmienda socialista a la nueva LOPD en la que se propone no destruir los correos enviados desde cuentas institucionales , apuntan a este sentido.

Más noticias en Política y Sociedad