Público
Público

Odio contra menores migrantes Los neonazis de Hogar Social cuelgan pancartas contra los menores migrantes en los centros de acogida de Madrid

La Policía Municipal ha retirado uno de los carteles en el centro de Hortaleza y ha remitido el caso a la unidad de Gestión de la Diversidad por si fuera constitutiva de un delito de odio.

Publicidad
Media: 2.89
Votos: 9

Una de las pancartas contra los menores migrantes difundida por el colectivo neonazi Hogar Social.

El colectivo neonazi Hogar Social Madrid ha colocado este lunes una pancarta en el centro de primera acogida de menores de Hortaleza en la que criminalizaba expresamente a los menores migrantes que residen allí.

Según ha informado el grupo ultra en sus redes, han colgado pancartas en varios "centros de MENAS", siglas con las que se conoce a los denominados menores extranjeros no acompañados, niños y adolescentes migrantes que llegan solos al país y que, en Madrid, suelen terminar en este masificado centro.

"¡Cuidado! (presuntamente) Aquí habitan (presuntos) MENAS (presuntamente) Peligrosos", decía la pancarta del centro de Hortaleza, que ha sido retirada a primera hora de la mañana por agentes de la Policía Municipal y perdonal de seguridad del centro.

El objetivo de esta acción, afirma Hogar Social Madrid, era expresar su "repulsa ante la inseguridad ciudadana que generan" estos menores, a los que responsabilizada de un sinfín de "violaciones, agresiones, robos y apuñalamientos", los señala como "inmigración conflictiva" y afirma que "gozan de impunidad por parte de las instituciones". En un comunicado en el que critican "la censura" de un  "pensamiento totalitario de lo políticamente correcto", llegan a afirman que prefieren "la verdad antes que la paz".

Fuentes del área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid han confirmado que agentes de la Policía Municipal han retirado la pancarta del centro de Hortaleza y que han elaborado una minuta con un informe fotográfico que han dejado en manos de la Unidad de Gestión de la Diversidad de para analizar si fuera constitutivo de un delito de odio. Según las mismas fuentes, en su informe, los agentes han detallado que los vecinos han relatado que ha habido "revuelo" durante la noche, cuando supuestamente se han colocado las pancartas. "Ha sido una noche movidita" han declarado algunos vecinos, aunque no han precisado si ha habido algún tipo de altercado.

"Meten a todos los menores extranjeros en el mismo saco, criminalizando a todos ellos", opina un experto penalista

Según Daniel Amelang, abogado de La Red Jurídica, este hecho "podría ser constitutivo de un delito de incitación al odio" por varios motivos. El primero, por el tipo de acción, que "no se limita a insinuar que los MENAs pueden ser peligrosos (lo cual ya sería grave en sí mismo); sino que "además señala dónde residen algunos de ellos". Para este letrado, experto en derecho penal ,"claramente les están significando públicamente como sujetos frente a los cuales los “españoles de bien” deben defenderse". En segundo lugar "por la identificación de las víctimas", ya que " se reseña de ellas su carácter de “extranjeros”; y recordemos que el artículo 510 del Código Penal castiga la incitación al odio por motivos racistas o por el origen nacional del perjudicado", recuerda.

"Claramente, meten a todos los menores extranjeros en el mismo saco, criminalizando a todos ellos: a los que no han cometido ningún delito, y a los que en alguna ocasión han delinquido, pero poniendo énfasis en el hecho de que no son españoles. El hecho de que utilicen la palabra "presuntamente" hasta en tres ocasiones, para referirse a que "presuntamente" residen "presuntos" MENAs que son "presuntamente" peligrosos, es un indicador de que no están siendo sinceros, sino irónicos. Se trata de una burda y cruel perversión de la presunción de inocencia que debería amparar a los chavales del centro de menores, que busca generar rechazo hacia ellos, a la vez que se burla de la corrección política

La acción del colectivo neonazi llega en plena escalada criminalizadora de los menores migrantes, una escalada que ha dado lugar a episodios de violencia contra ellos, como el ocurrido la pasada semana en un centro de menores de El Masnou (Barcelona). Los incidentes se saldaron con cuatro menores tutelados heridos durante una concentración a raíz de una presunta agresión sexual cometida por un chico tutelado a una menor del municipio. 

No es la primera vez que se investiga a este colectivo por presuntos delitos de odio. La Fiscalía solicita tres años de prisión para la líder Hogar Social Madrid, Melissa Domínguez, por un delito de incitación al odio, en concreto por islamofobia, por su ataque a la mezquita de la M-30 en marzo de 2016 y su difusión en redes sociales.

Más noticias en Política y Sociedad