Público
Público

Ola de calor Madrid La ola de calor pone al descubierto problemas de climatización en varios hospitales de Madrid y satura algunas urgencias

CCOO ha denunciado que, desde el miércoles, hay camas con pacientes en los pasillos del Hospital Gregorio Marañón, que tiene previsto cerrar 200 camas este verano. También destaca fallos en la refrigeración de algunas salas, quirófanos y paritorios en el Hospital Ramón y Cajal, el Clínico San Carlos o el Sevor Ochoa de Leganés.

Una paciente espera ser ingresada en planta en los pasillos de la Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. CCOO

público

La ola de calor que azota al país está dejando temperaturas extremas en Madrid, donde este jueves se alcanzarán lo 39 grados, y la situación empieza a afectar a algunos hospitales de la red sanitaria pública, según ha denunciado el sindicato CCOO.

Las urgencias del Hospital Gregorio Marañón están saturadas desde el miércoles, afirma el sindicato, que ha publicado imágenes de varias camas con pacientes en los pasillos. Fuentes sindicales del hospital precisan a Público que ayer había 65 pacientes pendientes de ser ingresados en planta y que se mantiene la saturación debido al pico de temperaturas, que afecta sobre todo a la población envejecida.

Además, las mismas fuentes precisan que el sistema de refregeración del hospital es "muy antiguo y está casi obsoleto", por lo que no se está acondicionando adecuadamente gran parte del centro. "Las rejillas del aire acondicionado gotean y hemos tenido siempre humedades", apuntan las mismas fuentes, que señalan que las zonas más afectadas por estos problemas son las Urgencias, concretamente en el BOX Vital, donde la temperatura ambiente superaba los 25 grados recomendables. En estas condiciones se acumulan los pacientes en los pasillos esperando una cama", denuncia un delegado sindical de CCOO, que ya advierte de que la situación puede ir a peor a medida que aumenten las temperaturas y se vayan cerrando camas hospitalarias.

Más de 2.000 camas quedarán inoperativas este verano en los hospitales públicos de Madrid, según adelantó Público la pasada semana. En el Gregorio Marañón, los cierres más acusados llegarán a partir del lunes, cuando el centro perderá casi un 15% de su capacidad hasta setiembre. En agosto se cerrarán 268 camas en este hospital, según este sindicato.

CCOO también ha informado de que, en el Hospital Ramón y Cajal, los trabajadores del Servicio de Esterilización y Archivo, situados en un sótano, están desarrollando sus tareas en "condiciones extremas" ante la "falta de potencia" del sistema de refrigeración. Por este motivo, los empleados está utilizando ventiladores para poder soportar las altas temperaturas y han comenzado una recogida de firmas para reclamar una solución urgente, ya que llevan varios meses denunciando la situación que, según dicen, "se hace insostenible" durante esta ola de calor.

Bacterias en los quirófanos de La Paz

En el área de preanalíticas de los laboratorios de bioquímica del Hospital La Paz, los profesionales están trabajando sin aire acondicionado, al igual que en las consultas de ecografías donde las pacientes embarazadas soportan un calor “horroroso” al no funcionar la climatización. Asimismo, en el quirófano número 6 del Hospital Maternal se están registrando temperaturas superiores a los 28 grados, y el número 7 ha tenido que cerrarse por la aparición de la bacteria Aspergillus.

También en el mismo centro se están registrando problemas de calor excesivo en la cocina del Hospital General, sobre todo en la cinta de emplatado y la zona del tren de lavado, dónde se alcanzan altísimas temperaturas por los vapores calientes, y dónde la refrigeración no es la adecuada para esas condiciones de trabajo, denuncia CCOO.

En el Hospital Clínico San Carlos, CCOO ha verificado que no hay refrigeración en el ala Norte, durante el turno de tarde. En esa área no hay hospitalización pero hay zonas de trabajo, donde las temperaturas rozan los 30 grados y hay habitáculos sin ventilación de ningún tipo.

En el Hospital Severo Ochoa de Leganés, en la última planta del edificio de hospitalización también se están registrando temperaturas muy altas. Los delegados de CCOO en el centro señalan que “el sol incide directamente durante todo el día y eleva los grados en estas unidades, afectando a trabajadores y trabajadoras y pacientes ingresados en la cuarta planta, sin que la instalación de climatización sea eficaz”.

También se detectan altas temperaturas en el paritorio, en los boxes de dilatación, en la zona de urgencias generales, diálisis o laboratorio de bioquímica. Lo mismo ocurre en la zona de admisión de pacientes, urgencias pediátricas y gimnasio de rehabilitación. En estos casos las unidades, debido a su orientación están expuestas al sol desde media mañana hasta que anochece, lo que incrementa la temperatura y agrava los efectos de la mala climatización, egún CCOO. Este problema se repite cada verano. Aunque hay en marcha un plan de eficiencia energética que se ha traducido en el cambio de las ventanas perimetrales del hospital y el cambio de las torres de refrigeración, lo cierto es que el calor no se combate y en estas fechas es un problema que se acentúa y afecta a trabajadores y pacientes.

Sin soluciones tras años de problemas

La responsable de salud laboral de CCOO Sanidad Madrid, Rosa Muelas, considera una burla cargada de “hipocresía” la actitud de la Consejería de Sanidad que elabora costosas campañas de comunicación y, sin embargo, no hace nada para evitar los riesgos que corren trabajadores y trabajadoras, así como pacientes de
la sanidad pública madrileña.

Más noticias de Política y Sociedad