Público
Público

Desde la OMS a los movimientos ciudadanos: se alzan las voces en defensa de Madrid Central 

Instituciones, Gobierno, científicos, organizaciones ecologistas y plataformas ciudadanas muestran su rechazo a los cambios en Madrid Central. Las intenciones de PP y Cs de anular el sistema de multas podría provocar una sanción europea.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Madrid Central. EFE/Archivo

"Vamos a revertir Madrid Central". Así de contundente fue Martínez-Almeida durante la campaña electoral. Lo que no esperaba el nuevo alcalde de la capital es que esta decisión le iba a poner en contra a buena parte de los ciudadanos, al Gobierno del Estado y a multitud de organizaciones civiles. No obstante, nada parece hacer que la derecha madrileña cambie de opinión. Si bien es cierto que ya no se habla de derogar la norma, el Ejecutivo municipal –PP y Ciudadanos apoyados en la ultraderecha– quiere eliminar el sistema de multas que vertebra esta zona de bajas emisiones, es decir, pretende suprimir el único estímulo económico que impide que el tráfico rodado entre en el corazón de Madrid. Hablamos, pues, de una muerte de facto.

Así, ante la amenaza de que el próximo 1 de julio el PP y Ciudadanos aprueben la moratoria que suprime las multas dentro del perímetro de Madrid Central, se han empezado a alzar voces en defensa de la zona de bajas emisiones como elemento vital para la salud y contra el cambio climático. Desde instituciones internacionales hasta asociaciones de vecinos, pasando por científicos y organizaciones ecologistas, son muchos los que se han posicionado contra las intenciones del nuevo poder municipal. Incluso Toni Roldán, que dimitió este lunes de su cargo como portavoz de Economía de Cs, ha asegurado que "eliminar Madrid Central es una estupidez".

Estos son los principales actores sociales y políticos que, de una manera u otra, advierten de los perjuicios que puede suponer eliminar Madrid Central.

La Organización Mundial de la Salud

La contaminación del aire de España deja cerca de 10.000 muertes prematuras anuales, según el último informe de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Esto significa que las emisiones contaminantes generan más defunciones que los accidentes de tráfico. Estos datos trágicos son los que explican la existencia de las zonas de bajas emisiones. Reducir las partículas que flotan en el aire supone –además de frenar la crisis climática– evitar muertes prematuras. En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud ha sido la última en mostrar su rechazo a las pretensiones de Martínez-Almeida y sus socios de Gobierno.

María Neira, directora del departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud, ha salido al paso este miércoles para defender Madrid Central. "Todo lo que proteja la salud no se puede tocar", ha afirmado en declaraciones a El País. La experta, ha defendido este tipo de medidas para pedir que se implementen en todas las ciudades y que sean "irreversibles".

Mario Molina, Premio Nobel de Química

Mario Molina, Premio Nobel de Química por su trabajo sobre el agujero de la capa de ozono, también ha mostrado este miércoles su apoyo a proyectos como Madrid Central en una entrevista con la agencia SINC. "Lo lógico es restringir el uso del automóvil en una ciudad congestionada", ha aseverado al ser preguntado por el interés de Martínez-Almeida. 

El experto, que acaba de presentar un estudio en que se adentra en los efectos de la contaminación en la formación de los órganos en el útero, ha hecho un llamamiento a "educar a la gente" en los problemas medioambientales que tiene el uso masivo del coche.  

Bruselas

Madrid Central no es un caso aislado. El impulso de Zonas de Bajas Emisiones es una tendencia común en las grandes ciudades europeas, que, como la capital madrileña, tratan de mejorar la calidad del aire para cumplir con los compromisos europeos. De hecho, la medida impulsada por Manuela Carmena respondía a los toques de atención que se dieron desde Europa por la pésima calidad del aire de la capital. Mes tras mes, los datos han demostrado que los niveles de partículas han descendido has situarse en registros históricos

La victoria de la derecha en Madrid, unida a su interés en eliminar o modificar el área libre de emisiones, ha venido acompañada de los primeros avisos desde Bruselas. Precisamente fue el comisario europeo de Energía y Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete –miembro del PP– quién dio el primer aviso. "Si las ciudades no respetan, estoy seguro de que el comisario Karmenu Vella tomará medidas al respecto", sentenciaba de manera rotunda al ser preguntado por los periodistas. 

Además, este mismo jueves, eurodiputados han reclamado al comisario de Medio Ambiente que "inste" a Martíenez-Almeida a no revertir Madrid Central alegando que, de hacer, el Parlamento Europeo debería llevar a los tribunales a España por incumplir la normativa de la calidad del aire. 

Gobierno de España

EL Gobierno de España también se presenta como un defensor de Madrid Central. La primera en salir al paso ha sido la ministra para la Transición Ecológica que desvinculó la medida de cualquier ideología para ensalzar su necesidad climática. 
"Madrid, como otras muchas ciudades europeas, tiene un problema de calidad del aire y es un problema de salud pública, de contaminantes y de cumplimiento de las obligaciones europeas". Para Teresa Ribera, cualquier debate sobre la Zona de Bajas Emisiones de la capital es "absurdo". "Usted me podrá discutir una alternativa mayor o menor, pero no me podrá decir que no se ha de abordar el debate de la movilidad y la calidad de aire en Madrid porque es un debate ideológico y existe un derecho a vivir en un atasco; no tiene sentido", zanjaba. 

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, también ha cargado contra las intenciones de la derecha madrileña. "Nos preocupa", explicaba la política, en relación a la hipotética retirada de Madrid Central. "No parece mínimamente razonable ni tampoco respetuosa con la calidad de vida de las personas y su salud", declaró a El País este miércoles. 

DGT

La Dirección General de Tráfico (DGT) también ha mostrado, más que su apoyo, su rechazo a cualquier cambio en la normativa de Madrid Central. El director del organismo, Pere Navarro, explicó ante los medios que los intereses del nuevo alcalde nos haría hacer "el ridículo", ya que "nadie en Europa lo entendería".

Plataforma en Defensa de Madrid Central

Más allá de personalidades, durante los últimos días, los colectivos ciudadanos se han aglutinado en la Plataforma en Defensa de Madrid Central para tratar de salvar el perímetro libre de emisiones. Desde asociaciones vecinales, hasta colectivos ecologistas, pasando por organizaciones de ciclistas, todas ellas saldrán a las calles el próximo sábado 29 de junio para denunciar que las pretensiones de la derecha madrileña van contra la salud de las personas.

La manifestación es el primer paso, sin embargo, la plataforma ha informado en los últimos días que no descarta acudir a la Justicia y a Europa para impedir que Martínez-Almeida suprima el sistema de multas.

Organizaciones ecologistas

Las organizaciones ecologistas, algunas de ellas integradas en la mesa de seguimiento de Madrid Central, se presentan como uno de los elementos clave para entender la aparición de esta medida. Es por ello que asociaciones como Greenpeace o Ecologistas en Acción han informado que acudirán a los tribunales si el Ejecutivo municipal sigue adelante con su proyecto. En los últimos días, ambas organizaciones han aportado informaciones sobre el éxito de Madrid Central en cuanto a la mejora de la calidad del aire.

Este martes Ecologistas en Acción, en la presentación de su informe anual sobre la calidad del aire, detalló que la acumulación de partículas de NO2 ha pasado de los 37 µg/m3 (microgramos por metro cúbico) medios en 2018, a los 22µg/m3 en el último mes de 2019. Un descenso significativo de 15 microgramos de partículas por metro cúbico. Greenpeace, por su parte, ha publicado este miércoles un pequeño informe en el que se constata que la aplicación de las multas en Madrid Central ha conseguido descender la contaminación a niveles históricos. "Los mejores niveles de la última década", opinan desde la organización medioambientalista.

Más noticias en Política y Sociedad