Público
Público
Únete a nosotros

Open Arms Óscar Camps, de Proactiva Open Arms: "El Mediterráneo es el Triángulo de las Bermudas de Europa"

El fundador de la ONG Proactiva Open Arms está embarcado en el buque Open Arms en el Mediterráneo Central horas después de que la Justicia italiana liberase a la capitana del Sea Watch 3, Carola Rackete.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Oscar Camps, Proactiva Open Arms. Europa Press

"Seis meses bloqueados. No aguantamos más. Levamos anclas y nos vamos. Antes presos que cómplices". Una semana después de escribir esto en su cuenta de Twitter, el fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps, se encuentra a bordo del buque Open Arms en algún punto del Mediterráneo Central entre la costa maltesa y la libia. Contactamos con él vía telefónica a través de Whatsapp, apenas unas horas después de que la justicia italiana liberase a Carola Rackete, la capitana del barco Sea Watch 3, arrestada por orden del Gobierno de Italia tras entrar en Lampedusa con 40 migrantes a bordo. Según la jueza de Agrigento, Alessandra Vella, lo único que hizo Rackete es cumplir el "deber" de salvar vidas.

El Open Arms, que venía de descargar ayuda humanitaria en Grecia para los campamentos de refugiados, estaba en Nápoles realizando tareas de sensibilización cuando el Sea Watch 3 atracó en el puerto de Lampedusa. Con la Operación Sophia y las labores de FRONTEX sin efectivos y con Rackete detenida, Camps y su equipo de Proactiva Open Arms no dudaron: debían volver al Mediterráneo Central a pesar de que el Gobierno español les prohibiera en enero retomar sus acciones de vigilancia y observación en la zona más mortífera del piélago.

Han dejado en libertad a Carola Rackete

Parece que la separación de poderes en Italia es muy clara. Los jueces la han liberado sin apenas cargos y dejan claro que actuó para salvar vidas, además de reconocer que Libia y Túnez no son puertos seguros. Han dejado bastante clara su posición acerca de las maniobras administrativas del ministro Salvini.

¿Por qué han decidido regresar al Mediterráneo Central?

Fuimos testigos de cómo Carola entraba en Lampedusa por un tema de urgencia humanitaria. Con eso y la ausencia de FRONTEX, de la Operación Sophia... Nos dimos cuenta de que ya no quedaban barcos humanitarios que protegieran los derechos humanos en el Mediterráneo. Así que decidimos ir a atender esta necesidad, al menos hasta que las Administraciones pongan los recursos necesarios para garantizar que sean atendidas las personas que lo necesitan.

El Ministerio de Fomento español les ha advertido de que no pueden retomar las "operaciones de búsqueda y salvamento", asegurando que pueden ser sancionados con multas de hasta 901.000 euros.

Esa advertencia solo recuerda lo que ya nos dijeron en los despachos en su momento. Nosotros lo único que hacemos es cumplir con el Derecho Internacional y distintos convenios internacionales. No estamos desobedeciendo sino que solamente hacemos lo que se debe hacer. Puede que la interpretación del Gobierno o la Administración sea otra, pero nosotros trabajamos en una mano con el Derecho Marítimo y en la otra con el Convenio SAR, lo hacemos con absoluto rigor y simplemente con la finalidad de proteger los derechos humanos en el mar.

Estamos como observantes de cualquier incidente que pueda ocurrir. Por ejemplo, hemos estado ya en dos intervenciones y siempre siguiendo las indicaciones de las guardias costeras italianas o maltesas. Como ya he dicho, nosotros estaremos hasta que la Administración se haga cargo. Ahora mismo lo han dejado todo en manos de una milicia libia con pocos recursos y poca preparación para abarcar los 350.000 kilómetros cuadrados de mar. Nuestra intención no es otra que la de proteger la vida humana. El Mar Mediterráneo se ha convertido en un agujero negro en el que en solo cinco años han muerto ya 18.000 personas, 600 en lo que llevamos de 2019. Y esto solo son cifras oficiales, no reales. No podemos permitir que se mire hacia otro lado.

Habla de datos oficiales pero no reales

Han muerto muchas más personas. Aquí no hay nadie para testimoniar lo que está ocurriendo, no hay ninguna organización civil que pueda ofrecer datos fiables sobre el número de personas que han fallecido. Esto es el Triángulo de las Bermudas de Europa.

¿Cómo explica que las Administraciones no se hagan cargo de la situación?

Porque están financiando milicias armadas en Libia para que traten de impedir en tierra que nadie salga al mar, como reteniendo a aquellos que quieran llegar a Europa en campos de detención que vulneran los Derechos Humanos. Libia es un Estado fallido, un país inmerso en una guerra civil. No están en posición de garantizar ni la seguridad ni las intervenciones, que realizan por la fuerza y contra la voluntad de las personas que huyen, que devuelven de nuevo a su país dejando en papel mojado unos cuantos convenios. Mientras Europa no implante vías legales y seguras para que se pueda solicitar refugio y asilo estará dejando la política migratoria en manos del crimen organizado y en ese punto estamos.

Muchas de las personas que tratan de llegar a Europa podrían utilizar de manera legal un derecho, pero no pueden hacerlo porque no hay manera de realizar ninguna solicitud para alcanzar territorio europeo. En esto se resume la política migratoria europea, en la inacción deliberada en aguas internacionales y en la puesta en marcha de maquinaria en los países de la frontera sur para retener, dificultad, bloquear, sancionar, multar...

Se habla mucho del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, y de su política migratoria, pero lo cierto es que España también les ha prohibido llevar a cabo tareas de búsqueda y salvamento

Es la Unión Europea en su conjunto, no un país u otro, solo que Italia, Grecia y España son la Frontera Sur. En España el problema son las líneas administrativas del mar. En el sur del país apenas hay aguas internacionales y se escudan en eso mientras el otro día, por ejemplo, lamentamos la pérdida de 22 personas por el simple hecho de que se encontraban en aguas marroquíes. Yo no quiero creer que existen líneas administrativas que separan la vida y la muerte. Cuando cuentas con todos los medios y recursos de los que dispones, como es el caso de España, tienes que ponerte en marcha. No hay trazados imaginarios que puedan impedirlo, y esto no lo digo yo, sino el Derecho Marítimo. Si España y el resto de países no quieren cumplir con todos los convenios internacionales que aseguran la protección de los derechos humanos, que tengan el valor de borrarse de dichos convenios.

Y si lo hacen ustedes, les multan

Nos bloquean, nos sancionan... En España hemos estado bloqueados seis meses, en Italia, uno. Sobre nosotros pesan amenazas de sanciones, multas y hasta inhabilitaciones para nuestro capitán. No es comprensible que pongan tantas restricciones a lo que básicamente consiste en salvar vidas. Esto es como si le dices a una ambulancia que si ve un accidente, pase de largo. Estamos en la frontera más mortífera del mundo y si pones tantas trabas es que quieres que las personas sigan muriendo. Ya no es que no quieras que salgan, es que quieres que fallezcan. Lo que deberían hacer si quieren terminar con esto es perseguir en tierra a quien trafica, pero prefieren hablar de nosotros. ¿Por qué no hablan de lo que está ocurriendo en Libia? Hay muchas cuestiones que se silencian. No somos más que una cortina de humo.

¿Qué piensan hacer?

Garantizar con nuestra presencia que las Administraciones hagan el trabajo que les toca. Hace poco tuvimos que activar a Malta e Italia para que rescataran a un barco con problemas médicos. Europa tiene que ponerse las pilas. Por nuestra parte, no vamos a dejar pasar ninguna intervención. Y en todo momento lo haremos con transparencia para que se sepa que está ocurriendo, por eso nos acompañan periodistas. Nuestra misión y objetivo no es el rescate en sí, ya que eso es una obligación legal si te encuentras con una embarcación en problemas, nuestra misión es observar lo que ocurre y, si se nos solicita intervención, obviamente ayudaremos. Pero ser testigos hoy en día de lo que ocurre es esencial para documentar la tragedia.

Más noticias en Política y Sociedad